¿Por qué Japón insiste en la caza de ballenas?

Desde el siglo XII realizan esa práctica que se intensificó luego de la Segunda Guerra Mundial debido a la hambruna, y ahora reanudarán su pesca comercial

Por Sebastián Foncea [email protected]

El año pasado Japón se retiró de la Comisión Ballenera Internacional, y ahora volverá a cazarlas en su zona económica exclusiva.

Desde 1886 la isla había dejado la pesca comercial de los cetáceos motivada por la presión internacional, y desde entonces siguió capturando ejemplares, pero amparada en la “investigación científica”; una excusa para seguir consumiendo.

Los defensores de la práctica aseguran que es una tradición antiquísima, que según la Asociación Japonesa de la Caza de Ballenas comenzó en precarias embarcaciones en el siglo XII.

La caza siguió de manera artesanal hasta mediados del siglo XIX, y en 1906 fue construida una base industrial en Ayukawa, marcando así el inicio del procesamiento moderno del animal.

La derrota en la Segunda Guerra Mundial dejó al país en la miseria, y su población literalmente se moría de hambre, entonces la Marina de EEUU cedió dos barcos de guerra que fueron transformados en balleneros.

Desde fines de los años 40 hasta mediados de los 60 la carne de ballena fue la más requerida en el país, tanto así que en 1964 Japón consumió más de 24 mil ejemplares.

El país durante este año capturará 227 cetáceos en los alrededores de la isla, una cifra menor a las 330 ballenas que cazaron el año pasado en la Antártica, y las  autoridades aseguraron que pescarán especies sin peligro de extinción.

Loading...
Revisa el siguiente artículo