Carlos Vives destiló amor patrio y emoción en Puerto Plata

El concierto del artista colombiano fue regalo de la cadena hotelera Senator por la inauguración de su nuevo complejo en esta provincia donde nació la oferta turística dominicana.

Por MARÍA MERCEDES

La música de Carlos Vives tiene una historia que se entremezcla con las raíces caribeñas que nos hacen sentirnos orgullosos del sonido de los tambores y el acordeón que nos pone a bailar al mundo.

Esa alegría desbordante que caracteriza a los habitantes que tenemos el privilegio de nacer o vivir en un país acariciado por el mar Caribe se vivió a todo pulmón en el concierto que el artista colombiano protagonizó en el Anfiteatro Juan Lockward, con motivo de la inauguración del hotel Senator de Puerto Plata.

Con la brisa del océano Atlántico y con una inmensa luna llena como testigo, Vives hizo que más de tres mil personas se sintiera privilegiado de acompañarlo por espacio de más de dos horas celebrando la vida y las raíces que nos unen como pueblos latino-caribeños.

A las 9:54 de la noche, y con la cuenta regresiva de tres, inició este concierto en el que Carlos Vives salió al escenario junto a sus músicos ondeando con la bandera dominicana en sus manos, un gesto de hermandad que fue muy bien recibido por los presentes.

“Gracias por esas banderas, gracias por esta noche, gracias por esta invitación, yo vine por primera vez a Puerto Plata en el año 1992, vine como actor, grabando por acá, por todos estos lados y no pensé que iba a volver tan rápido”, fueron las primeras palabras con las que Carlos Vives saludó al público dominicano, colombiano, venezolano, peruano, panameños que congregó para verle en este escenario.

Vallenato solidario e inspirador

La primera canción que interpretó fue “El negro africano es”, con la cual auguró que esa noche todos disfrutarían del vallenato que inspira amar nuestras raíces musicales y culturales.

“Buenas noche, estoy súper feliz la primera vez que vine a Puerto Plata fue en 1992 y no pensé que volvería tan rápido”, fue el primer saludo de Vives con el cual arranó la risa de su público.

Los aplausos se hicieron sentir en todo momento, pero de manera más especial cuando el cantautor dijo que dedicó los fondos de este concierto a una casusa muy noble. “Dedico este concierto para la construcción de un espacio en mi natal Santa Marta, para que los niños puedan tener un espacio digno donde practicar deportes”.

Cercano y muy auténtico

Carlos vives tiene una energía muy linda, con la cual es capaz de trasmitir esa humildad y cercanía que forma parte de su identidad, y que permite que su público se sienta que forma parte –no solo de su legión de fans-, sino de sus amigos.

Carlos Vives Juan Ferrer Pérez

Con esta buena vibra, en varios momentos del concierto tocó la armónica, su guitarra, montó bicicleta; también  jugó con el balón de fútbol y en tres ocasiones lo lanzó quedando en manos de tres felices personas, quienes hoy deben atesorarlo en sus casas como un grato recuerdo.

Este concierto fue muy experiencial. Por ejemplo, al interpretar el tema “Tengo tiempo”, en la que se roció una lluvia de confeti blanco que llenó a alegría a este auditorio, tanto como la danza que Carlos escenificó junto a sus músicos, a quienes reconoció por su calidad humana y musical.

De manera especial, reconoció la complicidad que existe con su banda “Carlos Vives y La Provincia”, creada hace 27 años. Asimismo, destacó que él inició cuando Juan Luis Guerra también se daba a conocer en el mercado musical.

Sus dos coristas Melissa Flomin e Isa Mosquera, así como la calidad de sus 11 músicos concitaron la atención del auditorio, de manera especial su acordeonero Egidio Cuadrado oriundo de la Guajira, con quien tiene más de 27 años llevando el vallenato al mundo y con quien ha ganado varios premios Grammy Latino.

Música con aroma y sabor campesino

En cada interpretación, Carlos Vives dejó un mensaje que mueve a reflexión. Lo propio hizo cuando antes de cantar “Pecaíto”. Este fue su mensaje: “Lo próximo en cantar es una canción campesina como la música de esta tierra que generó todos los genios que ha dado República Dominicana. Allá atrás hay un campesino honesto, trabajador, que tuvo que sufrir mucho. Es por ello que esta canción aunque no es técnicamente un merengue sé que está en los corazones de los dominicanos”.

Humor en dibujos animados

En el inicio, intermedio y final de este concierto que forma parte de su gira
“Vives Tour”, fue proyectado un video de Carlos Vives caricaturizado en dibujos animados, en el cual aparece alistándose para cantar a República Dominicana. En medio del concierto estuvo varios minutos fuera del escenario para hacer un cambio de vestuario que el público ni notó porque el video es súper animado y divertido.

La proyección de este video en tres episodios, no se sintió como una pausa o descanso del artista y sus músicos, sino como oportunidad para reírse con las curiosidades que muestra esta historia en la que Vives aparece arreglándose para venir a este concierto;  sin duda, lo más gracioso fue la llamada telefónica que recibió para que regresara a cantar y el recorrido hacia atrás del video con las acciones que hizo el cantautor para terminar esta experiencia musical en Puerto Plata.

Su mensaje clave: cuidar el hogar de todos

Cada canción de Carlos Vives es una historia, una añoranza que late en el corazón y que lleva el mensaje de la importancia de amar al ser humano y a la naturaleza que nos rodea. Así lo testificó con este mensaje “A solo unas horas de Barranquilla a espaldas de la Sierra Nevada, está Santa Marta mi tierra, y me da tristeza cuando la veo repleta de plásticos. Yo digo que estamos tan locos con el plástico que estamos haciéndole daño a nuestra naturaleza. Estoy seguro que ustedes al igual que yo viven en una zona muy sofisticada, rodeado de mar, de flora y fauna por proteger. ¿Qué tal si a partir de esta noche, comenzamos a decirle no al plástico de un solo uso” .

Con estas palabras ilustradas con un video de la ONG Greenpeace que muestra los daños que sufre la naturaleza por las malas prácticas humanas, Vives dejó el mensaje contundente de que es nuestro compromiso cuidar el gran hogar de todos, el planeta Tierra.

Palabras de esperanza

Luego de interpretar la canción “Volví a nacer”, en la pantalla gigante proyectaron las palabras de esperanza “Ama”, “canta”, “baila”, “cree” y “ríe, que debemos poner en práctica en 2019 y en toda la vida. 

Con este concierto, Carlos Vives abrazó con amor inmenso a República Dominicana y a todos sus habitantes les deseó una feliz Navidad.

Reportorio muy disfrutado

Algunos de los temas que Carlos Vives interpretó en este memorable concierto fueron: “La gota fría”, “Llego yo”, “Déjame entrar”, “Carito”, “La tierra del olvido”, “Volví a nacer”, “Fruta fresca”, “Pa Mayte”, “Ella es mi fiesta”, “Canaguatera”, “Bailar contigo”, “Nota de amor” “Hoy tengo tiempo”, “Mañana”, “La Bicicleta”, “Corazón profundo”, “Al filo de tu amor”,  “Quiero casarme contigo”, las cuales fueron coreadas por el publico de principio a fin.

Final feliz: “¡Gracias por esta noche, los quiero!”…

Precisamente, en Puerto Plata la tierra donde el acordeón llegó a República Dominicana proveniente de Alemania se vivió un idilio mágico, porque como titulé la crónica que escribí en 2016, “Carlos, vive en el corazón del público dominicano”.

Vives culminó este memorable concierto interpretando el tema “Robarte un beso”, que canta con su colega y compatriota Sebastián Yatra. ¡Puerto Plata déjame robarte un beso!, expresó antes de iniciar este tema que tuvo mucha aceptación. Al despedirse, a las 12:05 de la madrugada exclamó “¡Gracias por esta noche, los quiero!”…

Loading...
Revisa el siguiente artículo