Enigma mundial tras la desaparición del “Frankenstein chino”

Hace días que se perdió el rastro de He Jiankui, el científico que afirma haber modificado el ADN de unas bebés gemelas

Por Metro RD

Hace unos días atrás el científico chino He Jiankui (34) saltó a la fama mundial debido a los dos bebés que modificó genéticamente, los cuales por ejemplo eran inmunes al virus del VIH.

El hecho apareció en las primeras planas de los periódicos de todo el mundo y desde ese momento que el hombre está siendo noticia en la prensa internacional. Sin embargo, ahora vuelve su nombre a ser destacado, pero por otra situación: desapareció misteriosamente.

Según informa el South China Morning Post, nadie sabe donde se encuentra el científico, el cual es tildado por la prensa como el “Frankenstein chino”.

“En estos momentos no hay información precisa. No podemos responder ninguna pregunta sobre este asunto por el momento, pero si tenemos alguna información la brindaremos por los canales oficiales”, sostuvo al respecto un vocero de la Universidad del Sur de Ciencia y Tecnología de la provincia de Shenzhen.

Hasta el momento han surgido diversas teorías sobre qué paso con Jiankui: desde que fue arrestado por el gobierno (algo que la casa de estudios negó), hasta que se encontraba bajo arresto domiciliario.

Anteriormente, a través de un comunicado, el científico había informado que permanecería “en China, mi país natal y cooperaré plenamente con todas las investigaciones de mi trabajo. Mis datos no elaborados estarán a disposición de terceros para su revisión”.

Lo único que se sabe es que al régimen chino no le agradó la creación de los llamados “súper bebés”. En ese sentido, el viceministro de Ciencia y Tecnología Xu Nanping sostuvo que el científico “cruzó el límite de la moral y la ética al que se adhiere la comunidad científica y fue escandaloso e inaceptable”.

“Irresponsable”

El investigador He Jiankui afirma que alteró el ADN de las gemelas para volverlas resistentes a la infección con el virus del sida. Los científicos en el mundo han condenado el experimento, mientras varios gobiernos y universidades están investigando al respecto.
Aunque la ciencia promete ayudar a los recién nacidos, los científicos afirmaron en un comunicado que es “irresponsable” intentarlo en óvulos, esperma o embriones, salvo experimentalmente, en un laboratorio, porque no se sabe lo suficiente sobre los riesgos o la seguridad.

Varios científicos destacados dijeron que el caso revela una falta de autocontrol y la necesidad de aprobar principios o reglamentos más estrictos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo