Corazones impresos en 3D se hacen realidad

Científicos israelíes crearon un corazón en 3D a partir de tejido humano. Metro conversó con ellos.

Por Daniel Casillas Metro World News

En un gran avance médico, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv han ‘impreso’ el primer corazón vascularizado en 3D del mundo utilizando células y materiales biológicos propios del paciente. Hasta ahora, los científicos de medicina regenerativa sólo habían logrado crear tejidos simples sin vasos sanguíneos.

Corazones

Este descubrimiento podría ser útil en el trasplante de corazón, actualmente el único tratamiento disponible para los pacientes con insuficiencia cardíaca terminal.

 

 

 

 


Entrevista

Assaf Shapira Assaf Shapira. profesor de la Facultad de Ciencias de la Vida en en la Universidad de Tel Aviv

¿Cómo crearon el corazón impreso en 3D?

En la base del concepto que se describe y demuestra en nuestro estudio, tomamos una biopsia de tejido graso de un paciente y la separamos de sus componentes: células y matriz extracelular. Mientras que la matriz extracelular se procesa en un gel, las células se diseñan genéticamente para convertirse en células madre y luego se diferencian en células del músculo cardíaco y células formadoras de vasos sanguíneos. Luego mezclamos las células con el gel para crear “biotintas” que se cargan en una impresora 3D. La impresora, también cargada con tomografías computarizadas o resonancias magnéticas del paciente, genera construcciones de alta resolución de corazones o parches cardiacos que coinciden con las características anatómicas y bioquímicas del paciente, reduciendo así la posibilidad de rechazo o mal funcionamiento.

¿Cómo se podría utilizar?

La singularidad de nuestro desarrollo es la capacidad de diseñar estructuras anatómicas complejas (como corazones y parches cardíacos) con vasos sanguíneos de alta resolución y a partir de las células del paciente, utilizando datos digitales de tomografías computarizadas de pacientes para imitar mejor las estructuras anatómicas del paciente. Hasta ahora, los corazones se imprimían sin células, sin vasos sanguíneos o a partir de materiales que no procedían del paciente. El hecho de que nuestro corazón impreso sea bioquímica y anatómicamente “personalizado” disminuye en gran medida la posibilidad de rechazo y otras complicaciones que amenazan la vida.

¿Podría ser un gran avance en el campo de los trasplantes de órganos?

Aunque el corazón impreso contiene células latientes, no es de ninguna manera un órgano funcional que esté listo para el trasplante. Todavía estamos lejos de eso. El principal reto que tenemos que superar ahora es el cultivo y la maduración a largo plazo de los tejidos y órganos. Este paso es crucial para obtener el comportamiento fisiológico de las estructuras diseñadas (en nuestro caso, es la capacidad de los corazones de contraerse sincrónicamente y bombear sangre).

¿Podría ser usado pronto para un paciente real?

Ahora estamos investigando estos aspectos bajo condiciones controladas en el laboratorio. Si obtenemos resultados positivos, pasaremos a los experimentos de trasplante en modelos animales.

¿Qué sigue?

Esperamos que este desarrollo, junto con los trabajos inspiradores y elegantes que están llevando a cabo nuestros colegas en todo el mundo, hagan avanzar el campo de la medicina regenerativa y hagan avanzar la ingeniería de tejidos. Esperamos ver más y más avances significativos en el futuro cercano. Esto nos acercará al objetivo final de la aplicación clínica. Y tal vez algún día tendremos la oportunidad de reemplazar los órganos lesionados o enfermos con órganos de ingeniería.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo