Adriana Convers: Inspiración y amor propio ante el espejo

Más conocida como FatPandora, la influencer de tallas grandes más famosa de Latinoamérica nos habla sobre su nuevo libro, A todas nos pasa

Por Luz LAncheros Metro World News

Para comienzos de década hubo un boom de blogueros de moda colombianos que acercaron la moda internacional a muchas personas. De esta manera, inspiraron a miles de internautas. Una de ellas lo hizo desde un territorio siempre en disputa: la corporalidad. Adriana Convers, publicista, escritora e influencer colombiana de 31 años,  se definía ya desde entonces, a sí misma, como ‘Fat’ (gorda), una palabra totalmente revolucionaria en un país que se precia de tener cuestionables ‘tesoros’ como  la belleza heteronormativa de sus mujeres.

Con su blog y luego cuenta (@fatpandora) Adriana rompió esquemas. Antes de ella y de Laura Agudelo (La Pesada de Moda), las mujeres gordas colombianas tenían modelos totalmente caricaturescos y paternalistas. Pero Adriana con la moda ha mostrado que los complejos se pueden dejar a un lado al tener consigo un soberbio sentido del estilo (ha salido reseñada en publicaciones importantes como Man Repeller, Elle y Buzzfeed, entre otras), su delicioso sentido del humor (con sus historias de Instagram, donde ya tiene más de 69.000 seguidores) y un poderoso mensaje de amor propio. Así muestra que a todas nos pasan casi las mismas cosas, pero en diferente formato: batallar con nosotros mismos para luego encontrarnos frente al espejo. Asumirnos, amarnos ante el mundo y de esta manera inspirar a otros.

Esto es lo que cuenta en su libro A todas nos pasa. Un viaje en el que revisa su azarosa historia con su cuerpo y con su autoimagen para llegar a mostrar el amor propio como una afirmación con un significado realmente transformador. Pero siempre a su manera: en un tono accesible y tan único como ella.

PUBLIMETRO habló con Adriana sobre su libro y cómo ha llegado a mostrar que las tallas grandes y cualquier singularidad escapan de las etiquetas.

¿Cómo fue el proceso de contar su historia?

Fue un ejercicio de autorreconocimiento. Fue desempolvar cosas que creía archivadas. Revivir momentos de la vida chéveres y no tan chéveres. Antes de empezar a escribir, mi editora me dijo que sería un ejercicio muy interesante para mí. Pero hubo un capítulo en especial que fue muy duro y lloré bastante escribiéndolo. Era algo necesario, porque en el momento en el que se vivieron esas cosas no tenía la madurez que hoy en día tengo para retomar eso y se tenía que sanar.

¿Cómo planteó el tema de no lucir como una mujer heteronormativa en un país donde se le inculca que lo sea?

Es un libro que lo escribió una gorda y que no solo aborda la temática de las gordas. También aborda todas estas cosas que ignoramos de las otras mujeres y que ellas ven como complejo. Hablo de lo que es ser gorda, pero sobre todo, hablo de cómo las mujeres colombianas sufrimos al nuestros cuerpos estar siendo constantemente fiscalizados. Fue muy difícil hacerlo sin resentimiento y con humor, porque así se transmiten los mensajes de manera más poderosa.

¿De qué consta el libro?

Son nueve capítulos y el último es un desafío. Es un tema de no solo leer: acá venimos todas a salir adelante unidas. Todas estamos en construcción. Todas lo haremos juntas. Hay un tema emocional, de mi vida, pero también hay un tema de moda muy presente.

¿Cómo llegó a amarse para luego inspirar?

Yo creo que uno es su principal hater cuando es gordo, uno se autosabotea, uno se crea monstruos en su cabeza y el que está constantemente prevenido. Cuando sabes que la gordura no es un defecto, sino una condición  y cuando asumes que es parte de ti, pero no te define como persona, ya cambias, y la percepción sobre ti empieza a cambiar.

¿Qué cree que es lo que más ama la gente de FatPandora?

Que soy una gorda que no se vive dando palo por ser gorda. Que no le come a lo que dicen de la moda. Si nosotras hiciéramos caso a todo lo que nos han dicho, iríamos todas de negro y muy aburridas. Creo que uno, es eso, uso muchas cosas que ellas nunca se pondrían. Me escriben diciendo que no sabían que podrían ponerse unos culottes, por ejemplo. Yo les digo: ‘¡pónganselos!’. Lo segundo, es que tengo una vida contraria a lo que se espera de una gorda. La gente cree que las gordas no tienen pareja, que no viajan, no se divierten, etc. Yo muestro que no es así. También aman mi sentido del humor, cómo me burlo de mí misma, pongo memes, etc. Y por último, que siempre respondo, a quien me pregunta con amor y cariño.

Algunos dicen que hace una apología a la obesidad…

Uno, yo no le digo a nadie que se engorde y que ser gordo es genial. No lo es. No nos digamos mentiras: social y culturalmente, para tener un trabajo es mejor ser flaco que gordo. Dos, yo no le estoy diciendo a nadie que se engorde: lo que les digo es: ‘hey, dejemos de sufrir, dejemos de estar acomplejadas, y pues acá estamos’. Ahora, la obesidad es un problema. Es una epidemia mundial, pero hay otros grandes problemas, como la salud mental. Yo prefiero mostrar que superé un problema de autoestima y ser feliz antes satisfacer expectativas ajenas.

Por otro lado, yo ya me vi flaca, y fui muy infeliz en ese momento de mi vida. La gente me vive diciendo: ‘tú representas un problema de salud pública’. ‘Tu deberías bajar por tu problema de salud’. Y yo les digo: ‘por estar haciendo mil cosas para eso, perdí mi salud. Yo era una gorda sana antes de todo esto. Y luego de lo que pasé obtuve otros problemas’. Y eso lo digo en el libro, en el capítulo Es por tu salud, que fue el más duro de escribir.

¿Cómo se siente al estar en el spot de grandes medios y marcas?

Me siento muy agradecida, que eso suceda, más allá de mi persona, porque siento –y eso lo digo en el libro– que mi triunfo, es nuestro triunfo, es un triunfo de mujeres que tenemos  complejos e inseguridades y no somos heteronormativas. Me siento muy halagada porque sea yo la elegida para eso y dos, porque sé que muchas mujeres se pueden inspirar y salir cada mañana a decirse ‘me amo’. Me siento halagada y afortunada con la misión de seguir creando espacios para nosotras. No solo para  las gordas, sino para las que no pertenecemos al estándar de lo que se considera bello.

¿Qué es para usted ser influencer?

Creo que ser influenciador significa que tienes una comunidad que cree en ti y así como creen en ti, tú tienes responsabilidad con ellos de creer en lo que dices. Y que lo que demuestras y profesas es realmente así. Hay que tener un discurso personal sólido en todo aspecto.

Loading...
Revisa el siguiente artículo