El presidente millennial que gobierna a través de Twitter

Por Sebastián Foncea [email protected]

Nayib Bukele (37) llegó a la política de El salvador desde los negocios y la publicidad, porque estuvo doce años a cargo de las campañas del partido “Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional”, donde el 2012 le hicieron un cupo para postular como alcalde de Nuevo Cuscatlán, para luego el 2015 quedarse con el municipio de la capital, San Salvador, su plataforma para la presidencia que asumió en el 1 de junio.

Bukele postuló para encabezar al Gobierno como abanderado de la izquierdista “Gran Alianza por la Unidad Nacional”, y ganó en primera vuelta con el 53,1% de los votos.

El mandatario es hijo de un inmigrante palestino, dejó la carrera de Derecho a los 18 años para dedicarse a los negocios, es el presidente más joven de Latinoamérica y, según sus seguidores, “el más cool del mundo”.

Desde que asumió, su forma de remover a los funcionarios públicos, que a su juicio estaban en sus cargos por razones políticas, llamó la atención porque en vez de usar un memorándum lo hace por Twitter. Por ejemplo, utilizó esa forma de desvinculación con Guillermo Funes, quien durante diez años fue director del Banco Centroamericano de Integración Económica, con un salario de 20 mil dólares, ya que según Bukele estaba en el cargo porque era hermano de un presidente al momento de su nombramiento.

También por Twitter y con su frase “se le ordena”, le ha indicado al director de Aduanas que deje entrar “una ambulancia que la administración anterior tenía retenida sin motivo”, y le exigió al ministro de Obras Públicas la licitación de una carretera en tiempo récord.

Por su forma de usar las redes sociales Bukele ha sido comparado por analistas internacionales con Donald Trump, pero el salvadoreño ha manifestado públicamente que admira al presidente mexicano Andrés López Obrador.

Otras críticas que ha recibido se deben a su supuesta incoherencia, porque Bukele ha despedido a varios “apitutados” políticos, pero no dudó un segundo en colocar a su esposa en un cargo público cuando fue alcalde de la capital.

“Ella no sólo es mi esposa, es mi complemento, y yo el suyo. El que vote por mí para un cargo público sabe que ella viene en el paquete. Así somos, un equipo, desde que nos conocimos”, dijo entonces.

A pesar de que su padre era musulmán, Bukele heredó de su madre la religión católica y se ha manifestado en contra del matrimonio homosexual y el aborto.

Loading...
Revisa el siguiente artículo