Camp: De vuelta al artificio

El próximo tema de la Gala MET en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York rescata una corriente que por años ha permeado todos los aspectos de la cultura.

Por Luz LAncheros Metro World News

¿Qué es lo que tomará la gala del MET?

Precisamente, este concepto es el que toma el MET para su tema de su gala de este año. Se basa en la conceptualización que hizo Susan Sontag en 1964, en su ensayo “Notes on Camp”, que es un tratado de 58 puntos que la puso en el mapa intelectual estadounidense.  “La esencia de lo camp es su amor por lo antinatural: el artificio y la exageración”, escribió Sontag, quien enlista varias creaciones que obedecen al concepto: lámparas Tifanny, los dibujos de Aubrey Beardsley, las óperas de Bellini, la película de King Kong, la cantante La Lupe, vestidos de mujer de los años 20, las películas de Flash Gordon, etc. Sontag separa lo Camp de la “alta cultura”, donde todas estas cosas serían tachadas de superficiales y de “mal gusto”. Lo camp es una rebeldía ante todas estas divisiones entre lo “frívolo” y lo “serio” que dominaban el arte y su categorización.

moda

El Camp en la cultura popular

El término ha tomado vuelo en varias expresiones culturales. En la literatura se habla del ingenio y el absurdo y ahí se incluyen novelas decimonónicas como “Orgullo y Prejuicio” , “Mujercitas” y “Lo que el viento se llevó”, así como “Desayuno en Tiffany’s”, pero también están las novelas rosas de los años 80, hasta las novelas rosas de vampiros contemporáneas como “The Southern Vampire Mysteries” (que inspiró “True Blood”) y “Crepúsculo”. También están productos como Vampirella, Barbarella y el pulp. En la música se le ha asociado más a la apología hacia lo LGBT y lo “flamboyant”, en el teatro con los musicales que han permeado la cultura popular como “Jesucristo Superestrella” y en el cine con películas como “The Rocky Horror Picture Show” y “Austin Powers”.

Ìconos Camp

Hay muchos, aunque los más representativos se fijan en esa idea transgresora del vestido: desde Marlene Dietrich vestida como hombre en “Marruecos”, en los años 30, pasando por Little Richard hasta la androginia de Freddie Mercury en los 70 y la de David Bowie, íconos más abiertamente gay como Liberace, Liza Minelli y Bette Midler, entre otros, así como Madonna con “Vogue” en los 80, por ejemplo. En la actualidad, Britney Spears, Mika, Lady Gaga y Beyoncé, entre otros, son considerados íconos camp. Andy Warhol, Ed Wood y John Waters serían lo equiparable en el campo del cine.

Camp en TV

moda

Actualmente, se considera que “Queer Eye” y “Rupaul’s Drag Race” son camp. “Alf” y “Mi bella genio” también entran en esta categoría, así como “Yo amo a Lucy”, “La isla de Gilligan”, “La isla de la fantasía”, “Los Beverly Ricos” y hasta “Xena”, por sus situaciones e inexactitudes históricas. En la animación y programación infantil “He-Man” es el ejemplo más notable, así como los “Teletubbies”, “La casa de los dibujos”, “Bob Esponja”  y en series están “Glee”, “Ugly Betty” y “True Blood”. Los realities de VH1 icónicos, como “Flavor of Love” y todos los sucedáneos de la década de 2000 también entran en esa categoría.

El Camp en la moda

El MET expondrá más de 250 piezas de hasta 37 diseñadores (incluida la de la colección reciente de Rei Kawakubo) y todo se ha centrado en lo paródico, irónico y extravagante, así como en lo ostentoso. La estética flamboyant (extravagancia y feminización) que surgió en los 60 con la “Peacock Revolution” (acabar con los esquemas que impuso la Gran Renuncia Masculina en cuanto a la simplificación del vestido) impuso los elementos que antaño compartían hombres y mujeres en el ornamento. Las lentejuelas, el satín y luego el glam en los 70, así como el disco, fueron los antecedentes del camp, que en la exposición será datada desde el siglo XVII. Creadores como Schiaparelli y su surrealismo, Thom Browne, Gucci, Moschino, Demna Gvasalia (de Vetements y Balenciaga), serán algunos de los diseñadores que estarán presentes en la exposición. En parte es hecha gracias a Gucci, que es la casa representativa de esta estética en los últimos años, con sus referencias, mezclas e hipérboles. Alessandro Michele, su director creativo, afirma que esta muestra la verdadera naturaleza del camp: “No es lo kistch, es la combinación entre el arte y la cultura pop”, afirmó.

moda

Piezas Camp

Dentro de la exposición se pueden ver piezas gigantes como la que hizo Jeremy Scott para Moschino para Primavera/Verano 2018, así como un ensamble de flamencos que hizo Bertrand Guyon para Schiaparelli ese mismo año. Piezas de Gucci, como su capa verde pintada para 2017, o la ironía del “Little Black Dress” marcado de Virgil Abloh para Off White, piezas de Palomo Spain, e incluso el famoso “vestido cisne” que usó Björk para los Oscar de 2001. También, dentro de la categoría camp se pueden incluir las piezas virales con las que Balenciaga y Gucci (con sus ugly shoes) han sorprendido a los internautas en plena era digital, así como montajes de pasarela como el que hizo Gucci con los modelos cargando sus propias cabezas o las pasarelas como las que hacía John Galliano en su época de oro de Dior, como la que hizo en 2004 con íconos egipcios, materiales brillantes y siluetas exageradas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo