Chichí Peralta: “Siempre he querido hacer el disco que tengo ahora”

Conversamos con el músico dominicano sobre sus proyectos venideros

Por LAURA LÓPEZ Metro World News

Chichí, para los dominicanos, es una forma de llamar a los niños pequeños. Y con este apodo casero el percusionista se hizo conocido en nuestro país, donde muchos le dicen Chichi, sin el acento. Ahora, Pedro René Peralta Soto, por su nombre de pila, regresa con un nuevo disco.

Cuéntenos un poco más sobre su nuevo trabajo.

–Yo te voy a decir algo que no muchas personas saben, pero yo tengo una fijación con el entrelazado del toque de los tambores africanos, como el sonido de Petrona Martínez, las venas alegres, el trabajo del Flaco Ordóñez, todo el trabajo que han hecho muchachos emergentes como Dangond, Jimmy Zambrano y Gusi, a quien considero el relevo idóneo de nuestra música porque tiene un know-how folclórico cultural con una voz muy bonita, y además es un gran ser humano. Yo considero que uno puede ser el mejor músico del mundo, pero si no es primero un buen ser humano no vale de nada.

Sabemos que le gusta conocer instrumentos nuevos de cada país que visita y que también le interesan los sonidos de países como Japón. ¿Busca los sonidos o diría que se deja encontrar por ellos?

Esa es una pregunta muy profunda, es interesante porque esa es una de las cosas más complicadas de explicar. Llega un punto donde eso se confunde. Hay sonoridades que se te presentan, y aunque las quieras poner y hacer, en el momento tal vez no llegan. Por ejemplo, hice una canción que se llama Amor samurái, y la tenía, pero no fue hasta que me reuní con artistas japoneses que pude terminarla. Yo llevaba un tiempo estudiando la nomenclatura de instrumentos japoneses y estudiando cómo fusionar esa música con la de nosotros. Luego, esa bachata fusión que tuve como resultado se pegó en las emisoras japonesas, y así nos invitan a Japón a dar charlas. Son situaciones mágicas, a veces el sonido te encuentra, y a veces tú lo encuentras. Pa’ mí es como una cita, y llegan a un punto común en el que la música hace ese entrelazamiento.

Además de ritmos como la bachata, usted es un nombre importante en el merengue, ¿qué opinión tiene del merengue que se hace hoy en día?

El merengue siempre será eso, merengue. Hay algunas vertientes, algunas fusiones nuevas con cambios de patrones rítmicos que no sé si podrían hacer que el merengue cambie de nombre porque dejaría de serlo. Si tú sacas la caja del vallenato o le pones algún toque que no sea el de los patrones rítmicos habituales, si le cambias la cadencia, el tono o la sonoridad, habría que ponerle vallenato pop, u otra cosa.

Eso es como el rock; hay rock alternativo, rock pesado, heavy metal, y así. Pero creo que en este caso vamos bien con eso, porque La ciguapa, por ejemplo, salió hace 22 años, y tiene la misma cadencia de lo que se está haciendo hoy en día. Para mí eso significa que la fusión ya era intrínseca, ya estaba en lo que estábamos haciendo.

Nosotros hemos sido siempre un proyecto de fusiones que ha ido transformándose a través del tiempo. El disco que estoy haciendo es uno de los más fusionados que he hecho, por ejemplo. Siempre he querido tener este disco, pero en la búsqueda hice todo lo otro que ustedes conocen ahora. Espero que los seguidores lo disfruten, los invito a que así sea.

Loading...
Revisa el siguiente artículo