La prohibición de la Burka en Países Bajos puede estar condenada al fracaso

Metro investiga por qué la prohibición a la prenda islámica no obtendrá los resultados esperados.

Por Miguel Velázquez Metro World News

En su primera semana de implementación, la prohibición de la burka –prenda utilizada por mujeres que profesan el Islam y que les cubre prácticamente todo el rostro– se ha enfrentado a más obstáculos que beneficios.

La legislación se aplica a toda la ropa que cubre la cara en el transporte público y en las escuelas, hospitales y edificios gubernamentales, según informaron las autoridades, sin embargo, no tiene efecto en las vías públicas.

La misma ley que sanciona el burka y el niqab, también incluye cascos de motocicleta y pasamontañas. Los infractores están sujetos a multas de hasta 150 euros (USD$166); pero no incluye pañuelos en la cabeza, ya que la cara aún es visible.

Sin embargo, los sectores de la salud indican que no es su responsabilidad la aplicación de tales multas, al igual que los del transporte público, que temen interrupciones a su servicio por la actuación de la policía; según medios locales.


5 preguntas a…

Tom Zwart Tom Zwart profesor de la Facultad de Derecho, Economía y Gobernanza en la Universidad de Utrecht, Holanda

¿Qué motivó la prohibición de la Burka en los Países Bajos?

– Oficialmente, según la legislatura, la prohibición se introdujo para evitar interrupciones del orden público como resultado de las mujeres que usan el niqaab y para poner fin a la opresión de las mujeres, porque se supone que ellas fueron obligadas a usar el niqaab por los hombres, es decir, sus padres, esposos y hermanos.

Durante el proceso legislativo resultó que nunca se habían producido tales interrupciones y que la opresión de las mujeres era un mito. La investigación realizada por la profesora Annelies Moors mostró que todas las mujeres que usan niqaab lo hacen por su propia voluntad, y la legislatura ha admitido que esto es cierto. Esto significa que ya no hay una justificación para la prohibición.

La nueva ley entró en vigor el 1 de agosto, ¿hay datos sobre cómo funcionó en estos primeros días?

– Parece que las organizaciones de transporte público, educación y salud no están aplicando la ley. El jurado aún no se ha pronunciado sobre la actitud de los gobiernos locales. La policía ha indicado que no hará cumplir la ley por iniciativa propia, pero que intervendrá si se producen incidentes. Un periódico nacional, el Algemeen Dagblad, ha llamado la atención sobre el hecho de que la ley holandesa permite a los ciudadanos detener a las personas que infringen la ley y llamar a la policía. Esta idea de “arrestos ciudadanos” ha sido bien recibida por políticos como Geert Wilders, y algunos activistas de derecha han anunciado que están listos para participar en ellos. Esto crea un clima de miedo entre las usuarias del niqaab.

¿Está la prohibición destinada al fracaso?

–Esto depende de la perspectiva de uno. Políticos anti-musulmanes como Geert Wilders definitivamente han anotado puntos ahora que la ley ha entrado en vigor. La entrada en vigor ha creado una sensación de inseguridad entre las mujeres que usan niqaab, y eso no es lo que la legislatura tenía en mente. Lo que aún no ha sido recogido por los medios de comunicación es que existe una gran oposición vocal y visible contra la prohibición y sus consecuencias provenientes de la comunidad musulmana, que culminará con una gran manifestación en La Haya el próximo viernes. En este sentido, es probable que la prohibición sirva como un punto de inflexión en torno al cual se reunirá la comunidad musulmana. Por lo tanto, Wilders puede haber anotado un punto, pero a partir de ahora enfrentará una oposición vocal y unida de los musulmanes holandeses.

¿Qué otros países planean implementar leyes similares?

– Los principales países europeos que ya tienen una prohibición son Francia, Bélgica y Dinamarca. Sin embargo, la prohibición francesa había sido declarada una violación de la igualdad de protección y la libertad o religión garantizada por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos por el Comité de Derechos Humanos, el organismo que supervisa ese tratado, en octubre del año pasado. Estoy seguro de que la prohibición holandesa también será considerada como una violación de esos derechos por este Comité. Por lo tanto, la revocación de la prohibición es inevitable y es probable que provenga del nivel internacional.

La ley será revisada en 3 años. ¿Qué puede pasar?

–  A la luz de la evaluación, la prohibición podría mantenerse, modificarse o abolirse. El resultado dependerá de cuán exitosos serán los oponentes en la campaña contra ella. Yo he pedido que la evaluación avance y se lleve a cabo dentro de un año, en vista de los desafíos actuales. Un análisis de la decisión tomada por el Comité de Derechos Humanos contra Francia y su relevancia para la prohibición holandesa debería ser parte de la revisión.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo