Felipe De León conquista las pasarelas del BQFW 2018

Por MARIELA BIDÓ. [email protected]

Sus coloridos y vanguardias diseños siguen conquistando corazones, no solo en el país, también en suelos extranjeros.  Les hablo de Felipe De León, el modisto más colorido de nuestra industria, quien  con sus atrevidos diseños se ha ganado la admiración y respeto de quienes comparten su carrera.

Recientemente este talentoso artista, de estilo muy personal y vibrante, estuvo representando la industria dominicana en el evento de moda más importante en la Costa Caribe, el Barranquilla Fashion Week, convirtiéndose así,  en el primer diseñador de la República Dominicana que lleva sus piezas a estas pasarelas. Hoy, Felipe de León, nos cuenta un poco de lo que significó su participación y que enseñanzas le ha dejado la plataforma más anhelada por muchos diseñadores nacionales e internacionales.

Felipe De León

“Nunca imaginé estar en las pasarelas del Barranquilla Fashion Week, pero como siempre he dicho, todo lo que me sucede es gracias a mi Dios. Todo esto se da tras mi  participación en el  RD Fashion Week 2018, y la aceptación de mi colección ‘A Mi Manera’, la señora  Melkis Díaz me eligió como el diseñador que representaría  a la República Dominicana en ese gran evento, según alianzas establecidas entre ellos”, expresó De León.

Pues cabe destacar que Barranquilla ha sido una de las ciudades colombianas con mayores movimientos en la industria de la moda, la cuna de grandes talentos como Silvia Tcherassi y Judy Hazbún. Sin embargo, desde hace unos años la ciudad perdió su más grande feria de moda, Plataforma K, y ahora busca renovarse con propuestas frescas. Y con  esta quinta edición del Barranquilla Fashion Week se busca rescatar el interés por la moda.

En medio de una industria tan volátil, tu ha reinventado y adoptado diversas facetas como diseñador ¿Lo más difícil y lo más satisfactorio?

Pues he gozado de todo. Lo difícil fue el inicio… por el temor a la no aceptación, la incertidumbre de no poder pasar más allá de la primera presentación y no poder seguir dando lo mejor de mí, con la finalidad de conquistar los corazones de una manera diferente y alegre, pues esto hace que uno vea las cosas difíciles.

Pero también ha sido muy satisfactorio lograr pasar las barreras y vencer los temores y que se pueda conocer mi trabajo, la humildad, el amor y el gran colorido con el que se debería ver la vida, algo que dejo plasmado en cada presentación. Y eso me da mucha alegría.

Eres el diseñador de más color de nuestra isla ¿Crees que ese fue el detonante que te llevo a estas pasarelas?

Sin duda alguna sí. De hecho, mi primera presentación la llamé así: “Amor en Colores”,  queriendo  ser, hasta cierto, punto un poco atrevido.  Esta presentación reflejó 26 piezas, de contrastantes, mezclas de líneas, estampados, bolas, y un sin fin de ideas que surgen sin miedo a las combinaciones, solo con el objetivo de mostrar la diversión, pasión, romance, elegancia, firmeza, y todas esas cualidades por la que caracterizo.

 ¿Cuáles retos tuviste que enfrentar para llegar aquí?

Pues te diré que no encontré obstáculos marcados que puedan referirse como tal, más bien, tengo como lema que los obstáculos son los que nos ponemos nosotros mismos. He confiado mucho en Dios y entiendo que su tiempo es perfecto, y llegaré hasta donde él me lo permita.

¿Cuéntanos un poco de tu evolución, de tu primera colección a la última?

Entre risas -Bueno necesitaría tres páginas para contarte mi  trayectoria-, pero en resumidas líneas puedo decirte que hecho unas 30 a 40 pasarelas, y la evolución ha sido siempre progresiva. Cada una de ellas mejora la anterior, y esto es lo que se busca en la moda. A cada una le pongo mi toque personalizado, la parte de mí que quiero reflejar en esa presentación.

¿Qué es lo que más disfruta de este momento de tu vida?

La satisfacción del deber cumplido. No sólo como profesional, también como persona.  Porque no se trata sólo de ser un diseñador, sino también de ser un ejemplo de todos aquellos que creen en ti y a los que puedes hacer sentir orgulloso. Lo que más disfruto es ver las sonrisas de todos aquellos que de una forma u otra manera han formado parte de esa entrega.

¿Dentro de tus planes para 2019 cuales están?

Hay muchos proyectos, nuevas colecciones. Próximamente presentaré en NY Fashion Week. Por ahí viene la selección de la imagen FDL, de igual forma estaré realizando presentaciones nacionales e internacionales y por su puesta mi participación el RD Fashion Week 2019.

¿Cuál es el mayor aprendizaje que te deja esta experiencia?

El mayor aprendizaje es que en la vida todo se puede con la ayuda de Dios. Ser constante, entregado y responsable hace una cadena de eslabones que te ayudan a forjar una gran persona.

¿Qué es lo que más te enorgullece de tu recorrido personal y profesional?

El respecto que me he ganado en este medio tan competitivo. Cuando esos grandes diseñadores, toman un momento para acercarse, abrazarme y decirme lo mucho que le gustó la colección me llena el corazón de felicidad y digo… ¡gracias Dios! por ti y por ellos debo dar siempre lo mejor de mí.  Y también, muy importante, ver a mis muchachos, que son como mis hijos, desfilar en cada pasarela, pues somos una familia y me siento orgulloso de ellos en los que mucho se han formado y han crecido también como profesionales.

¿Qué emociones genera ser el primer diseñador dominicano que se representa del país en BQFW?

En estos momentos tengo el corazón lleno d orgullo, como diseñador y como dominicano. Fui la apertura del evento, conjuntamente con la gran diseñadora y estimada Ágata Ruíz de La Prada, “ya puedes imaginarte los nervios y estrés”, pero al mismo tiempo me inundaba ese sentimiento de felicidad y energía que hizo dar lo mejor de mí. Considero que es una responsabilidad de todo dominicano, en cualquiera de sus facetas, dar el mejor ejemplo de su país y llegar siendo un orgullo dominicano.

¿Qué lecciones te ha dejado esta participación?

Que las fronteras no tienen límites, que puedes llegar al corazón de la gente a través de lo que representas y subir la bandera dominicana en alto. Recibiendo esos aplausos efusivos, me pude dar cuenta que podemos compartir lo que somos donde quiera que estemos.

Para finalizar ¿Cree que ya estaría satisfecho con los logros que ya tiene en tu carrera o siente que te falta por cumplir algo importante?

Risas, apenas estoy gateando, pero siento que hay mucho que dar, por lo tanto hay mucho por hacer.

Loading...
Revisa el siguiente artículo