La Tortuga Verde: haciendo la diferencia una tortuga a la vez

Un complejo ecológico de bajo perfil en el este de El Salvador se centra en la conservación de las tortugas y el rescate de aves marinas. Es un lugar perfecto para tomarse un descanso de las exigencias de la vida moderna, olvidar el tiempo y nadar en el Océano Pacífico. 

Por Johanna Juntunen Metro World News

Cuando tome el camino de tierra del pueblo de El Cuco, disminuya la velocidad. Pollos cruzan frente al carro saliendo de la nada, saltando sobre perros dormidos. Niños en bicicleta giran de lado a lado. De vez en cuando una manada de vacas se apodera del camino. Nadie parece tener prisa.

Albergues de surfistas de estilo barraca alinean el lado de la playa uno tras otro. Pero después de un viaje de diez minutos lleno de baches llegas a La Tortuga Verde. Escondido detrás de altos muros, el complejo parece un parque natural.

Tom Pollak era un ocupado desarrollador de bienes raíces en EEUU que solía venir a surfear y relajarse en el área enamorándose del lugar. Pollak supo exactamente qué hacer. Decidió construir un resort sin sacrificar la naturaleza. Compró varias parcelas de tierra en la playa de Intipuca hace 10 años. Hoy en día, La Tortuga Verde es el centro turístico más popular de la zona.

“Realmente ya llegué a esa edad en la que estoy interesado en retribuir a esta comunidad y este planeta. Soy un surfista, por lo que me vuelve loco un océano limpio y las playas”, dice Pollak en la zona de bar al aire libre de su resort.

El área se llamaba La Tortuga porque es una playa famosa donde las tortugas marinas vienen a poner sus huevos.

“Agregamos la palabra ‘verde’ para que todos supieran que íbamos a ser verdes”, agrega.

Por el amor a las tortugas

Pollak compra 10 mil huevos de tortuga al año a los cazadores furtivos ilegales, y paga $ 3 por docena, que es más de lo que obtendrían de los restaurantes en El Cuco. Los redondos huevos blancos están enterrados en profundos hoyos en la arena. Guardias armados vigilan la guardería cubierta por la noche.

“A menudo tenemos voluntarios que ayudan con los huevos y las tortugas. Generalmente son mochileros, pero también recibimos solicitudes de profesionales que quieren ser parte del equipo de rescate de tortugas”, dice.

Los voluntarios reciben alojamiento gratuito durante la duración de su estancia. Los huéspedes del hotel pueden unirse a ellos para liberar bebés recién nacidos de tortugas en el océano por la noche cuando hay menos depredadores.

“Con toda esta ayuda tenemos una tasa de eclosión muy alta”.

Las crías se colocan cerca del agua, pero tienen que encontrar su propia forma de entrar. Puede tomar muchos intentos porque incluso las olas pequeñas arrastran a los pequeños nadadores rápidamente a la orilla. Una vez en el océano, el 50 por ciento de las tortugas marinas sobrevivirá más allá de las etapas juveniles de su vida. Se enfrentan a muchos peligros causados por la actividad humana, como las redes de pesca, los derrames de petróleo y la basura plástica en el océano, incluidas las pajitas.

“Estamos en el proceso de crear la política de ‘no más pajitas de plástico’. Los reemplazaremos con pajitas de metal reutilizables y comenzaremos a usar utensilios de madera. Pronto venderemos pajas por 25 centavos cada una, y usaremos el dinero para comprar más huevos de tortuga”.

Otra amenaza para las tortugas marinas bebé es la contaminación lumínica. Las luces brillantes de los centros turísticos y las ciudades desorientan a las crías que comienzan a ir hacia ellas en lugar del océano. Esta es la razón por la que las luces rojas se alinean en los caminos hacia las habitaciones y brindan luz por la noche en el restaurante.

“Las tortugas no se confunden porque no ven rojo. Siempre se arrastran hacia el horizonte más brillante que es naturalmente el océano que refleja la luz de las estrellas y la luna”.

Respetando la naturaleza

Pollak también ha atendido a 35 pelícanos pardos lesionados para que vuelvan a volar. Permanecen permanentemente en el resort luego de ser revisados y operados por un veterinario. Los pelícanos residentes caminan libremente alrededor de la propiedad como cualquier otro huésped. Por las mañanas, van a la playa para darse un largo baño en las aguas poco profundas. La playa larga, ancha y arenosa es ideal tanto para aves como para personas. También es seguro ya que el océano se profundiza muy gradualmente.

“No les enseñamos ningún truco a los pelícanos. Cuando tienen hambre, caminan hacia la puerta de la cocina y la golpean con sus poderosos picos, una mano deja caer un pez directamente a la boca”.

Una magnífica ave fragata es la nueva estrella en La Tortuga Verde. Con una envergadura de más de dos metros, estas aves pasan la mayor parte de su vida volando sobre el océano buscando peces. Sus plumas no son a prueba de agua porque carecen de una glándula de aceite, por lo que no pueden sumergirse en el agua. En su lugar, capturan peces voladores desde arriba de las olas y roban comidas de otras aves.

La hembra juvenil sentada en el tocón de un árbol en la barra tiene un ala rota y piernas que no están hechas para caminar.

“Ella es casi parapléjica, pero nos aseguraremos de que tenga una buena vida. Ella se traslada a diferentes partes del resort durante el día”.

Pollak utilizará el ave para educar a las personas sin predicar. Poder ver de cerca un ave fragata es un lujo raro, pero los huéspedes del hotel pueden solicitar que el pájaro se acerque a su mesa para observarla. Una gran placa con información sobre la especie y la importancia de la conservación acompaña al pájaro. Es un proceso que no ocurre de la noche a la mañana.

“La gente necesita más educación. A veces, los jóvenes de este país piensan que está bien recoger algo de arena y tirárselo al pájaro. A través de su cultura no aprendieron a respetar la naturaleza y a todos los seres vivos. Les estamos enseñando otro camino en la vida”, concluye Pollak con firmeza.


La Tortuga Verde

•    Ubicación: Playa El Esterón, Playa Intipuca, La Unión, El Salvador.
•    Tel: + 503-7338 9646
•    Web: latortugaverde.com
•    Habitaciones: $ 25 / noche ($ 10 extra por AC)
•    Alimentación: bar completo y restaurante especializado en pescados y mariscos. Menú de noche en el bar.
•    Otras características: estacionamiento gratuito, agua potable gratuita, piscina, admite mascotas, conexión Wi-Fi gratuita, alquiler de tablas de surf, spa y clases diarias de yoga.


tortuga

 

1- Después de que los huevos de la tortuga marina se hayan incubado, los bebés son liberados en el océano.


tortuga

 

2- Los pelícanos marrones amantes del agua han aprendido observando a los humanos. Uno de ellos sabe cómo abrir la ducha de la playa y usa su habilidad constantemente.


tortuga

 

3- El restaurante sirve deliciosa comida especializada en pescados y mariscos frescos que compran a los pescadores.


tortuga

 

4- Las habitaciones de estilo rústico de cabañas con dos camas dobles están construidas alrededor de árboles que ofrecen sombra en el clima tropical cálido y húmedo.


tortuga

 

5- Las románticas puestas de sol invitan a pasear por la playa.


tortuga

6- El surf y la natación son actividades populares en La Tortuga Verde.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo