Crisis de Washington y Teherán se profundiza

Un año después de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de Irán “existe la posibilidad de otra guerra catastrófica en el Medio Oriente con enormes bajas iraníes”, avisa experto.

Por Miguel Velazquez Metro World News

Un año después de que Estados Unidos se retiró del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) de 2015, un acuerdo que establece límites al programa nuclear de Irán para garantizar que no produzca armas nucleares, las tensiones entre los dos países son más graves que nunca. El miércoles 8 de mayo, Irán anunció que se estaba retirando parcialmente de un acuerdo nuclear histórico, lo que marcó una seria escalada en el enfrentamiento de Teherán con Estados Unidos.

“Hay una confrontación cada vez más hostil entre Irán y los Estados Unidos y su aliado Arabia Saudita. John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente Trump, es un firme defensor del cambio de régimen al estilo de Irak por la guerra con respecto a Irán”, explicó a Metro Dan Plesch, profesor del Centro de Estudios Internacionales y Diplomacia de la Universidad SOAS de Londres.

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán han aumentado desde abril, cuando el gobierno de los Estados Unidos decidió no renovar las exenciones para la compra de crudo iraní de ocho países.

La Casa Blanca ha anunciado el despliegue de un portaaviones en el Medio Oriente con su equipo de combate y un grupo especial de bombarderos, después de que el Pentágono describió que había “indicativos” de que Irán planeó “operaciones ofensivas contra las fuerzas e intereses estadounidenses en el región”.

“Existe la posibilidad de otra guerra catastrófica en el Medio Oriente con enormes bajas iraníes. Irán es totalmente superado militarmente por los Estados Unidos, al igual que fue Saddam Hussein”, agregó Plesch.

“El Congreso de los Estados Unidos debería usar su autoridad para bloquear cualquier ataque militar contra Irán por parte de Donald Trump. Ha comenzado a hacer esto con el apoyo de los Estados Unidos para los ataques de Arabia Saudita en Yemen, por lo que este es un objetivo realista. Los aliados europeos y los estados de la región deberían rechazar el uso de su territorio por los Estados Unidos”, añadió el experto.


P&R

Ali Vaez Ali Vaez, Director del Proyecto Irán en la ONG sin fines de lucro International Crisis Group

Cuéntenos sobre la relación actual entre Estados Unidos e Irán.

–Irán ha optado por medidas de represalia mínimas en respuesta a la presión máxima de los Estados Unidos. Esto implica que Teherán aún espera mantener el acuerdo con vida hasta que el resultado de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos quede claro en noviembre de 2020. El marco de estas medidas, en línea con los párrafos 26 y 36 del JCPOA, demuestra que Irán todavía está tratando de mantenerse dentro del marco del trato. Básicamente, esto sigue siendo la continuación de la política de paciencia estratégica de Irán.

Pero Irán anunció que “reducirá los compromisos”. ¿Qué significa eso?

–La mayor preocupación es el plazo de 60 días, que ahora ha puesto a las partes en una espiral de escalada. Ahora, ambos lados han comenzado a destruir el JCPOA, cuya erosión puede acelerar el ritmo en los próximos meses, ya que Washington duplica sus sanciones e Irán se sumerge.

¿Qué podría suceder si la tensión entre Estados Unidos e Irán aumenta y se sale de control?

–La producción excesiva de ‘agua pesada’ no mejoraría a corto plazo las capacidades de Irán para lanzarse a la fabricación de armas nucleares, si así lo decidiera. Esperamos un nuevo informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) a fines de este mes, pero según el último, Teherán tenía 124.8 toneladas métricas de agua pesada en febrero.

Si Irán continúa produciendo al mismo ritmo promedio que antes (2 toneladas por mes), no alcanzaría el umbral antes del 7 de julio. En cuanto al umbral de uranio poco enriquecido (LEU), Irán tenía 163.8 kg de uranio enriquecido al 3.67%.Teherán tiene la capacidad de producir alrededor de 100 kg de LEU por mes. Si lo hace, superará el límite y comenzará a reducir su tiempo de ruptura (la cantidad de tiempo necesario para enriquecer suficiente uranio para una sola arma nuclear) de un año a menos. Pero Teherán mantiene el control de cuán rápido desea escalar.

La buena noticia es que debido a que Irán aún está implementando el Protocolo Adicional al Tratado de No Proliferación, el OIEA puede monitorear todas estas actividades de cerca.
(Ed. El “agua pesada” se utiliza en las centrales nucleares como moderador de neutrones)

¿Cómo resolver el conflicto?

–Washington no está en posición de quejarse por estas violaciones iraníes, porque cometió el pecado original al retirarse unilateralmente del acuerdo el año pasado. Al revocar las exenciones para que los países compren el exceso de producción de agua pesada de Irán y LEU la semana pasada, el gobierno de Trump hizo que el cumplimiento de estos compromisos fuera casi imposible para Teherán. Entonces, al elegir estas dos medidas como su primera respuesta, Irán deja claro dónde está la culpa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo