Sanciones de EE. UU. amenazan con agravar crisis venezolana

Se prevé que podrían empeorar los problemas de escasez de productos básicos y la recesión

Por Por Metro Puerto Rico

La pugna entre el gobierno y la oposición sigue escalando mientras la crisis económica que golpea a Venezuela amenaza con agravarse y afectar el funcionamiento de la administración de Nicolás Maduro ante las últimas sanciones que acordó Washington contra la corporación estatal petrolera, corazón económico del país.

El gobierno de Maduro sufrió un duro golpe a sus comprometidas finanzas luego que el Departamento del Tesoro anunciara el lunes una nueva ronda de sanciones contra Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) que limitarán el acceso a aproximadamente 7,000 millones de dólares en activos de la corporación.

En una primera reacción Maduro anunció que su gobierno emprenderá acciones políticas y legales ante tribunales estadounidenses y del mundo para defender la propiedad de Citgo, filial estadounidense de PDVSA, y acusó al mandatario Donald Trump de "buscar robar" esta empresa a Venezuela.

A los comentarios del gobernante izquierdista se sumó el ministro de Petróleo y presidente de PDVSA, Manuel Quevedo, que consideró las sanciones como un “robo descarado” de Washington y una “acción traicionera” de la oposición. “Están Pagándole al Diablo con Petróleo Venezolano”, dijo el directivo en un mensaje que difundió en su cuenta de Twitter.

Sobre las consecuencias inmediatas que podrían acarrear las nuevas sanciones, el economista Asdrúbal Oliveros, director de la firma local de análisis económico Ecoanalítica, afirmó que de no darse una solución política pronto Venezuela enfrentará “graves problemas de combustible” debido a que gran parte de los aditivos que utiliza PDVSA para producir la gasolina vienen de Estados Unidos.

Debido a la caída de la producción, que ronda 1.2 millones de barriles diarios, y los problemas financieros y operativos la corporación petrolera viene arrastrando desde hace varios meses algunas dificultades para producir y surtir de combustible a Venezuela donde casi la totalidad del traslado de alimentos y otros bienes se realiza por transporte terrestre.

Oliveros dijo a The Associated Press que ante el “estado de vulnerabilidad” en el que se encuentra la economía, los efectos de las sanciones “no van a tardar en manifestarse”.

El analista explicó que entre 80% y 90% de los ingresos por divisas libres que recibe el gobierno vienen de unos 500,000 barriles diarios que se vende a Estados Unidos, y dijo que de cortarse esas entradas la administración de Maduro quedará muy limitada para importar alimentos y otros bienes y cubrir su poca operatividad externa, lo que agravará aún más los problemas de escasez de productos básicos y la recesión.

Además del mercado estadounidense PDVSA tiene entre sus principales clientes a China (al que le vende más de 300,000 barriles diarios), pero el petróleo que se exporta al gigante asiático está comprometido en el pago de una deuda de unos 21,000 millones de dólares.

Venezuela enfrenta el complejo panorama en medio de una profunda crisis económica con una desbordada hiperinflación de siete dígitos, y una severa recesión y escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos.

Tras los anuncios de Washington, el jefe de la Asamblea Nacional y líder opositor, Juan Guaidó, quien se declaró la semana pasada en una concentración como presidente encargado de Venezuela, afirmó que las medidas buscan proteger los activos de los venezolanos para que puedan ser utilizados una vez que se dé un “gobierno de transición”.

Guaidó adelantó la noche del lunes, en una entrevista con CNN en Español, que próximamente también se solicitará a Europa y otros países vecinos la protección de activos de Venezuela, lo que implicará el bloqueo de otros recursos para el gobierno de Maduro que inició a comienzos de mes su segundo sexenio en medio de una creciente presión internacional para que convoque a elecciones libres.

En medio de la pugna, una tercera funcionaria diplomática anunció la noche del lunes su separación del gobierno de Maduro para apoyar a Guaidó.

Una mujer que se identificó como Yajaira Flores, funcionaria del consulado de Venezuela en Houston, dijo, en un video que difundió en las redes sociales, que reconocía al jefe de la Asamblea Nacional como presidente de Venezuela y se ponía a sus órdenes.

La cónsul de primera en la ciudad de Miami, Scarlet Salazar, también anunció la víspera el desconocimiento a Maduro. El pasado fin de semana el agregado militar de Venezuela en Washington, coronel de la Guardia Nacional José Luis Silva, también realizó una acción similar.

Los pronunciamientos de los tres funcionarios se dieron luego que Maduro acordó la semana pasada la ruptura de relaciones con Estados Unidos y ordenó al personal diplomático venezolano retornar al país.

El canciller Jorge Arreaza dijo el lunes que todo el personal diplomático ya había retornado a Venezuela, y que se estaba en conversaciones con autoridades estadounidenses para iniciar el proceso de las oficinas de intereses.

Loading...
Revisa el siguiente artículo