Francia impondrá el “impuesto ecológico” para las tarifas aéreas

El país europeo ha programado introducir un impuesto ecológico en los vuelos de salida desde los aeropuertos locales a partir del próximo año. Metro investiga qué hay detrás de la decisión.

Por Miguel Velázquez |Metro World News

Visitar uno de los destinos más populares del mundo podría ser más caro. Francia está programada para implementar un nuevo “impuesto ecológico” para las tarifas aéreas que se espera que aumente 202 millones de dólares a partir del año 2020, lo cual se utilizará para financiar la red de transporte público local.

Según se informa, el monto del impuesto dependerá del tipo de boleto que compre un pasajero. Por ejemplo, los boletos de clase económica en vuelos dentro de Francia o en la UE tendrán un impuesto de €1.50 (USD$ 1.7), mientras que la clase de negocios tendrá la tarifa más alta de hasta €18 (USD$ 20.25).

El impuesto solo se aplicará a los vuelos salientes y no a los que vuelan al país.

La nueva medida se ajusta a la política gubernamental del presidente Emmanuel Macron, que intenta fortalecer la regulación ambiental en Francia. En 2018 intentó imponer impuestos sobre el combustible diesel, lo que provocó protestas del llamado movimiento de Chalecos Amarillos.

Para obtener más información, Metro habló con Mira Kapfinger, miembro de Stay Grounded, un grupo que apoya las alternativas a la aviación.


5 preguntas a…

Mira Kapfinger, vocera en Stay Grounded

¿Por qué Francia quiere imponer un impuesto “verde” a los vuelos que salen del país?

–Esta propuesta francesa es una mini medida que trata de desviar la atención del debate reciente: el gobierno francés está presionado por el movimiento de chalecos amarillos y el movimiento por el cambio climático para finalmente poner fin a la exención fiscal del queroseno, ambos por razones de justicia fiscal y la justicia climática.

En lugar de satisfacer esta demanda, el nuevo mini impuesto supone mostrar que “estamos haciendo algo” mientras que el gobierno no está haciendo nada. Debemos tener cuidado de que esto no impida otras medidas que tendrían más efectos.

Si bien se estima que este mini impuesto recaudará 180 millones de euros (USD$ 202 millones) por año que podrían invertirse en el sector ferroviario, la exención continua de los impuestos sobre el queroseno en Francia cuesta 3.6 mil millones de euros (USD$ 4 mil millones) por año según datos oficiales.

¿Hay impuestos similares en otros países?

–El impuesto sobre los boletos ya se aplica o se propone en muchos otros países, como el Reino Unido, Alemania, Suecia y Noruega, y todos esos impuestos son más altos que el impuesto sugerido en Francia.

¿Algún ejemplo específico de otros impuestos verdes?

–Los impuestos sobre productos nocivos como el combustible para automóviles existen desde hace mucho tiempo y son muy necesarios. Aún así, también existen otras medidas aparte de los impuestos. Si todo se hace con impuestos simples, esto puede llevar a problemas de justicia, porque las personas más pobres podrían ser excluidas de la vida cotidiana. Así que los impuestos podrían pagarse dependiendo de los ingresos de una persona. Además, poner límites a las industrias contaminantes puede ser una medida justa y efectiva (como la eliminación gradual de la industria del carbón).

¿Es beneficioso tal impuesto o se debe hacer algo más?

–Necesitamos reducir los vuelos para reducir los impactos nocivos y las emisiones de la aviación. Ese debería ser el primer objetivo de cualquier instrumento hacia el sector de la aviación. Los impuestos deben ir de acuerdo con otras medidas, como los límites de los vuelos de corta distancia y los vuelos nacionales y la detención de los proyectos de los aeropuertos.

Es por eso que estamos convocando una conferencia en Barcelona (del 12 al 14 de julio) para discutir con expertos de todo el mundo siete posibilidades diferentes para reducir la aviación de una manera socialmente justa y ecológicamente racional. Nos gustaría dar la bienvenida al Ministro de Transporte francés Borne y al Presidente Macron en nuestra conferencia si quieren discutir seriamente las medidas para reducir la aviación y enfrentar la crisis climática. Y no, no habrá vuelos para esta conferencia, la gente del extranjero se unirá a través de Internet.

¿Cuál podría ser la reacción de los clientes?

–Para ser honesta, como consumidora no me preocuparía por el aumento de 1.50 € (1.7 dólares) a mi boleto de avión. Es tan poco que no tendrá ningún efecto. Los consumidores deberían presionar por instrumentos políticos más fuertes para reducir la aviación y combatir la crisis climática. Pero no tienen que esperar mejores políticas para descubrir alternativas a volar y las ventajas de mantenerse en contacto con la tierra.


¿Cómo reaccionó Air France?

“Este nuevo impuesto penalizaría significativamente la competitividad de Air France, en un momento en que la compañía necesita fortalecer su capacidad de inversión para reducir más rápidamente su huella ambiental, especialmente como parte de su política de renovación de flota”.

“Francia es uno de los países con la industria de transporte aéreo más gravada en Europa. Estos impuestos se suman a la carga particularmente alta de los impuestos a la nómina de los empleadores en las aerolíneas, mientras que la actividad de Air France contribuye con el 1.1% del PIB nacional francés, genera más de 350.000 empleos y Air France es el principal empleador del sector privado en la región de París”.

“La decisión del gobierno es aún más incomprensible, ya que este nuevo impuesto al transporte aéreo financiaría modos competitivos de transporte, incluido el transporte por carretera y no la transición energética en el sector del transporte aéreo. Tal transición podría haber sido facilitada apoyando la implementación de industrias de biocombustibles sostenibles o innovaciones disruptivas “.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo