Esteban Mercer: Su experiencia recorriendo los mejores hoteles del mundo

El reconocido presentador y periodista se vale de todo su glamur para mostrarnos algunos de los hoteles más insólitos y singulares del mundo

Por Monica Garzón Metro World News

Esteban Mercer es un periodista y diseñador español, reconocido por su amplia trayectoria en programas de televisión y por su vasto conocimiento en temas de moda y lifestyle. Estudió Diseño de Moda en Barcelona, consiguiendo grandes éxitos en este ámbito hasta que por casualidad llegó al periodismo, descubriendo así su verdadera vocación.

Ahora hace un periodismo en el que cuenta la parte más divertida de la vida, permitiéndonos entrar en lugares a los que muy pocos tienen acceso, hoteles de lujo.

En su programa Mis hoteles favoritos, del canal Más Chic, Mercer recorre el mundo descubriendo los hoteles más lujosos e insólitos. El espacio invita a  disfrutar de lugares de ensueño. El conductor y cronista social se encarga de guiar al espectador a través de los mejores y más deslumbrantes destinos.

En su nueva temporada, llega con episodios desde Tailandia, Italia y Mallorca. Su recorrido empieza en Mónaco, donde descubre el lujo en todas sus formas: diseñadores, carros de alta gama, casinos y, cómo no, un hotel de ensueño. Luego llega al triángulo de oro, uno de los puntos más fascinantes y remotos del mundo, ubicado entre Tailandia, Birmania y Laos. Durante su estancia convivió con los elefantes y se bañó en la piscina del hotel, considerada como una de las cinco mejores del mundo. Además, el próximo mes de marzo estrenará capítulos en hoteles que conoció en Colombia.

¿Cuál es su profesión?

Yo soy periodista y presentador de televisión, tengo las dos facetas, soy periodista de cultura y he trabajado en varios programas de televisión en España.

¿Cuál es su relación con la moda o el estilo?

Estudié Moda en la Universidad de Barcelona, tuve éxito como diseñador, es más, tuve mi propia marca y hasta tienda. Era un mundo que a mí me gustó desde pequeño, tanto mi madre como mi abuela eran mujeres muy elegantes, disfrutaban y tenían gusto por la moda, entonces creo que es algo contagioso. Ocurrió que en un momento determinado lo conseguí todo, quizás demasiado pronto y dejó de interesarme como profesión, ya no quise ser diseñador de modas, quise comunicar de otra manera, aunque creo que la moda es una forma de comunicar.

Yo era muy inquieto, todavía lo soy, y muy arriesgado. Me gusta vestirme bien, lo hago de una forma muy automática, es algo muy natural en mí, no me cuesta vestirme para una fiesta, cena, viaje y mucho menos para un programa de televisión. Así como la gente me ve soy yo.

¿Cómo terminó en la televisión?

Vivía en Barcelona, venía de una feria de moda en Londres y me invitaron a un programa de radio muy conocido en la época, que presentaba una periodista muy famosa en España. Yo entré a la emisora ese día, era muy joven, pero sentí que tuve una revelación, sentí que aquello me gustaba, que quería continuar en la radio, es más, cuando se terminó el programa yo le dije que me dejara hacer una colaboración semanal y ella me dijo que sí, así fue como comencé mi carrera periodística.

Después ya me profesionalicé con los años. Tuve que regresar a Mallorca porque mis abuelos, que eran mis padres, envejecieron y me hice cargo de ellos en donde vivían, ahí inauguraron una radio local, como tenía tiempo propuse que me dieran la emisora, la creé toda, la programación de lunes a domingo, tuve mucho éxito. Comencé a colaborar con un periódico local de mucho prestigio, allí también me desempeñé bien, pues podía entrevistar personas muy importantes. Y de ahí se dio la oportunidad de trabajar en televisión, desde entonces no he parado y eso ya es hace 15 años.

Hablemos de hoteles, ¿cuando uno paga mucho dinero en un hotel, acaba durmiendo o hace de todo para aprovechar al máximo?

Depende de lo que uno quiera, a veces uno paga para descansar, también se puede pagar para divertirse, hay tiempo para todo, cuando uno contrata los servicios de un hotel ya sabe a lo que va, la obligación del hotel es cumplir con las expectativas del cliente. Para ser el mejor hotel del mundo, hay que sentirlo desde que se llega, cada hotel es una experiencia, la mayoría tienen algo que los hace únicos.

¿Cuál es su hotel favorito?

Siempre digo que es el último en el que he estado, porque cada hotel está en esa posición por algo, porque tiene una decoración espectacular, una comida magnífica o porque el personal es muy elegante, está ubicado en una ciudad única, otros porque tienen una arquitectura que lo dejan a uno con la boca abierta, cada uno tiene algo distinto que resaltar.

¿Cuál es el hotel perfecto para una escapada de fin de semana?

Si va con su pareja, un hotel sin niños donde se pueda relajar. Hay que pensar muy bien lo que se elige, si uno tiene en mente el descanso, el lugar que seleccione debe contar con spa, un lugar donde no se aburra.

Cuando entra en una habitación, ¿qué es en lo primero que se fija?

Lo veo todo al instante, cuando llego a una recepción ya sé cómo va a ser el hotel, ya no me engañan. Y cuando llego a una habitación, me fijo mucho en que esté todo lo de la limpieza y, después, que sea cómodo.
Hay hoteles muy grandes y lujosos, pero que son complicados, por ejemplo, al apagar las luces es un suplicio, pero hay otros donde todo fluye, donde el baño está cerca de la cama, la ducha cuando la abre por la mañana el agua sale caliente en seguida y no hay que esperar diez minutos, son pequeños detalles que un buen hotel que sabe tiene en cuenta.

¿Cuántos países conoce?

No tengo la cuenta (risas), viajo desde muy niño y lo único que tengo claro es que lo que más me gusta en la vida es viajar.

¿Qué tal su experiencia en Cartagena?

Bellísima, no la conocía aunque tengo muchos amigos colombianos y siempre me lo recomendaban, mi vida es tan agitada que debo encontrar tiempo para viajar de manera placentera, pero estaba complicado.
Cartagena es una ciudad maravillosa, en Bogotá disfruté muchísimo la experiencia, fue increíble, estoy enamorado del país, Colombia es hermoso, me siento en casa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo