La nueva Notre Dame: “más bella” y lista en cinco años

Francia ya comienza a mirar en la reparación: el presidente puso un plazo, mientras los millonarios anuncian donaciones

Por Agencias

La reconstrucción de la Catedral de Notre Dame de París será un proceso largo, complicado y caro, coinciden los expertos. El principal desafío por el momento es proteger de la intemperie el interior de la estructura de más de 850 años.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, declaró que desea que la catedral sea reconstruida en cinco años. “Vamos a reconstruir la catedral de Notre Dame y hacerla más bella todavía, esperamos hacerlo de aquí a cinco años”, señaló.

Sin embargo, los expertos coinciden en que el proyecto tomará décadas. Audrey Azoulay, directora general de la Uneco, la organización cultural de Naciones Unidas, dijo que restaurar Notre Dame “tomará mucho tiempo y costará mucho dinero”.

A pesar de temores iniciales de que la catedral entera se derrumbaría, la estructura básica sigue en pie. Sus dos enormes campanarios siguen erguidos y la gran bóveda de piedra se mantiene soportada por contrafuertes masivos. No obstante, el ministro del interior de Francia aseguró ayer que la estructura “está bajo vigilancia permanente porque aún podría tambalearse”.

Afortunadamente, la catedral es un edificio histórico que ha sido prodigiosamente documentado, lo que servirá para la reconstrucción.

Danza de millones

Los millonarios decidieron ponerse la mano en el bolsillo y donaron (al cierre de esta edición) una suma de más de 700 millones de euros (789.796.000 dólares).

El empresario más adinerado de París, Bernard Arnault, y su grupo de marcas de lujo, Louis Vuitton Moët Hennessy, anunciaron una aportación de 200 millones de euros (226 millones de dólares).
L’Oreal y la fundación de la familia Bettencourt (dueña de la empresa) se comprometieron a donar otros 200 millones de euros.

El empresario François-Henri Pinault y su padre, el multimillonario François Pinault, donarán 100 millones de euros (113 millones de dólares) de su empresa, Artemis y el grupo Kering, dueños de Saint Laurent, Gucci o Alexander McQueen.

El Ayuntamiento de París desbloqueo 50 millones de euros (56.425.500 dólares) y la presidenta de la región de París, Valérie Pécresse, desbloqueó otros 10 millones (11.285.100 dólares) de los fondos de emergencia para la reconstrucción, agrega el medio.


Lo que viene

La prioridad será cubrir los restos del edificio con láminas de plástico o metal a fin de impedir que entre la lluvia. A partir de entonces los ingenieros y arquitectos podrán entrar y evaluar los daños.

Duncan Wilson, director de Historic England, dijo que lo importante primero es apuntalar lo que queda de la estructura sin dañar los escombros que cayeron en el interior y que pueden servir de gran fuente de información e incluso de materiales para la reconstrucción.

“El segundo desafío es realmente resguardar todo el material”, expresó. “Parte de ese material podría ser reutilizable y esa es una tarea ardua, es como una excavación arqueológica”.

Una gran decisión será si se conservará la catedral tal y como estaba o se adopta un enfoque más creativo.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo