5 tipos de jefes modernos más allá del “matón”

Esta pequeña guía podrá ayudarlo a sobrevivir (o vivir más feliz) en el trabajo.

Por Luz lancheros |Metro World NEWS

En “The Office”, “Horrible Bosses”, y “Devil Wears Prada” se ven todo tipo de liderazgos, generalmente negativos. Pero no todos los jefes son iguales y aunque en algunos contextos sí pueden llegar a causar fenómenos como acoso laboral e incluso ausentismo, definir qué es un buen o mal jefe es mucho más complejo que eso.

Por esta razón, dos expertos de la escuela de negocios basada en España Cerem International Business School muestran los diversos estilos de liderazgo moderno en las empresas, que van desde jefes absolutamente controladores, hasta los más democráticos e igualitarios.  En esta pequeña guía podrá identificar al suyo.


Jefe Helicóptero

Jefe Helicóptero

Ellos sobrevuelan todo. No creen que el empleado sea capaz de hacer nada, por eso siempre se apersona si cree que los empleados no hacen el trabajo de la forma que él quiere. Siempre está monitoreando lo que hacen sus empleados y usa frases como: “es que no me fío de ellos”, “tardo menos haciéndolo yo que encargándoselos a ellos” o “es que no los puedo dejar solos” y, sin embargo, al mismo tiempo se queja “todo lo tengo que hacer yo”, entre otras.

“Las consecuencias que los jefes helicóptero provocan en sus colaboradores y subordinados son negativas para la empresa, sus empleados y él mismo. Su comportamiento dificulta la motivación necesaria para que los empleados crezcan y produzcan. Además, ellos creen que no se les enseña lo suficiente sobre sus tareas y sienten que no se confía en ellos, por lo que no se les da ninguna autonomía”, afirma Jesús Gómez, experto de Cerem, quien afirma que los empleados no terminan rindiendo por estar tan regulados y controlados por el líder del equipo. También aconseja hablar con él (jefe) para tener una relación más de confianza, menos vertical y con más confianza.


Jefe Autoritario

Jefe Autoritario

El extremo del “helicóptero”, porque si al menos este tiene una actitud paternalista, este jefe ve como “minions” literales a sus empleados y espera que todo se haga sin cuestionamiento. Mucho menos, acepta críticas. Tampoco dará reconocimiento y por lo tanto, desmotiva al trabajador. “La paciencia es un arma vital. Manténgalo informado de todo lo que él considera importante, para por lo menos poder desarrollar su trabajo adecuadamente”, explica a Metro Álberto Moreno Álvarez, docente de Cerem.


Jefe Carismático

Jefe Carismático

Jordan Belfort, de “El lobo de Wall Street”, sería el perfecto ejemplo de jefe para esta categoría. Controlaba de manera tal la inteligencia emocional, que hacía que sus empleados salieran a incluso matar (si quisiera) por él. Al saber motivar tan bien a sus empleados, logra sus objetivos y los de sus empleados.

“Siempre estén preparados para los cambios, para evolucionar y hacer cosas diferentes. Ellos valoran la capacidad de aprender para obtener mejores resultados”, explica el experto.


Jefe Carismático

Jefe Autoritario

Es el jefe que sí da importancia a las cualidades del equipo y busca que todo sea igualitario y participativo. Genera tal empatía, que la gente desea trabajar con él. “Debes mostrar iniciativa, eso es clave con ellos. También puede dar opiniones constructivas, pero luego de argumentar y ser sincero, pero en formato más propositivo”, le explica el experto a Metro, sobre su forma de trabajar.

 


Jefe Paternalista

Jefe Paternalista

Se preocupa por sus empleados, hasta el punto de ayudarlos con problemas personales. ¿El problema? Nunca delega, porque cree que sus empleados no son capaces de nada. Esta es como la versión descafeinada del “Jefe helicóptero”, pero este tiene empaque de caramelo y buenas intenciones.

“Sean amables, pero pueden demostrar sus capacidades siendo proactivos y tomando iniciativas que valoren como símbolo de independencia. Así mostrarán que han crecido bajo su protección”, aconseja Moreno.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo