Parte de la caravana migrante llega a la frontera

Por Agencias

Una parte de la caravana de migrantes centroamericanos avanza hacia la frontera de Estados Unidos dividiéndose en grupos más pequeños a medida que autobuses y camiones le permiten recorrer largas distancias en un día. Pero cientos han quedado rezagados en el estado de Sinaloa.

Unos 357 migrantes arribaron a la ciudad fronteriza de Tijuana a bordo de nueve autobuses. El jefe de servicios para migrantes de Tijuana, César Palencia Chávez, dijo que tras la llegada el grupo se dirigió inmediatamente a la frontera para celebrar.

Inicialmente los migrantes rechazaron la oferta de las autoridades de llevarlos a refugios argumentando que querían permanecer juntos, pero poco después aceptaron alojarse en albergues en grupos de 30 o 40 personas.

El jefe del Pentágono, James Mattis, llegó a la frontera con México para visitar a las tropas desplegadas en la zona   y defendió el uso de soldados para custodiar la frontera con México, diciendo que de cierta forma es buen entrenamiento para la guerra.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza anunció que cerrará cuatro carriles en los concurridos puertos de entrada de San Ysidro y Otay Mesa en San Diego, California. Agregó que los cierres son necesarios para instalar equipos de infraestructura para reforzar los “puertos en preparación para la caravana de migrantes y el riesgo potencial de seguridad y protección que podría causar”.

Eso aún deja un camino importante para las decenas de miles de personas que cruzan diariamente: 23 carriles permanecen abiertos en San Ysidro y 12 en Otay Mesa.

San Ysidro es el cruce más transitado de la frontera, con aproximadamente 110.000 personas que ingresan a Estados Unidos a diario. Ese tráfico incluye unos 40 mil vehículos, 34mil peatones y entre 150 y 200 autobuses.
Mientras tanto, el grueso de la caravana permanecía ayer en Escuinapa, en el estado de Sinaloa.

Caminata titánica

En un principio la caravana hacía en promedio unos 50 kilómetros por día, pero los migrantes ahora cubren distancias diarias de unos 300 kilómetros o más, en parte porque confían en hacer dedo en lugar de caminar.
Durante la travesía los migrantes se han subido a diferentes tipos de vehículos para acortar su marcha: algunos se han apilado cuatro niveles por encima de un camión destinado a cerdos, otros se han trasladado en uno que transportaba ataúdes y varios se metieron en un camión con jaulas estrechas utilizadas para el transporte de pollos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo