Myriam Hernández inolvidable... porque siempre quiere cantarle al amor

La baladista chilena complació al público interpretando las canciones de amor y desamor que desde hace 30 años le hicieron ganarse el corazón de República Dominicana y toda América Latina. El público le correspondió coreándolas de principio a fin.

Por MARÍA MERCEDES

La fidelidad del público dominicano emocionó el corazón de la artista chilena Myriam Cruz, quien el pasado sábado protagonizó el concierto “La fuerza del amor”, en el Teatro La Fiesta del Hotel Jaragua, donde los aplausos y los halagos propiciaron una agradable e inolvidable experiencia.

Myriam Hernández

A las 9:45 de la noche, la banda hizo presencia y con una música de expectativa denotaba que lo bueno estaba por llegar. Y así fue, dos minutos después salió al escenario una Myriam radiante y hermosamente vestida con un traje sastre color azul, el cual se destacaba por sus mangas que simulaban movimiento y libertad.

Desde el inicio, su objetivo fue enamorar a su público. Por eso, su primera canción fue “Quiero cantarle al amor”; a la que le siguió “Eres”, en la que pronunció su primer halago  “Ustedes son para mí”, el cual fue correspondido con las frases ¡Bravo!, ¡Qué bella!

Luego, expresó “Los adoro, estoy agradecida de que estén aquí”. No obstante, sorprendió a todos cuando  dijo “Volveré cuando nos concentremos tú y yo”. Su ausencia del escenario desconcertó a más de uno… Tres minutos después, a las 9:58, regresó al escenario con más energía y ganas de cantarlas todas o las más conocidas en esta tierra caribeña.

Fiel a esta misión, cantó “Ese hombre”, en la cual les recomendó a los hombres que deben ser bien portados. A esta le siguió “Que no”, en la que le vimos dar sus primeros pasitos de baile.

Myriam Hernández

“Yo me voy a adueñar de ustedes esta noche”, expresó antes de cantar “Mío”, tema que fue coreado de principio a fin. Con esa misma emoción, interpretó “No te he robado nada”, “El amor de mi vida”, “Se me fue”, “Como no voy a quererte”, “He vuelto por ti”, “Te pareces tanto a él”, en su versión sonora a ritmo de cumbia y reggaetón. Con  este,  le vimos dar varios pasitos que caracterizan este género que tanto gusta en la actualidad.

Momentos sublimes

En su actuación, Myriam Hernández conectó muy bien con las parejas, amigos y público en general que escuchaba sus mensajes con mucha atención. Por ejemplo, para interpretar la canción “Te amo tanto”, recreó un ambiente de intimidad y regocijo por amor a Dios. Afirmó que ese sentimiento que nos une con el Creador también es similar al que una madre siente por sus hijos. Para ambos, esta fue una dedicatoria especial.

Otro momento sublime fue cuando agradeció a las personas de su equipo de trabajo que están detrás de las cámaras, a sus coristas y a su banda dirigida por Cristóbal Platz.

Muy comunicativa e interactiva

Su concierto tuvo buen ritmo porque además de cantar, Myriam Hernández compartió experiencias y anécdotas. También, esparció varias preguntas. Una de ellas fue ¿Cuántos están sufriendo por amor?, la cual desató risas, murmullos y abrazos. Este fue el preámbulo para que ella interpretara su éxito “Peligroso amor”.

Myriam Hernández

La gente se sintió tan complacida con su actuación que desde las diferentes áreas de este gran salón, pronunciaban su nombre y la aplaudían sin parar. Myram reciprocó este gesto con palabras de agradecimiento y otras veces, con el lenguaje no verbal.

Canciones “Corta venas”

En su repertorio, la artista chilena tiene canciones para los diferentes estados del amor y otras que en el argot popular son conocidas como “corta venas”.

Para iniciar este momento escogió su himno “Huele a peligro”. A modo de chiste, antes de cantarlo dijo “no sabía que eso pasaba en Santo Domingo”.  El amargue continúo con “Ay, corazón”. Luego, preguntó ¿Por qué creen que se termina una relación de pareja? A lo que el público respondió “por rutina, infidelidad”, y otro más osado exclamó ¡porque no ha suerte!, lo cual como era de esperarse arrancó muchas carcajadas.
Entonces, Myriam afirmó “Yo he hecho un estudio, y creo que la relación se acaba por los detalles y la falta de comunicación”. Ese fue el preludio de la canción “El hombre secreto”.

Un detalle a destacar fueron las hermosas imágenes que durante todo el concierto se desplegaron en las dos pantallas gigantes; todas alusiva al mensaje de la canción. En el caso de “Huele a peligro”, a la artista la vimos en una llamarada de fuego.

Un final con la alegría de las rosas

Ya en los minutos finales del concierto, cantó “El hombre que yo amo”, canción que la hizo popular en América Latina. Luego, cantó “Así yo vivo mi vida herida”.

“No se vayan sin saber cuánto les amo”, expresó a las 11:14 de la noche antes de despedirse con los tema “Definitivamente”, y “La fuerza del corazón”, que le da título a esta gira que ya ha presentado en Argentina, Chile, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Estados Unidos, Suecia, Italia, España, República Dominicana y finalizará en Costa Rica, donde seguirá celebrando sus 30 años de carrera musical.

A las 11:21 de la noche culminó su concierto con un ramo de rosas blancas en sus manos, las cuales lanzó para que sus invitados de esa noche tan especial, se vayan a sus casas, con algunas rosas de recuerdo. El día anterior a este concierto, se presentó a casa llena en el Gran Teatro del Cibao, en Santiago de los Caballeros.


Le gusta RD

“Muchas gracias”, ¡Qué público tan bello! “Estoy feliz de volver a República Dominicana, me gusta tanto que las vacaciones me las pasé aquí con mi familia”, afirmó Myriam Hernández.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo