Israel y Hezbolá podrían estar al borde de la guerra

Metro investiga cómo podría escalar la situación en el futuro.

Por Miguel Velázquez |Metro World News

En medio de las crecientes tensiones, el ejército israelí y Hezbolá intercambiaron disparos en la frontera del Líbano este domingo 1 de septiembre. Lo que se ha convertido en uno de los ataques más intensos desde la guerra de 2006, vio al grupo militante musulmán chiíta libanés lanzar misiles antitanque contra el norte de Israel, mientras que Israel respondió con ráfagas de artillería contra tres aldeas del sur del Líbano.

“Estos acontecimientos constituyen una grave escalada del conflicto, ya que violan la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en la que se instaba a poner fin a las hostilidades entre ambas partes y se envió a una fuerza de las Naciones Unidas de 15.000 soldados para que observara la reducción de la escalada y la estabilización de las fronteras libanesas e israelíes”, explicó a Metro el catedrático adjunto de ciencias políticas de la Universidad Libanesa Estadounidense de Beirut, Imad Salamey. “La última confrontación es alarmante, ya que puede fácilmente instigar una nueva fase en la que los ataques y contraataques lleven al Líbano y a toda la región a una guerra a gran escala”.

Según la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL), tanto Israel como Hezbolá reiteraron su compromiso de respetar la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que en 2006 puso fin a un conflicto militar de 34 días de duración entre ambas partes, durante el cual 1.200.000 libaneses, en su mayoría civiles, y más de 150 israelíes, casi todos ellos militares, murieron.
Imad Salamey dijo que las consecuencias de una guerra en la región serían devastadoras:

“Lo que está en juego es una frágil situación de seguridad, así como la presencia de una gran población de refugiados sirios en el país. Una guerra contra el Líbano devastaría fácilmente la vida de sus 7 millones de habitantes y asfixiaría su economía enferma y su deficiente infraestructura”, concluyó.


P&R

Ahmad Moussalli Ahmad Moussalli profesor de ciencias políticas y estudios islámicos en la Universidad Americana de Beirut

Háblenos del conflicto entre Hezbolá e Israel.

–Hezbolá e Israel han tenido un alto el fuego desde 2006 después de una guerra mortal, y ambos lo han respetado más o menos con reglas no escritas, excepto en 2015, cuando Israel bombardeó el sur del Líbano y mató a algunos de los combatientes de Hezbolá. Hezbolá respondió matando a algunos soldados israelíes.

Israel envió recientemente dos aviones teledirigidos armados al barrio sureño de Beirut, un barrio de Hezbollah; uno de los aviones teledirigidos fue derribado sin explotar y el otro explotó. Resultó que los dos aviones teledirigidos llevaban explosivos C4 y asesinarían a algunos líderes de Hezbolá.

Esa misma noche, Israel mató a dos combatientes de Hezbolá en Siria. Sayyid Nasrallah (actual Secretario General del partido político y paramilitar libanés Hezbollah) ha prometido responder a los dos incidentes, y ya el año pasado amenazó con responder a cualquier muerte de sus combatientes en Siria o Líbano.

¿Qué tan grave es la actual escalada del conflicto?

–Es muy grave porque el contexto del conflicto actual es más bien una confrontación entre Israel y sus aliados, por un lado, e Irán y sus aliados, por otro, en toda la región, que abarca nada menos que el Líbano, Siria, el Iraq, Gaza, Yemen y otras zonas.

Israel ha estado trabajando en la creación de un frente político y militar para limitar el poder geopolítico de Irán y su expansión militar directamente o a través de sus aliados, e Irán está haciendo lo mismo pero en la dirección opuesta. Así pues, el conflicto podría desembocar en una guerra de gran envergadura que afectaría a casi todos los países de Medio Oriente.

Esto también involucraría a mayores potencias, definitivamente a Estados Unidos, apoyando a Israel y a sus aliados, y los rusos no quieren perder las ganancias que han estado cosechando en la zona, desde Siria hasta el Golfo.

En 2006, los ataques entre los dos rivales dejaron más de mil muertos. ¿Podría ocurrir una situación similar?

–Es posible y probable en los casos en que Israel bombardee el Líbano de vez en cuando. Hezbolá no va a quedarse sentado viendo a Israel violar el espacio, la tierra y el mar libanés. Si caen grandes bajas a ambos lados, la guerra estallará. Ambas partes están preparadas y listas.

Cabe señalar que las reglas del juego que rigen a ambas partes desde 2006 no pueden violarse sin que se produzca una escalada militar. Israel intentó hacerlo esta semana, y la respuesta fue muy clara.

La situación en la zona es muy tensa.

–Este no es un evento aislado en el área. Israel cree que podría ser el momento en que pueda eliminar a sus enemigos o al menos reducir su poder en gran medida. Por otra parte, el Irán considera que debería y ha estado ampliando su poder y su ejército a otras zonas. Una vez más, tanto Estados Unidos como Rusia tienen interés en un mayor control de la zona y de sus actores, los estados del Golfo, Irán y Turquía. Todo esto está ocurriendo en el contexto de poner fin y reducir las aspiraciones geopolíticas de Irán y sus aliados, y ampliar la influencia de Israel y sus aliados. Añádeles el tema del Trato del Siglo para poner fin a la causa palestina, entonces tienen una situación política y militar muy peligrosa y volátil, y las guerras no son ajenas a la zona.


P&R

Háblenos del conflicto entre Hezbolá e Israel.

–Hezbolá e Israel han tenido un alto el fuego desde 2006 después de una guerra mortal, y ambos lo han respetado más o menos con reglas no escritas, excepto en 2015, cuando Israel bombardeó el sur del Líbano y mató a algunos de los combatientes de Hezbolá. Hezbolá respondió matando a algunos soldados israelíes.
Israel envió recientemente dos aviones teledirigidos armados al barrio sureño de Beirut, un barrio de Hezbollah; uno de los aviones teledirigidos fue derribado sin explotar y el otro explotó. Resultó que los dos aviones teledirigidos llevaban explosivos C4 y asesinarían a algunos líderes de Hezbolá.

Esa misma noche, Israel mató a dos combatientes de Hezbolá en Siria. Sayyid Nasrallah (actual Secretario General del partido político y paramilitar libanés Hezbollah) ha prometido responder a los dos incidentes, y ya el año pasado amenazó con responder a cualquier muerte de sus combatientes en Siria o Líbano.

¿Qué tan grave es la actual escalada del conflicto?

–Es muy grave porque el contexto del conflicto actual es más bien una confrontación entre Israel y sus aliados, por un lado, e Irán y sus aliados, por otro, en toda la región, que abarca nada menos que el Líbano, Siria, el Iraq, Gaza, Yemen y otras zonas.

Israel ha estado trabajando en la creación de un frente político y militar para limitar el poder geopolítico de Irán y su expansión militar directamente o a través de sus aliados, e Irán está haciendo lo mismo pero en la dirección opuesta. Así pues, el conflicto podría desembocar en una guerra de gran envergadura que afectaría a casi todos los países de Medio Oriente.

Esto también involucraría a mayores potencias, definitivamente a Estados Unidos, apoyando a Israel y a sus aliados, y los rusos no quieren perder las ganancias que han estado cosechando en la zona, desde Siria hasta el Golfo.

En 2006, los ataques entre los dos rivales dejaron más de mil muertos. ¿Podría ocurrir una situación similar?

–Es posible y probable en los casos en que Israel bombardee el Líbano de vez en cuando. Hezbolá no va a quedarse sentado viendo a Israel violar el espacio, la tierra y el mar libanés. Si caen grandes bajas a ambos lados, la guerra estallará. Ambas partes están preparadas y listas.

Cabe señalar que las reglas del juego que rigen a ambas partes desde 2006 no pueden violarse sin que se produzca una escalada militar. Israel intentó hacerlo esta semana, y la respuesta fue muy clara.

La situación en la zona es muy tensa.

–Este no es un evento aislado en el área. Israel cree que podría ser el momento en que pueda eliminar a sus enemigos o al menos reducir su poder en gran medida. Por otra parte, el Irán considera que debería y ha estado ampliando su poder y su ejército a otras zonas. Una vez más, tanto Estados Unidos como Rusia tienen interés en un mayor control de la zona y de sus actores, los estados del Golfo, Irán y Turquía. Todo esto está ocurriendo en el contexto de poner fin y reducir las aspiraciones geopolíticas de Irán y sus aliados, y ampliar la influencia de Israel y sus aliados. Añádeles el tema del Trato del Siglo para poner fin a la causa palestina, entonces tienen una situación política y militar muy peligrosa y volátil, y las guerras no son ajenas a la zona.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo