¿Es posible una ciberguerra?

El miedo a la ciberguerra está creciendo. Metro investiga si podría producirse una batalla digital en un futuro próximo

Por Daniel Casillas Metro World News

Internet es una de las herramientas más populares y útiles, y el número de sus usuarios en todo el mundo sigue creciendo cada segundo. Para muchos, se ha vuelto imprescindible, y no pueden imaginar su vida sin él. Sin embargo, este espacio virtual se está convirtiendo en un nuevo campo de batalla militar.

Según expertos como Tarah Wheeler, investigadora de seguridad de la información y politóloga, Internet ya se ha convertido en el ‘quinto campo de batalla’, después de la tierra, el mar, el aire y el espacio. Y podría ser el más grande de todos, debido al número de personas que lo usan.

Según el Informe Digital Mundial de We Are Social and Hootsuite, el número de usuarios de Internet en 2018 superó los 4 mil millones, un 7 por ciento más que en 2017. Esto significa que alrededor del 40 por ciento de la población mundial está conectada y participa en todo lo que sucede en la web.

Los especialistas están de acuerdo en que todavía no existe una ciberguerra, sino una serie de ataques cibernéticos, que causan daños virtuales e incluso físicos.

“Los ciberataques e incidentes significativos pueden amenazar la seguridad nacional, pero esto no significa necesariamente que califiquen como un acto de guerra. El gobierno de Estados Unidos, por ejemplo, sostiene que un ciberataque tendría que ‘proximamente resultar en muerte, lesiones o destrucción significativa’ para calificar como un acto de guerra. El hecho es que, hasta ahora, no hemos sido testigos de la ciberguerra. Esta es la razón por la que muchos expertos prefieren ahora hablar de los conflictos cibernéticos”, explicó a Metro Damien Van Puyvelde, profesor de inteligencia y seguridad internacional en la Universidad de Glasgow, Reino Unido.

Sin embargo, la creciente presencia de ciberataques y la posibilidad de que conduzcan a una guerra son motivo de preocupación entre los expertos en ciberseguridad y los gobiernos. Por ejemplo, Rusia tiene un proyecto que podría desconectar temporalmente al país de Internet para preparase para la ciberguerra.

“Una ciberguerra real, en la que las armas digitales podrían utilizarse para crear daños físicos, es un riesgo creciente, a medida que llevamos cada vez más las operaciones de nuestro mundo a la red, desde las redes de transporte y las redes eléctricas hasta los electrodomésticos de su cocina”, dijo Peter Warren Singer, autor de ‘LikeWar’ y ‘Cybersecurity and Cyberwar’ (Ciberseguridad y ciberguerra): Lo que todo el mundo necesita saber”.

El tema de la ciberguerra también preocupa a China y a Estados Unidos. Desde 2015, China ha incluido en su estrategia militar acciones para el desarrollo de una fuerza cibernética y la mejora de la ciberdefensa. Mientras que la estrategia nuclear del Pentágono presentada el año pasado contempla el uso de armas nucleares para responder a un ataque cibernético contra las infraestructuras de Estados Unidos.
Los expertos creen que aunque China y Rusia tienen capacidades cibernéticas ofensivas excepcionales, los países occidentales como Estados Unidos y el Reino Unido están mejor preparados para un posible conflicto cibernético.

“Occidente, en particular los EE.UU. y en menor medida el Reino Unido, están preparados para tal evento. Y aunque es posible que no sean abiertamente agresivos en sus operaciones cibernéticas que conocemos, en tiempos de guerra las cosas probablemente se inclinarían hacia occidente con una mejor capacidad defensiva para proteger la infraestructura nacional crítica de los ataques”, declaró Davey Winder, periodista y especialista en ciberseguridad.

Aunque el peligro de una ciberguerra todavía parece lejano, existe la posibilidad de que los usuarios comunes de la red  puedan ser afectados por ataques digitales en ausencia de regulaciones.

“El peligro es que este espacio siga estando vagamente regulado tanto a nivel mundial como empresarial”, concluyó Warren Singer. “La seguridad de los dispositivos de su casa sigue estando muy por debajo de lo necesario”, dijo.


4 ejemplos de ciberataques importantes, según los expertos

Ataque a las infraestructuras en Ucrania

“En diciembre de 2015, unos 225.000 ucranianos quedaron sin electricidad cuando los hackers desactivaron 15 subestaciones eléctricas y fuentes de alimentación de reserva. Los atacantes primero llevaron a cabo un ataque de phishing para alojar un troyano polivalente conocido como BlackEnergy en los sistemas informáticos de determinadas compañías eléctricas ucranianas”, dijo Damien Van Puyvelde, profesor de inteligencia y seguridad internacional de la Universidad de Glasgow, en el Reino Unido.


Ataque al plan nuclear

“El ataque del gusano Stuxnet se remonta a 2010, cuando una operación conjunta de Estados Unidos e Israel inyectó un virus en los sistemas que controlaban las centrifugadoras de la planta nuclear de Natanz en Irán, lo que provocó que se sobrecalentaran y se destruyeran a sí mismos. Esto ralentizó dramáticamente la producción iraní de uranio enriquecido usado en armas nucleares”, comentó Winder.


Ataque al proceso electoral

“Según un informe desclasificado de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, el presidente Vladimir Putin ordenó una campaña de influencia dirigida a las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Esta campaña buscaba socavar la fe pública en el proceso democrático de Estados Unidos y perjudicar la elegibilidad de la secretaria Clinton. La comunidad de inteligencia de Estados Unidos evalúa que los servicios rusos consideran su operación de divulgación cibernética como un `éxito calificado’ debido a su impacto en la discusión pública en Estados Unidos”, declaró Van Puyvelde.


Ataques a los medios sociales

“Los medios sociales están siendo explotados por los estados-nación. Todo, desde las elecciones presidenciales de Estados Unidos hasta Brexit, puede ser, y fue, el objetivo del uso ruso de los medios sociales”, explicó Davey Winder, periodista y especialista en ciberseguridad.


P&R

Peter Warren Singer Peter Warren Singer, autor de ‘LikeWar’ y ‘Cybersecurity and Cyberwar: Lo que todo el mundo necesita saber’’

¿Qué es una ciberguerra?

–Al igual que la palabra ‘guerra’ en sí misma, ciberguerra es un término muy controvertido. Significa varias cosas diferentes para diferentes personas. Pero, en esencia, se trata de la idea de utilizar las redes informáticas para realizar actos que se ajusten a la definición de guerra, combinando la política y la violencia.

¿Hay una ciberguerra en curso?

-A menudo, al hablar de ‘ciberguerra’, la gente mezcla todo tipo de acciones que podrían no cumplir con la definición tradicional de una guerra directa, pero que son más parecidas a un estado de conflicto, como por ejemplo la Guerra Fría fue un conflicto de ida y vuelta entre Estados Unidos y la Unión Soviética, donde se enfrentaron en todo, desde el espionaje hasta la geopolítica, pero no apretaron directamente el gatillo. Eso es muy parecido a lo que vemos ahora en línea. Los Estados que utilizan todo tipo de medios cibernéticos para perseguir a sus enemigos, ya sea para robar secretos o plantar desinformación, como parte de un conflicto político más amplio. Y, así como gran parte de nuestra actividad en Internet –y de nuestra vida social, empresarial y política– se ha trasladado a los medios de comunicación social, también lo ha hecho ese conflicto.

¿Qué países están mejor preparados para una posible ciberguerra?

–Estar preparado es una mezcla de ataque y defensa, y esta mezcla es a menudo malinterpretada o desequilibrada. Estados Unidos, por ejemplo, tiene, con mucho, el mejor ataque cibernético, pero también ha demostrado ser vulnerable en el lado de la defensa a algunos ataques de bajo nivel. Lo que realmente busca, sin embargo, en la defensa es resiliencia. Ya sea que se trate de una nación o de una compañía, nunca podrá disuadir o detener cada ataque contra usted. En cambio, lo que más importa es su capacidad para encogerse de hombros o recuperarse rápidamente. Así que mientras naciones como Estados Unidos y sus socios de los ‘Cinco Ojos’, China, Rusia, Israel, etc. tienen una gran capacidad, yo pondría a una nación más pequeña como Estonia en la categoría mejor preparada. Es una democracia vibrante y digital, pero también ha diseñado su estrategia en torno a la probabilidad de ser atacado (a partir de experiencias pasadas con Rusia).

¿Qué opinas de los planes de Rusia para desconectarse de Internet?

–Buena suerte con eso. Si usted está realmente desconectado, esto lo llevaría de vuelta a las operaciones y economía de los años 80. Pero la realidad es que lo que busca Rusia no es una defensa contra el ciberataque, sino más bien un intento de censura masiva, tratando de controlar el flujo de información y la verdad en sí misma. Es el modelo que China ha probado con su ‘gran cortafuegos’.

¿Cuál es el papel de las redes sociales en una ciberguerra?

–Si la ciberguerra es sobre la piratería de redes. Se trata de cómo la gente en las redes puede ser hackeada a través de una mezcla de gustos, acciones y mentiras. Lo hemos visto en todas partes, desde las elecciones en los EE.UU., el Reino Unido, Brasil, etc. hasta el aumento del uso de ISIS por parte de las pandillas y las operaciones de información rusas. De hecho, la escala y el impacto están muy por encima de lo que la mayoría de la gente se da cuenta. En Brexit, 1/3 de la conversación en línea –que ahora es clave para las creencias y acciones de la gente– fue generada por cuentas falsas como robots y trolls que se hacían pasar por otra persona. A su vez, en las elecciones de 2016 en Estados Unidos, ahora sabemos que más de 140 millones de estadounidenses –la mitad de la población– fueron expuestos involuntariamente a la propaganda rusa a través de Facebook. Y todo este tipo de actividades continúa en 2019 y más allá por la simple razón de que funciona.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo