Guardia revolucionaria de Irán a la lista negra

Donald Trump designó como grupo terrorista a los Guardianes de la Revolución de Irán, la primera vez que Estados Unidos toma esa drástica medida contra los militares de otro país

Por Agencias

El presidente Donald Trump anunció ayer que Estados Unidos designó a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria de Irán como una “organización terrorista extranjera”, como parte de una labor para aumentar la presión internacional sobre el país de Medio Oriente.

Es una acción sin precedentes debido a que Washington no había utilizado la designación para toda una entidad gubernamental.

“Este paso sin precedentes (…) reconoce la realidad de que Irán no solo es un Estado patrocinador del terrorismo, sino también que el IRGC (siglas en inglés de los Guardianes de la Revolución), participa, financia y promueve el terrorismo como una herramienta estatal”, dijo Trump en un comunicado y que  “reconoce la realidad” de que Irán es un patrocinador del terrorismo y que la guardia es un participante activo.

Es la primera vez que una organización “que hace parte de un gobierno extranjero” es designado de esta manera, precisó el mandatario estadounidense, afirmando que esta medida permitirá aumentar la “presión” contra Teherán.

La Guardia Revolucionaria, creada después del triunfo de la Revolución Islámica de 1979 para proteger el nuevo sistema teocrático, es la organización militar más poderosa de Irán y controla amplios sectores económicos del país.

La decisión es fruto de un agitado debate en el Gobierno de Trump, donde algunos funcionarios en el Pentágono y la CIA advirtieron que esa medida podría llevar a represalias contra las tropas estadounidenses en Medio Oriente, según el diario The Wall Street Journal.

Las autoridades gubernamentales han dicho que la acción aislará más a Teherán y dejará claro que Estados Unidos no tolerará el continuo apoyo del país a los grupos rebeldes y a otras organizaciones que desestabilizan al Medio Oriente.

Pero la designación también podría tener amplias implicaciones para el personal y las políticas estadounidenses en la región y en otros sitios debido a que Irán ha amenazado con tomar medidas en represalia.

El Pentágono y las agencias de inteligencia estadounidenses han expresado inquietudes por la medida al no poder entrar en contacto con funcionario alguno que se haya reunido o que se haya comunicado con algún miembro de la Guardia. Esas inquietudes han sido en parte la razón por la que presidencias anteriores se han abstenido de tomar ese paso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo