Temer pasa de presidente de Brasil a líder de una organización criminal

Toda la red de corrupción, por la que ayer fue arrestado el ex presidente, habría sido cubierta tras la construcción de la central nuclear Angra 3

Por Metro Internacional

Ayer el ex presidente de Brasil Michel Temer se convirtió en el segundo ex mandatario brasileño en caer a la cárcel en el marco del caso de corrupción Lava Jato (autolavado), tras ser arrestado en Sao Paulo.

“Michel Temer es el líder de la organización criminal a la que me referí, y el principal responsable de los actos de corrupción aquí descritos”, indicó el juez Marcelo Bretas en la sentencia.

El ex mandatario tiene diez procesos en su contra, cinco tramitados en el Supremo Tribunal Federal, debido a que cuando fue acusado tenía la inmunidad presidencial, y cinco en el tribunal normal debido a que fueron procesadas en 2019, cuando Jair Bolsonaro había tomado el mando del país.

En dos ocasiones la fiscalía había pedido a la Corte Suprema la apertura de juicios por corrupción cuando Temer era jefe de Estado, sin embargo, el Congreso bloqueó el procedimiento.

Tras zafar en varias oportunidades, finalmente el juez Bretas emitió la orden para encarcelar al ex presidente por la investigación de supuestas irregularidades en contratos con Eletronuclear, la empresa estatal que maneja las plantas nucleares del país.

El caso que lo hizo caer

La denuncia que involucró al ex jefe de Estado en una red de pago de sobornos fue realizada en 2017 por Lucio Funaro, un ex operador del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), partido liderado por Temer.
Posteriormente, el propietario de la empresa Engevix, José Antunes Sobrinho, aceptó colaborar con la Justicia y delatar a sus cómplices.

El empresario aseguró que pagó sobornos, a favor de MDB, para adjudicarse uno de los contratos de la construcción de la central nuclear Angra 3.

El coronel de la reserva Joao Baptista Lima Filho, amigo muy cercano de Temer, y el entonces ministro Wellington Moreira Franco (Minas y Energía) lo instaron entre 2013 y 2014 a realizar donaciones al MDB.

Una fuente con acceso a las investigaciones declaró a Folha de Sao Paulo que el propietario de Engevix aseguró que pagó a Lima más de 260 mil dólares (un equivalente a 174.753.767 pesos chilenos) para la campaña de Temer del 2014.

La estatal Eletronuclear y Argeplan, empresa de la que Lima es socio y que la Procuraduría General de la República sostiene que pertenece en realidad a Temer, en sociedad con AF Consult, participaron juntas de un contrato por más de 42.600.000 dólares (28.348.303.665 de pesos chilenos) para realizar las obras de Angra 3. Engevix conseguiría su tajada al participar como empresa subcontratada para  Agreplan.

Todos estos contratos fueron firmados por Michel Temer en 2016, cuando ya había asumido la presidencia de Brasil tras el impeachment que sacó del poder a Dilma Rousseff.

Antunes aseguró que Temer estaba al tanto de las operaciones ilegales y que inclusive concretó reuniones personales con él. Además, indicó que el monto del soborno sería devuelto a Engevix para no “contaminar” a Temer con las investigaciones. No obstante, Lima nunca realizó la devolución.

Loading...
Revisa el siguiente artículo