5 Animales robóticos de compañía

Las mascotas pueden ser un gran compañero para los niños o incluso para las personas mayores, pero no siempre es posible tenerlas en casa. Por eso existen los animales de compañía robotizados. Metro presenta los mejores.

Por Daniel Casillas | metro world news

Qoobo

qoobo-ea8a56e959ae38d665d4fdb452d171fc.jpg

A la gente le encantan las mascotas, pero desafortunadamente no todo el mundo puede tener una, ya sea por razones de salud, falta de tiempo o espacio en sus hogares. Por eso se desarrolló Qoobo, un cojín interactivo con una cola que se mueve en respuesta a las caricias y roces del usuario. Este pequeño cyborg en forma de la mitad del torso y la cola de un gato está diseñado para proporcionar una sensación de comodidad a los propietarios.

 


Tombot

Tombot

Se trata de un pequeño robot en forma de perro, diseñado para ser un sustituto eficaz de los animales de compañía vivos. Como tal, proporciona todos los beneficios de un animal vivo sin la carga del cuidado, el riesgo de mordeduras, reacciones alérgicas o infecciones. Tombot cuenta con un sistema de control de software que permite al robot interactuar con los usuarios de la forma en que lo haría un perro real. También tiene reconocimiento de voz que escucha los comandos y responde en consecuencia.


Lovot

Lovot

Aunque este pequeño no se parece a ninguna mascota que conozcas, también puede hacerte compañía y dejar que lo abraces. Este robot de origen japonés es capaz de reconocer el rostro de quien lo ama. Lovot también está programado para hacer contacto visual con sus dueños, responder a los gestos, reconocer los movimientos y seguirlos, manteniendo el ritmo con ellos mientras caminan.

 


Gato y perro

Gato y perro

Joy For All ha creado recientemente su línea de robots de compañía con forma de mascota, incluyendo un gato y un perro. Estos animales robóticos responden a las caricias, abrazos y movimientos muy parecidos a los reales que conocemos y amamos, pero no requieren ningún cuidado o alimentación especial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Paro

paro-da5128dc5d3e6960854e46b9168a6b73.jpg

Paro es un robot interactivo avanzado desarrollado por AIST, un pionero japonés líder en automatización industrial. Permite que los beneficios documentados de la terapia animal se administren a los pacientes en entornos tales como hospitales e instalaciones de atención extendida, donde los animales vivos presentan tratamiento o dificultades logísticas. Al interactuar con las personas, Paro responde como si estuviera vivo moviendo la cabeza, las piernas y haciendo sonidos.


P&R

Tomeste vens Tomeste vens

¿Cuál es la función principal de Tombot?

– Servir como un animal de apoyo emocional robótico para aquellos que no pueden cuidar de un animal vivo de manera segura o práctica.

¿Cómo funciona?

– Los cachorros Tombot son robots hiperrealistas que emulan con precisión el aspecto, la textura, los sonidos y el comportamiento de perros reales.  Diseñados para estar cómodamente en el regazo de una persona, nuestros cachorros están cubiertos con sensores táctiles, que les permiten sentir dónde y cómo se tocan; responden a los comandos de voz; se orientan hacia el sonido; detectan cambios de posición; y pueden diferenciar entre la oscuridad y la luz para que permanezcan en silencio cuando se apagan las luces.  Los cachorros Tombot tienen una amplia gama de comportamientos para cada interacción que detectan, y son actualizables por software, lo que nos permite mejorar continuamente los comportamientos y el rendimiento general.

¿Cómo pueden ayudar a la gente?

– Se ha demostrado que los animales robóticos alivian la soledad, la apatía, el estrés, la ansiedad, reducen la presión arterial e incluso ayudan a algunas personas a sobrellevar el dolor. El objetivo de Tombot es ayudar al usuario a autocalmarse, reduciendo o eliminando potencialmente la necesidad de medicamentos psicotrópicos.

¿Qué ventajas y desventajas tiene sobre una mascota normal?

– Muchas personas no pueden cuidar de un animal vivo debido a una condición médica o enfermedad mental. Los cachorros Tombot eliminan la carga y el coste de los cuidados, los alimentos para mascotas, las visitas al veterinario, etc. Por ejemplo, el estadounidense promedio gasta más de $1,500 por año en un perro. Los Tombots se venden por un precio de lista sugerido de $449. Dicho esto, tengo un perro vivo en casa y es probable que siempre lo tenga mientras pueda. Tombot no compite con los animales vivos. Llenamos el vacío emocional para aquellos que no pueden tener un animal vivo.

¿Qué comentarios han recibido?

– Tombot ha trabajado con cientos de personas mayores con demencia en estudios formales y con miles de otras personas en entornos informales.  La retroalimentación es abrumadoramente positiva. La gente se siente feliz y más relajada acariciando a nuestros Cachorros, y se sorprende de lo realistas que son. La reacción más común es sonreír. Esto es especialmente gratificante, ya que muchas personas con las que hemos trabajado que tienen problemas médicos o de salud mental sonríen con poca frecuencia.
Recientemente hemos recibido solicitudes para nuestros cachorros en hospitales, clínicas ambulatorias, escuelas para niños con autismo y otros entornos que no son propicios para los animales vivos.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo