Como la URSS: Rusia declaró “secreto de Estado” accidente de submarino

Por Sebastian Foncea

La última serie de moda trasmitida por HBO fue Chernobyl, y ahí se aprecia cómo la Unión Soviética (Urss) movía los hilos políticos y burocráticos para distorsionar la realidad y la información que le interesaba que su población supiera. Algo parecido pasó ahora, 33 años después, luego de un accidente de un submarino.
Un nave que transitaba por el Mar de Barents, supuestamente realizando investigaciones sobre el medio ambiente y el fondo marino, sufrió un incendio que le costó la vida a 14 personas, entre las que había siete oficiales.

A pesar de que la información del gobierno ruso indicó que el submarino realizaba labores pacíficas, Vladimir Putin se negó a dar más detalles sobre las causas del supuesto accidente y declaró el asunto como un “secreto de Estado”.

Las víctimas fallecieron intoxicadas, y medios rusos informaron que el submarino afectado pudo haber sido uno nuclear modelo AS-12, también conocido como Losharik, utilizado para operaciones a gran profundidad, generalmente de carácter militar.

El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, se limitó a informar que “esta información no puede hacerse pública en su totalidad. Entra dentro de la categoría de secreto de Estado, el estado mayor de las fuerzas armadas rusas dispone de una información completa sobre la tragedia”.

El ministro de Defensa, Serguei Shoigu, se trasladó a la base militar de Severomorsk, en el Ártico, para encabezar las investigaciones. El secretario de Estado también informó que en el accidente hubo sobrevivientes (sin especificar cuantos), entre los que destaca un civil que, junto con otras personas, fue protegido en un lugar herméticamente cerrado.

La reciente tragedia recordó el accidente del submarino nuclear Kursk, de 155 metros de largo y cuatro pisos de altura, que el año 2000 se hundió durante un ejercicio naval en el Mar de Barents con 118 tripulantes a bordo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo