La ministra de prisiones venezolana se planta en la frontera con hombres armados

Por EFE

La ministra del Servicio Penitenciario de Venezuela, Iris Varela, se plantó este domingo en el puente internacional Francisco de Paula Santander, que conecta al país con Colombia, acompañada de hombres vestidos de civil que se encontraban armados y un grupo de la Guardia Nacional Bolivariana.

El canal en línea VPI mostró imágenes de los hombres y la ministra que en su Twitter había señalado más temprano que iba a trasladarse a la "línea fronteriza", un anuncio que hizo en medio de las tensiones que hay en la frontera tras haberse impedido el ingreso al país de la ayuda humanitaria que se almacena en Colombia.

"Cuánto orgullo y honor sentimos de ser venezolanos bolivarianos, un pueblo de todas las edades, humilde que entrega su corazón en defensa de nuestra PATRIA, hoy más que nunca decimos CON (el fallecido presidente Hugo) CHÁVEZ Y (el presidente Nicolás) MADURO VENCEREMOS", agregó en su mensaje.

Mientras la ministra se plantaba en el puente, que conecta específicamente a la ciudad colombiana de Cúcuta con la localidad venezolana de Ureña, algunos funcionarios de la Guardia recorrían el poblado venezolano ante intentos de manifestantes de retomar las protestas, pudo constatar Efe.

La frontera entre Venezuela y Colombia se encuentra cerrada desde el viernes, en principio, por orden del Gobierno de Maduro ante lo que consideró "amenazas" contra su país, pues el sábado la oposición preveía ingresar a través de los puentes que conectan a ambos países la ayuda humanitaria que solicitó.

Para el Gobierno de Maduro, que atraviesa una crisis de legitimidad al ser desconocido por varios países tras ganar unos comicios tachados de fraudulentos, estas donaciones son un show político que pueden dar paso a una invasión extranjera y por tal motivo sus funcionarios bloquearon ayer el paso de las ayudas.

El bloqueo encendió las fronteras de Venezuela tanto con Colombia como con Brasil ante los enfrentamientos entre la fuerza pública y manifestantes que exigían que se permitiera el ingreso de la ayuda humanitaria.

El Francisco de Paula Santander fue escenario de disturbios cuando se intentó por allí ingresar varios camiones que llevaban las donaciones.

Dos de esos vehículos fueron quemados mientras ciudadanos que acompañaban su ingreso intentaban salvar el cargamento.

Mientras esto ocurría, el gobernante ofrecía un discurso en Caracas para informar su ruptura de relaciones con Colombia, país al que considera que sigue ordenes de Estados Unidos para derrocarlo.

El mandatario aprovechó su discurso para señalar que ante cualquier circunstancia "jamás va a doblegarse" y pidió a militares, milicia y simpatizantes salir a la calle si llega a sucederle algo.

La crisis política venezolana se acentuó en enero pasado, cuando el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, anunció que asumía funciones de presidente encargado de Venezuela tras desconocer el nuevo mandato de Maduro, elegido en unos comicios que, denuncia, fueron fraudulentos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo