Rahaf al-Qunun, la joven que escapó de su familia para ser libre

La mujer recibió amenazas de muerte de sus parientes por abandonar el islam

Por María Alejandra Cortés graterol www.publimetro.cl

“Me han amenazado de muerte antes y no tienen miedo de amenazarme en público (…) Me consideran su propiedad o su esclava”, escribió en Twitter la joven saudí Rahaf Mohammed al-Qunun, quien desde el sábado ha relatado su odisea en Bangkok casi en directo en su cuenta de esa red social.

Según la ONG Human Rights Watch (HRW), Al-Qunun, de 18 años, se enfrentó con su familia después de renunciar al islam. Un matrimonio concertado provocó que decidiera huir cuando se encontraba junto con sus familiares en Kuwait.

“Se negaba a llevar hijab y había esta tensión con la familia debido a desacuerdos en asuntos religiosos… Que su familia tratara de obligarla en un matrimonio concertado parece que fue la gota que colmó el vaso”, dijo Sunai Pasuk, investigador de HRW en Tailandia.

Sunai afirmó que la joven llegó el sábado al aeropuerto Suvarnabhumi en un vuelo desde Kuwait, donde aprovechó que las mujeres no necesitan autorización de sus “guardianes masculinos” para viajar, como ocurre en Arabia Saudita.

Rahaf tiene como objetivo llegar a Australia para pedir asilo político, pero su pasaporte fue confiscado por un diplomático de Arabia Saudita cuando aterrizó en Bangkok, aparentemente por una alerta de su familia.
La joven negó que su familia viva en Kuwait, sino en Arabia Saudí, donde su padre ostenta un alto cargo político.

“Compartí mi historia y mis fotos en las redes sociales y mi padre está muy enojado porque hice esto… No puedo estudiar ni trabajar en mi país, por lo que quiero ser libre y estudiar y trabajar como quiero”, contó Rahaf a un corresponsal de la BBC en Tailandia, que la vio asustada y confundida.

Las mujeres en Arabia Saudita están sujetas a las leyes de tutela masculina, lo que significa que necesitan el permiso de un pariente masculino para trabajar, viajar, casarse, abrir una cuenta bancaria o incluso abandonar la prisión.

Tras días de espera, Al-Qunun ya se encuentra bajo el cuidado de funcionarios del Alto Comisionado de Naciones Unidades para los Refugiados (Acnur) que la han sacado del aeropuerto y llevado “a un lugar seguro”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo