Presbicia: el desperfecto ocular que todos padece remos

Salud visual. El 90% de las personas mayores de 45 años padece esta afección.

Por Mariela Bidó

A medida que pasa el tiempo, nuestro cuerpo va presentando algunos cambios físicos, entre ellos la dificultad para ver de cerca. Así que, si estas próximo a los 40 o ya los cumpliste y notas que te está costando ver las cosas con nitidez, que no puedes leer con normalidad, que te duele la cabeza con frecuencia o simplemente que estas presentando un problema visual es muy seguro que estés padeciendo presbicia.

Supongo que después de haber leído lo anterior se estarán preguntando ¿Qué es la presbicia y por qué ocurre? Pues si la respuesta es ‘NO’, sigan leyendo y encontraran las respuestas a cada pregunta que le genera la palabra presbicia.

La presbicia, también cocida como vista cansada, es un desperfecto ocular asociado a la edad. Es un defecto refractivo que se debe a la pérdida de elasticidad del cristalino, la lente natural del ojo que permite enfocar las imágenes a diferentes distancias, generalmente aparece entre los 40 y 45 años.

Esta afección es el resultado de la pérdida de la capacidad de acomodación del ojo, es decir, se va disminuyendo la capacidad para enfocar objetos cercanos. Según investigaciones esto ocurre en toda la población a partir de los 40 años. Es preciso aclarar que, la acomodación es la capacidad que nos permite ver con nitidez los objetos cercanos a expensas de la función del músculo ciliar que cambia la forma del cristalino y aumenta el poder óptico del ojo. Y que la función del músculo ciliar depende del grado de estimulación parasimpática de los receptores muscarínicos.

Para poder enfocar los objetos cercanos, el cristalino varía su forma y, con ello, su potencia óptica. En personas jóvenes, es muy flexible. Sin embargo, con el paso de los años, el cristalino se va volviendo más rígido y se reduce de forma progresiva su capacidad de acomodación, dando lugar a la presbicia.

Es decir el ojo humano en su infancia, tiene la capacidad de pasar del enfoque de objetos lejanos a otros próximos, a una distancia muy corta de unos 5 cm, gracias a su gran poder de acomodación, de unas 20 dioptrías. Sin embargo, cuando se está en los 40 años, esta capacidad ha disminuido entre 3 o 4 dioptrías, y continua disminuyendo hasta los 65 años, lo que impide leer textos situados a distancias cortas, los cuales se ven desenfocados y borrosos, por lo que la persona necesita alejarse el texto para poderlo ver con nitidez, pero al hacerlo no puede distinguir las letras y se ve obligado a usar lentes para la lectura y la visión a distancias cortas.

Por lo general sus síntomas empiezan aparecen alrededor de los 45 años y progresan hasta los 60 aproximadamente. Consisten en una dificultad creciente para la visión nítida de objetos cercanos.

La presbicia es una afección que no se puede prevenir, pues como ya hemos dicho está ligada al proceso degenerativo del ojo, que, igual que otras partes de nuestro organismo, evoluciona con la edad.

Es un defecto refractivo que, a partir de cierto momento todos padecemos y que, de hecho, afecta a más del 90 % de los mayores de 45 años.

Y es por esta razón, que resulta de suma importancia revisar nuestra visión de forma periódica (controles anuales) especialmente a partir de la cuarta década, cuando suelen aparecer los síntomas habituales de la vista cansada y empiezan a gestarse otras enfermedades oculares propias de la madurez.

Tratamientos

vista

Según los especialistas los lentes son el método más habitual, pudiendo utilizarse diferentes tipos de cristales según las necesidades visuales de cada paciente. Es habitual que, entre los 40 y 60 años de edad, normalmente, se requiera el cambio habitual de graduación debido a la evolución de la vista cansada. Otra alternativa pueden ser los lentes de contacto, estos deben adaptarse de forma individualizada en cada paciente.

También están las cirugías; sus resultados no son definitivos, puesto al tratarse de un problema de envejecimiento natural, con el paso del tiempo el problema puede volver a aparecer. Esta intervención puede realizarse a láser o de lente intraocular, en esta última se sustituye el cristalino por una lente intraocular, que actúa a modo de cristalino artificial y permite al paciente mantener la visión cercana, media y lejana, recuperando un rango de visión completo, sin necesidad de usar gafas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo