¿Cansado todo el tiempo? Causas del dolor

Por LUZ LANCHEROS Metro World News

Es una realidad: ahora hay más gente joven cansada y con enfermedades crónicas que antes. Artritis, túnel del carpio, tinnitus y también enfermedades crónicas como el cáncer, entre otras. Pero, con tanto que hacer, con tan poco tiempo y con tantos malos hábitos, todo parece reducirse a tratamientos primarios que no dan con las causas de un dolor que puede ser degenerativo y dar paso a condiciones más graves.

Metro habló con el kinesiólogo español Juan Francisco Ballesteros Duarte, quien es director del Centro Médico CNH en Fuengirola, Málaga, y también ha sido docente en España, Cuba y México. El también presidente de la Asociación de Isología y Medicina Ética ISOMET, quien en su clínica indaga en las diversas causas del dolor a través de métodos como bioresonancias y acupuntura, entre otros, nos muestra que este va más allá del trajín y más bien obedece a otras circunstancias.

¿Cuál es el origen primario del dolor?

–No hemos tenido la atención natural que debemos tener para con nosotros mismos. Ahora, el dolor se produce porque hay inflamación. Y ¿por qué existe esta? Por muchos motivos: porque nuestra forma de vida es estresante y entonces no funciona el sistema hormonal: no tenemos la dopamina activa, que es un neurotransmisor para divertirte, para relajarte. También Generamos más cortisol. Estas hormonas no son compatibles con la insulina, por ejemplo, y generamos desórdenes metabólicos. Asimismo, la adrenalina es una hormona que se diseñó para defendernos y a nuestros hijos, no para vivir con ella. El estrés nos lleva a problemas de acumulación de restos metabólicos.

Asimismo, nuestro aparato digestivo está diseñado para estar en calma. No podemos comer en medio del trajín, porque todo lo que esté en nuestro sistema es resultado de un sistema de relajación. Esto es de lo que se nutre el sistema digestivo. Hay que entender que tenemos un sistema nervioso con dos ramas, simpática, de movimiento y parasimpática, de relajación. Cuando comemos estresados no producimos ni las enzimas ni los ácidos gástricos necesarios. Entonces, la comida se va a pudrir en nuestro interior. Vamos a tener gases, inflamación, perdemos el equilibrio de nuestra microbiología, y todo va a pasar al sistema circulatorio. De esta manera, el hígado no lo va a poder alivianar y ahí se produce el dolor.


Hay tres causas comunes del dolor. La mala alimentación, la mala eliminación y el estrés, Juan Francisco Ballesteros Duarte, kinesiólogo español, presidente de la Asociación de Isología y Medicina Ética ISOMET


¿Qué otras causas comunes puede encontrar en sus pacientes?

–Tenemos una mala alimentación. Hay mala absorción intestinal. La mucosa intestinal es un sistema con un grosor unicelular, totalmente hermético, que no permite pasar ningún tóxico que no sea seleccionado, pero lo tenemos muy dañado, porque con los alimentos que no son reconocidos hemos roto cadenas enzimáticas. Estas enzimas ya no son capaces de degradar sustratos a proteínas y almidones, y entonces generan muchos residuos que generan inflamación que permea el intestino. De ahí que este permite pasar toxinas. Por eso nos encontramos a personas cansadas, con deficiencias nutricionales y disminución del ATP (proceso celular para generar energía). El organismo trata de adaptarse a esa nueva condición y esto genera cansancio, depresión, ansiedad. Ahora, una persona llega con un dolor de cabeza y tal vez sean tres motivos diferentes los que se lo causan. Otra causa, claro, es el estrés, como antes lo he mencionado. Y por último, hay una mala eliminación. Si tu riñón no elimina lo que debe eliminar, te van a doler las piernas, tus rodillas, tus pies se van a hinchar, te van a doler las articulaciones, etc. Si tu hígado no depura correctamente la sangre, tus sistemas no van a funcionar bien y tendrás más cansancio. Y los residuos que quedan, se van a acumular en algún sitio y donde este se encuentre, tu sistema inmunitario va a inflamar. Entonces tendrás artritis, lupus o artrosis. En general, hay que cuidar esas tres partes.

¿Por qué los jóvenes ahora tienen dolencias que supuestamente no son de su edad?

–Para cada persona el contexto es diferente, pero cada vez más hay gente joven con problemas de salud y crónicos. Eso también se da por una alimentación bastante complicada. Ahora la edad media de un paciente es de 35 años, antes era más. Y la gente joven viene con no solo dolores, sino con diabetes, artritis, colitis y más cáncer. Si antiguamente, a alguien no le sentaba bien la cebolla, no se la comía. Hoy la gente come todo lo que ve por la calle. Comes sin importar si te sienta bien o mal y en eventos sociales es igual. Hay que ver que en mi época se enfermaban menos niños. Ahora hay gente con enfermedades crónicas, de ancianos. Algo no está funcionando bien. El médico no cuida la salud, cuida tu enfermedad.Y por eso debe existir la medicina preventiva.

¿Hay también orígenes emocionales del dolor?

–Básicamente se explica como un estado de tensión vital que puedo vivir. Si yo no tengo un estado de equilibrio postural y de orientación, me siento en peligro, me siento un ser apto para ser devorado, como un ser biológico, no como un ser psicológico. Entonces, eso genera un estado de tensión, inseguridad, tendré malas relaciones, porque lo que buscas es protección. Eso genera tensión neuromuscular. Hay que entender que existen dos especies de fibra muscular: una que es tónica y otra que es fásica. La tónica que dirige por el ojo y la otra por los pies. Si acumulo tensión en la primera, tendré contracturas musculares casi constantes. Si se trata de la tónica, tendremos problemas articulares. Si a todo esto le añadimos una mala vestimenta (tacones, ropa apretada, etc), básicamente volvemos a lo primero: no nos atendemos.

¿Por qué esto no lo dictamina la medicina convencional?

Porque se han mecanizado las maneras de analizar las dolencias del cuerpo humano. Nosotros tenemos una clínica médica en Málaga y hacemos tests para encontrar cuáles son las causas de dolor en cada persona. Por ejemplo, hay 33 clases de anemia funcionales, en los exámenes normales se llegan a ver solo seis. Y, a su vez, de cada 10 pacientes que vienen, ocho tienen anemia.

Sabiendo que pocos pueden acceder a otro tipo de medicina, ¿qué parámetros se deben seguir como medicina preventiva?

–Si no hay un problema crónico, escuchar a tu cuerpo. Tu vas caminando y se te mete una piedra en el zapato, te molesta. Si tienes prisa, te lo quitas, o tendrás una lesión en la rodilla o algo peor. Tomarte el tiempo para tí. Nacemos y morimos con nosotros. Hay que escucharnos. Ahora, al comer, debes comer en paz, relajado. Las religiones tienen ritos que nos dicen: antes de comer, relájate. Eso es muy importante para que tu sistema digestivo.

No comas lo que te sienta mal. Y, si estás en un proceso crónico, busca un especialista que te defina bien qué es fibromialgia, busca la raíz del dolor.

Loading...
Revisa el siguiente artículo