Diabetes gestacional, el foco rojo durante el embarazo

Cifras de la Organización Mundial de la Salud señalan que, para 2030, será la séptima causa de muerte.

Por Nueva Mujer

La diabetes es una enfermedad que va en aumento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el número de personas con esta enfermedad pasó de 108 millones en 1980 a 422 en 2014.

De acuerdo con este organismo “es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos”.

Uno de los tipos que ha disparado la atención de los organismos de salud pública es la diabetes gestacional, misma que se desarrolla cuando una mujer está embarazada  y sus niveles de azúcar aumentan.

La American Diabetes Association señala que la diabetes gestacional se da en mujeres que no han presentado esta enfermedad, pero que durante el embarazo tienen un alto nivel de glucosa.

La OMS apunta que, las mujeres en riesgo, tienen más posibilidades de contraer diabetes tipo 2 depuso del embarazo y que el feto corre riesgo de presentar peso excesivo y riesgo elevado de muerte perinatal.

Criterios de diagnóstico

Las mujeres diagnosticadas con esta enfermedad suelen estar entre la semana 24 y la 28 de gestación, periodo en el que se practica una prueba oral de glucosa luego de un periodo en ayunas.  La OMS señala  que para considerarse diabetes gestacional, “las concentraciones sanguíneas de sangre en ayunas y en la fase posprandial aparecen elevadas en el primer trimestre del embarazo, ello puede indicar que la diabetes sacarina ya estaba presente antes de este, lo que se considera un trastorno distinto con diferentes implicaciones”.

La diabetes afecta la calidad de la esperma y la fertilidad

La diabetes en los varones tiene un efecto directo sobre la fertilidad. El doctor Con Mallidis, de la Queen’s University, Belfast, Reino Unido, aseguró recientemente que estudios han demostrado que la diabetes daña el ADN en el esperma masculino y su calidad.

El incremento del número de diabéticos diagnosticados a una edad temprana ha coincidido con una preocupación mundial por la fertilidad masculina, señaló Mallidis. “Pero esto no es simple coincidencia”, aseguró. “Por primera vez hemos conseguido demostrar que la diabetes influye negativamente en la fertilidad masculina a un nivel molecular”.

Incapacidad de restaurar el ADN

Apuntó que “los hombres diabéticos tienen significativamente mermada su capacidad de reparar el ADN del esperma, por lo cual, una vez dañado el mismo, no se puede restaurar”.

Los daños en el material genético espermático se traducen en fallos en la concepción, además de en un aumento del riesgo de alteraciones en la descendencia. Hasta el momento se desconoce el mecanismo exacto que daña el ADN. Este trabajo sugiere que la diabetes altera el desarrollo y maduración del esperma.

Según Mallidis, los científicos pretenden continuar su trabajo intentando determinar cómo el exceso de azúcar ocasiona y contribuye al deterioro del ADN. Creen que pueden haber descubierto una nueva función de los agentes que aumentan la diabetes, y que su influencia va mucho más allá de la diabetes y sus complicaciones.

“Ahora tenemos que intentar desarrollar estrategias para proteger el esperma, y reducir la acumulación y el aumento de la diabetes”, dijo Mallidis. Para el doctor, las estrategias podrían incluir cambios en el régimen alimentario, interrumpiendo una etapa en la formación de la diabetes, o incrementar la protección del cuerpo contra la enfermedad, posiblemente mediante la utilización de suplementos alimentarios.

Loading...
Revisa el siguiente artículo