Rodolfo Dirzo: “Esta extinción se relaciona con la actividad humana”

Por Daniel Casillas Metro World News

¿Actualmente estamos enfrentando una extinción masiva o estamos cerca de una extinción masiva?

–Hemos documentado que a partir del año 1500 para acá, el número de especies que se han extinguido globalmente, que ha desaparecido de la faz de la Tierra, es relativamente bajo, son como 338 especies. La gente ve esos datos y dice ‘esto no puede ser una extinción masiva si tenemos alrededor de 10 millones de especies, 338 pueden ser nada’, lo que pasa es que de esas 338, casi 200 se han extinguido en las últimas décadas, del año 1900 a la fecha, eso quiere decir que vamos en un proceso de aceleración verdaderamente intenso.

El número parece no aludir a una extinción masiva, sin embargo, comparado con las extinciones que ha habido en el pasado, cuando no había presencia humana, cuando no había un meteorito que chocara con la Tierra, la taza de extinción global era del orden de entre 100 y 1000 veces menor de lo que estamos viviendo ahora, o sea que la velocidad de extinción es muy alta, aunque el número no parece impresionar. Pero la extinción biológica no es únicamente la extinción de especies de la faz de la Tierra, con esto no quiero minimizar que ese problema sea importante, el problema central radica, y aquí es donde la extinción es masiva, en la extinción de las poblaciones de las especies. El problema es que las especies pueden existir en algún lugar, pero muchas de sus poblaciones se han extinguido. Un ejemplo de esta situación es el Jaguar, que tenía una distribución muy amplia, que iba desde el sur de los Estados Unidos hasta Argentina, pero si tú lo ves ahora existe únicamente en algunos lugares particulares, entonces, la especie todavía existe, no se ha extinguido, pero las poblaciones de esas especie ya no existen en múltiples localidades.

¿Qué está causando esa extinción masiva?
–No hay duda de que esta extinción masiva está relacionada con la actividad humana, en particular con los siguientes factores:

Numero uno, la destrucción de los hábitats es verdaderamente dramática y es un factor que inside directamente en la extinción de las especies.

El segundo factor es la sobreexplotación de muchas especies. Un ejemplo es la sobreexplotación de los elefantes africanos por el tráfico de marfil.

Un tercer factor es la contaminación ambiental, los contaminantes siguen creciendo aún en los lugares menos esperados. Hay ballenas a las que se les ha detectado un sinnúmero de contaminantes.

En cuarto lugar se encuentra la invasión de especies, problema que a veces se minimiza. Islas que han tenido invasión de ratas han tenido extinciones enormes de especies de plantas y animales.

Y por último, yendo de cara al futuro, el cambio climático, que va a tener incidencia en la destrucción de hábitats, va a impedir el desplazamiento de especies, va a terminar con el rango de tolerancia de muchas especies.

Otro dato alarmante es que estos cinco factores están combinados entre sí y todos son de origen antropogénico, lo cual hace evidente que ese pulso de extinción masiva que vivimos ahora es impulsado por la actividad humana.

¿Qué tipo de especies están en mayor peligro?

–En el caso de animales, resulta muy evidente a partir de numerosos estudios, que las especies que tienen un tamaño corporal grande son las más susceptibles y esto tiene que ver con que el tamaño corporal es indicador directo de que esas especies requieren hábitats muy amplios y típicamente tienen camadas muy bajas; por ejemplo, un jaguar tiene camadas poco numerosas comparadas con las de una rata.

Las especies que se han extinguido desde la época del Pleitoceno son las grandes y actualmente las especies más amenazadas tienen en promedio un mayor tamaño corporal que las que no están amenazadas. Esta situación plantea otro problema crítico, porque cuando se impacta a las especies grandes se abren oportunidades parea especies pequeñas, como los roedores. Eso tiene repercusiones porque muchos de los problemas de transmisión de enfermedades zoonóticas están relacionadas con especies pequeñas, como los roedores.

Un estudio sostiene que la Tierra podría tardar hasta 10 millones de años en recuperar de la extinción masiva ¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Puede la Tierra recuperarse?

–Esa información es bastante buena, en particular se refiere al caso de los vertebrados. Imaginemos una situación de extinción masiva, como ha ocurrido en el pasado, cinco veces en el pasado en los últimos 550 millones de años, se ha podido calcular que la Tierra vuelve a tener un número de especies similar al que tenía antes de la extinción en aproximadamente 10 millones de años. Pero un problema es que la Tierra tarda muchísimo tiempo en recuperarse, lo cual no es consuelo para la humanidad… No hay duda que el planeta se va a recuperar, lo ha hecho antes, pero para nosotros eso no es muy esperanzador porque nadie de nosotros va a vivir 10 millones de años y las especies que estarán tras la recuperación serán muy diferentes de lo que hay ahora.

¿Qué podemos hacer para detener la extinción masiva?

–Hay dos perspectivas al respecto: una, hay un gran daño que ya se ha hecho, pero hay una perspectiva optimista, pensando que todavía podemos hacer mucho por recuperar y mantener a las especies que nos acompañan.

Debemos tener la capacidad de detener la destrucción de los hábitats, y lo podemos lograr como sociedad, así como la sobreexplotación de las especies. También tendríamos que hacer un esfuerzo grande para asegurarnos de que el sistema de áreas protegidas sean efectivamente capaz de proteger lo que nos queda de la biodiversidad.

Otro punto importante es tener una sociedad informada, creo que en la medida de que la sociedad entienda lo que está en juego podría incidir incluso en los tomadores de decisiones.

Sin embargo, ninguna de estas acciones va a funcionar si no empezamos a atacar seriamente el problema de la estabilización de la población humana.

Loading...
Revisa el siguiente artículo