Ileana Cabra: Más allá de ser ‘la hermanita’ de Residente

Hablamos con la cantante boricua, exintegrante de Calle 13, sobre Almadura, su reciente trabajo discográfico

Por LAURA LÓPEZ Metro World News

iLe, como muchos conocen a Ileana Cabra –quien se dio a conocer como la voz femenina de Calle 13 al ser la hermana menor de Residente–, presenta Almadura, su segundo álbum en solitario luego de iLevitable (2016), con el que ganó el Grammy. Hablamos con ella sobre el proceso creativo de este disco y lo que significa para ella.

Tenemos su nuevo disco, Almadura, cuyo título es un juego de palabras…

Fue todo un proceso con diferentes fases: desde el principio (y una vez se definió el concepto del disco) supe que quería crear algo constructivo. También conecté esta idea con el momento en el que estoy, la necesidad de que se hable de todas estas cosas. Juntando todo eso, armé un concepto que redondeaba lo que quería comunicar. Desde ese punto, van naciendo las canciones, pero también me iba adentrando a otra fase en la que empezamos a pensar el título, la imagen y demás.

Básicamente, esta fue una manera visual de expresar lo que dice el disco; mantener nuestra memoria viva, protegernos a nosotros mismos, proteger nuestra historia y cultura, lo que somos. Solo así vamos a poder enfrentarnos a nuestras realidades, que muchas veces necesitamos internalizar. Y, así, reconocer nuestra fuerza interior.

¿Por eso la vemos vestida como una guerrera en la carátula?

En la carátula tengo una armadura puesta, que igual tiene varios simbolismos dentro de la imagen en sí misma, que ya directamente expresa muchas cosas. Pero también hay todo un simbolismo más puertorriqueño detrás, diría yo: la armadura tiene alguna textura, algunos materiales de cosas que se usan acá en Puerto Rico. También es una forma de hacer una armadura con lo que tenemos, con lo que hay. Y, al ser una colonia de tantos años, no sabemos lo que es tener una armadura por nuestra historia. Así que también une ese simbolismo de patriotismo puertorriqueño, pero a la vez, esto habla de algo universal.

Dos discos en tres años es mucho trabajo para una solista. ¿Tenía muchas ideas guardadas desde antes de lanzarse por su cuenta?

Ha sido un proceso muy íntimo, en verdad. En los dos discos, cada uno de manera distinta, he tenido mis inquietudes de acuerdo con el momento en el que he estado. Siempre me gusta partir desde la honestidad, desde lo que siento. De esa manera lo transmito a través de las canciones. Ahora, diría que el primer disco hacía más énfasis en las vulnerabilidades que tenemos dentro. Estas, para mí, son todo lo contrario: son lo que nos hace fuertes. Ya en este segundo disco hablo desde esa fuerza aprendida y adquirida, desde ahí he estado escribiendo lo que tengo hasta ahora, que ha surgido desde situaciones distintas, pero manteniéndome conectada con lo que he estado diciendo.

Usted ha hablado mucho de rescatar la raíz y mantener la tradición; de todas estas formas de mantenerla, ¿en cuál se enfoca para lograrlo desde la música?

Vengo de Puerto Rico, donde estamos en un momento crítico en el que no sabemos qué va a pasar y, al mismo tiempo, no estamos preparados para saber qué hacer, sino que estamos esperando que otras personas vayan a salvarnos y a reestructurarnos en vez de saber que somos nosotros mismos los que debemos llegar a esa resolución. Desde esa frustración, de sentir que no somos suficientes y devaluar nuestras capacidades, escribo estas cosas. Viene de ahí, desde ese reconocimiento de lo que somos y lo que tenemos. Tenemos que usarlo a nuestro favor y como herramienta.

Creo que eso se traduce también en muchas situaciones que viven otros países. Es necesario recuperar desde la raíz, porque hay muchas cosas que nos conducen a ignorar lo que está pasando a nuestro alrededor.

También creo que es importante que hablemos de las cosas que nos afectan, para que no se acumulen y reaccionemos de una manera productiva. Y, claramente, dentro de nuestra música hay mucha historia que nos ayudaría a entender un poquito mejor nuestro presente y así trabajar hacia un mejor futuro.

¿Por qué eligió la historia de Odio, (masacre que tuvo lugar en 1978 y en la que fueron asesinados dos jóvenes activistas en favor de la independencia)?

Si bien nos reunimos para tener una lluvia de ideas, muchas de estas, al final, estaban asociadas a esta historia. Por eso decidimos recrear ese suceso, que por nuestra situación colonial no se enseña lo suficiente ni se esclarece. Aún estamos confundidos sobre lo que ha pasado.

Ahora, me choca que muchas generaciones nuevas no conozcan este suceso, donde no solo estuvo involucrado el gobierno de Puerto Rico, sino también el de Estados Unidos. Reitero que es algo que en las escuelas no nos enseñan, porque es parte del sistema: son cosas que no debemos saber.

Me parecía importante que la gente conociera esto dentro y fuera de Puerto Rico, para que no se quede en el olvido

Loading...
Revisa el siguiente artículo