Bachelet en la mira de todos

Gran expectación internacional por el resultado del informe de la alta comisionada de DDHH de la ONU sobre la situación en Venezuela, tras una visita no exenta de polémica

Por sebastián foncea [email protected]

Luego de tres días en Venezuela, el viernes Michele Bachelet se dirigió a la prensa poco antes de dejar el país. La alta comisionada de DDHH de la ONU se mostró conmovida por la situación de los presos políticos y pidió su liberación, y también destacó su preocupación por los efectos de las sanciones de EEUU sobre la industria petrolera local.

“Fue profundamente doloroso escuchar el anhelo de las víctimas de los familiares por obtener justicia ante graves violaciones de los DDHH, o a las víctimas de la violencia política por ser partidarios del régimen. Tenemos el compromiso expreso del Gobierno para llevar a cabo una evaluación de la Comisión Nacional para la Prevención de la Tortura, así como para evaluar los principales obstáculos en el acceso a la justicia del país”, dijo.

Bachelet confirmó que trabajará por el establecimiento de una oficina permanente, cuya gestión estará en función de las recomendaciones del informe que su oficina presentará el próximo 5 de julio ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra.

Sobre el contenido del informe, diversas personalidades y organismos han manifestado su expectación. La Conferencia Episcopal Venezolana le entregó una carta a Bachelet en la que no sólo habla de la crisis humanitaria que vive el país, sino que hace un pedido directo para que refleje en su informe “el rostro real de lo que pasa en Venezuela”.

El presidente encargado, Juan Guaidó, manifestó sobre la visita que “fue un reconocimiento a la crisis provocada por este régimen, y la necesidad de una solución urgente”. En cuanto al informe dijo que “va a ser mucho más contundente que el presentado de manera preliminar en marzo”.

José Miguel Vivanco, director ejecutivo de Human Rights Watch, fue crítico con la visita, y pesimista sobre sus efectos y el contenido del informe. Manifestó que “a cambio de la presencia de dos funcionarios de su oficina en Caracas, cuyo acceso real está por verse, Bachelet evitó responsabilizar al régimen de Maduro por sus graves y sistemáticos abusos y la emergencia humanitaria. Ojalá su informe no esté plagado de ambigüedades”.

En tanto, el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, canciller del segundo Gobierno de Bachelet, destacó que anunciara que dos personas de su equipo continuarán en Caracas monitoreando la situación en el país y el estado de los presos políticos. Además destacó que ella “estuviera del lado de las víctimas de crímenes de lesa humanidad”, y dijo que espera que eso marque la línea del informe.

Menos optimista es el director del Foro Penal Venezolano que defiende a los presos políticos. Alfredo Romero criticó Bachelet, pues considera que no se lograron los resultados esperados con su presencia. “La efectividad de la visita y los resultados no se han obtenido. Al día de hoy no se ha obtenido la libertad de los presos políticos. Esperamos que el informe no sea tímido como la declaración (que dio antes de partir del país”.

“No siga perdiendo el tiempo, señora Bachelet”

El profesor en el Centro de Estudios Latinoamericanos y en el programa Democracy & Governance, de la Universidad de Georgetown, Héctor Schamis, fue más duro.

“No siga perdiendo el tiempo, señora Bachelet, informes tenemos. La OEA produjo varios, las organizaciones de la sociedad civil en Venezuela igual, y otro tanto su propia oficina antes de su llegada, el 22 de junio del 2018. Nótese el título del mismo: ‘Violaciones de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela: una espiral descendente que no parece tener fin’. Úselo, cópielo, plágielo, señora Bachelet, allí tiene la evaluación que necesita”, escribió en un artículo.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, señaló que “las graves denuncias de violación de DD HH que recibió Michelle Bachelet son crímenes de lesa humanidad que deslegitiman absolutamente el régimen de Nicolás Maduro, tanto como su ilegítima elección y el avasallamiento de las instituciones”.

Sostuvo que “es fundamental” que la Alta Comisionada de DDHH de la ONU, Michelle Bachelet, “traslade los testimonios y las denuncias recibidas en Venezuela a la Corte Penal Internacional en el marco de las denuncias realizadas sobre crímenes de lesa humanidad”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo