Caifanes: “Mientras que la gente quiera seguir escuchándonos, aquí estaremos”

Después de un regreso triunfal en 2011, que se dio casi por casualidad, la legendaria banda mexicana no ha parado. Hablamos con Alfonso André, baterista de la agrupación, de lo que ha significado para ellos volver

Por Catalina Forero Metro World News

Lanzaron Heridos después de 25 años de no tener nueva música como Caifanes, ¿cómo fue volver a un estudio de grabación y enfrentarse de nuevo a la etapa creativa?

¡Eso de los 25 años suena tremendo! (risas). Aunque sí hemos grabado muchas otras cosas, con Jaguares y como solistas, no lo habíamos hecho bajo el nombre de Caifanes. Y pues esta alineación, el cuarteto original que grabó Heridos, hace treinta y tantos años que no grababa nada… porque fuimos nosotros cuatro los que hicimos el primer disco, después se integró Alejandro y grabamos varios discos más con él. Entonces sí, fue difícil en un principio animarnos.

Estuvimos pensando mucho tiempo: ¿qué va a pensar la gente?, ¿qué va a pasar cuando estemos ahí?, ¿va a estar todavía la magia? Había muchas preguntas y poníamos pretextos para no entrarle a la grabación. Al fin estábamos en mitad de una gira en Estados Unidos, teníamos un par de días libres y decidimos ‘bookear’ un estudio en Nashville, nos metimos allí y terminamos una canción que estaba ya muy cerca de llegar a su versión final, pero no la habíamos trabajado todos juntos.

Llegamos a ver cómo la arreglábamos, qué sonido le dábamos y a diseñar una base rítmica, y todo fluyó de manera superorgánica y muy natural. Hicimos creo que cuatro tomas nada más y ya estaba la canción. Fue muy reconfortante ver que sigue intacta esa manera de trabajar que teníamos en un principio. Todo fluyó de maravilla y nos quedaron ganas de volver a hacerlo.

¿Eso significa que van a regresar al estudio a grabar un disco?

No creo que vayamos a meternos a grabar un disco entero, porque tenemos la agenda bastante apretada. No podemos parar un mes o más que puede llevarte hacer unas 10 canciones, pero sí queremos seguir de esta manera. Nos gustó la experiencia de haber grabado un track… tal vez hagamos dos o tres de un solo tirón.

Duraron 15 años separados, un tiempo en el que parte de la banda se convirtió en Jaguares y cada uno en sus proyectos como solistas y productores maduró de distintas maneras. ¿Cómo se ve reflejado esto en este regreso, no solo en la nueva música, sino en la presencia que han tenido en los escenarios desde 2011, cuando se reunieron para ese famoso Vive Latino que los puso de nuevo a tocar juntos?

La verdad es que estábamos en Jaguares y dijimos: ‘vamos a parar’, la idea es que fuera un par de años, cuando mucho, para que Saúl hiciera su disco solista, y yo también aprovechar y hacer el mío, pero pensábamos regresar eventualmente con Jaguares. Y de repente vino el reencuentro de Caifanes y ya fue, no hemos parado de trabajar. Ya vamos ocho años sin parar y la verdad es que es increíble sentir el cariño de la gente y la relación musical que hay entre nosotros. Nos la pasamos muy bien arriba del escenario tocando y eso se siente. También la gente la pasa muy bien en los shows. Hay una cierta energía en los conciertos de Caifanes que va de ida y vuelta entre nosotros y el público que es muy especial, y no queremos dejar de sentir esa magia que está intacta. Mientras que la gente quiera seguir escuchándonos, aquí estaremos.

¿Se podría decir que esta vez la separación con Alejandro Marcovich fue mucho más madura que hace 25 años?, ¿cómo han manejado esos asuntos en la actualidad?

Hace 25 años justamente tuvimos que cambiar el nombre del grupo porque Alejandro demandó a la disquera y fue todo un rollo, y decidimos hacerlo para no meternos en un pleito legal que pudo haber durado muchísimos años en resolverse, solo queríamos seguir tocando. Pero, en realidad nosotros sentíamos que era la misma banda con otro nombre. Y aunque al final de cuentas acabaron siendo dos bandas muy diferentes, nuestro objetivo era ese, poder seguir adelante haciendo música bajo el nombre que fuera.

Y ahora el nombre se recuperó. En su momento, Alejandro perdió la demanda contra la disquera, y el nombre se lo devolvieron a su dueño original, que es Saúl y ya. Ahorita estamos funcionando muy bien, con mucha armonía entre nosotros cuatro.

Eso no quiere decir que no haya desacuerdos, pero ya se resuelven de manera más madura y creo que estamos cada uno con el ego bastante más controlado, y reconocemos mucho más el valor de cada uno de los integrantes. Caifanes es una suma de los talentos de cada uno de los que la integramos y eso lo tenemos muy claro.

Heridos sigue manteniendo esa esencia rockera de la banda, aunque el sonido, de cierta manera, recuerda un poco a Jaguares… Musicalmente, ¿a qué le apuntaron?

A Caifanes. A sonar a nosotros como sonamos hoy en día. Nos dejamos fluir en el estudio y salió lo que salió. Es la forma de tocar de Sabo, que es muy peculiar, o la forma de arreglar las canciones de Diego. A mí no me suena a Jaguares, pero sí he oído a varias personas decir eso. Aunque más bien Jaguares me suena a la continuación de Caifanes, que eso fue lo que realmente sucedió, porque Saúl y yo seguimos con Jaguares tocando las canciones de Caifanes, más otras composiciones de Saúl. Obviamente, hubo otros músicos que le dieron su aporte al sonido del grupo en distintas etapas, pero a fin de cuentas, para mí era una continuación y tienen muchas cosas en común.

Son más de 30 años de ser leyendas y referentes del rock latinoamericano, ¿cómo han hecho para mantener vivo ese legado y, sobre todo, para llegarles a nuevas generaciones?

No es algo consciente, es algo que se dio, no sabemos por qué exactamente, pero estamos muy agradecidos de que haya sido así. En los conciertos aquí en México vemos muchísima gente joven, que no les tocó siquiera ver a Caifanes cuando estábamos de gira defendiendo aquellos discos que grabamos hace tanto tiempo, y conocieron a la banda por grabaciones o por el tío raro, los hermanos mayores o los padres. Nos encanta ver tanta gente joven, porque es como decir que esto que hicimos hace tantos años sigue vigente en el corazón de mucha gente. No sabemos por qué se dio, pero nos alegra que así fuera.

Loading...
Revisa el siguiente artículo