El proyecto internacional que busca capturar la energía de las estrellas

El proyecto internacional ITER, que busca probar el proceso para generar energía a través de la fusión nuclear, es el segundo más caro de la historia

Por francisca herrera Metro World News

Tras las grúas que trabajan laboriosamente en un terreno de la Provence, al sur de Francia, se gesta un proyecto que puede cambiar la historia de la humanidad: la energía ilimitada de las estrellas al alcance de la mano.

La construcción del Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER, por sus siglas en inglés), el segundo proyecto más caro tras el programa Apolo que llegó a la Luna, busca probar la factibilidad de reproducir el mismo proceso que genera la energía que sustenta al mismísimo Sol y con un presupuesto de unos 24 mil millones de dólares.

Se prevé que la energía limpia producida por fusión nuclear puede ser utilizada para propulsar cohetes y naves espaciales. El planeta Marte podría alcanzarse en 90 días o menos con energía de fusión, a diferencia de ahora que se necesitan ocho meses.

Fusión versus Fisión

Las plantas nucleares convencionales trabajan la fisión, que en términos simples es un proceso en el cual se busca desestabilizar un núcleo atómico pesado (como uranio o plutonio) bombardeándolo con neutrones hasta que se divida en dos o más partes liberando energía.

Sin embargo, lo que se pretende realizar en este proyecto es una energía más poderosa que se desarrolla por fusión, un proceso en el que se busca unir por calor (a 150 millones de grados Celsius) dos núcleos ligeros (como hidrógeno, deuterio y tritio), venciendo la fuerzas electrostáticas de repulsión, para formar uno pesado conocido como plasma, un gas caliente y cargado eléctricamente, como lo que ocurre en el Sol.

Por el momento esta energía aún es un proyecto experimental, sin embrago, Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea, China, Corea del Sur, Japón e India, buscan sacarlo de la teoría y hacerlo una realidad.

¿Cómo lo harán en ITER?

Para poder generar, controlar y absorber esta energía en base a plasma generado por la fusión de átomos de hidrógeno, en Francia se está construyendo el dispositivo experimental “Tokamak” más grande del mundo.
Diez mil de las 23 mil toneladas que posee esta máquina son imanes superconductores que producirán los campos magnéticos para iniciar, confinar, dar forma y controlar el plasma, que generará unos 500 watts de potencia de salida. Por el momento la máquina no estará equipada para producir electricidad.

De acuerdo con el sitio web de ITER, para comenzar el proceso, “el aire y las impurezas se evacuan primero de la cámara de vacío, los sistemas magnéticos que ayudarán a confinar y controlar el plasma se cargan y se introduce el combustible gaseoso. A medida que una poderosa corriente eléctrica pasa a través del recipiente, el gas se descompone eléctricamente, se ioniza (los electrones se eliminan de los núcleos) y forma un plasma”.

“A medida que las partículas de plasma se energizan y chocan, también comienzan a calentarse. Los métodos de calentamiento auxiliar ayudan a llevar el plasma a temperaturas de fusión (entre 150 y 300 millones de ° C). Las partículas ‘energizadas’ hasta tal grado pueden superar su repulsión electromagnética natural en la colisión para fundirse , liberando enormes cantidades de energía”, explican.

Planta ITER

La construcción de la planta se inició en 2010 y se pretende que en diciembre de 2025 se encienda por primera vez la máquina para generar el primer plasma ITER, tras lo que se necesitarán diez años para ajustar los procesos.

La estructura de apoyo en tierra y los cimientos sísmicos del ITER Tokamak están en su lugar y se está trabajando en el Complejo de Tokamak, un conjunto de tres edificios que albergaran los experimentos de fusión, explican en el sitio web oficial.

“Los edificios de las plantas auxiliares, como la planta criogénica ITER, el edificio de calefacción por radiofrecuencia y las instalaciones para el agua de refrigeración, la conversión de energía y la fuente de alimentación, están tomando forma en todo el sitio de construcción central”, añaden. A fines de 2018, la cifra de porcentaje de finalización (al primer plasma) era del 60%.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo