Los incendios en la Amazonía le pasaron la cuenta a Evo Morales

No fue suficiente con que el presidente, en una maniobra populista, con una pequeña manguera formara parte de las brigadas que combaten los siniestros

Por Sebastián Foncea [email protected]

Evo Morales asumió el poder en 2006, fue reelecto el 2011 y el 2014. El 2016 en Bolivia se realizó un referendo para determinar si podía postular de nuevo a la presidencia, el líder cocalero dijo que aceptaría los resultados, perdió y no cumplió su palabra porque recurrió al Tribunal Constitucional que le permitió estar de nuevo en la papeleta de octubre para postular a un cuarto gobierno.

Lo que no contaba el apernado mandatario era el efecto que los incendios forestales tendrían en su popularidad a menos de dos meses de las elecciones. Muchos culpan a sus políticas tendientes a aumentar la superficie cultivable y ganadera, de ayudar a la proliferación del fuego que ya ha consumido más de dos millones 160 mil hectáreas.

Santa Cruz es el departamento más afectado con más de un millón de hectáreas quemadas, seguido del Beni, con 640 mil hectáreas. Además dos personas que combatían las llamas han muerto.

La Fundación para la Conservación del Bosque Seco Chiquitano dio a conocer que ya se han quemado más de 40 millones de árboles y que hay más de 43 especies de anfibios en riesgo de extinción por la destrucción de su habitad, otras 788 de aves, 140 de reptiles y 242 de mamíferos.

Los grupos ambientalistas, que durante los primeros años de Morales en el poder fueron sus aliados, piden su salida. Aseguran que la reacción de presidente fue débil y tardía, además lo acusan de populista al ponerse un mameluco y una mochila para combatir un foco de incendio, en la zona de la Chiquitania, con un chorrito de líquido frente a decenas de cámaras.

Al sureste de Santa Cruz, en el municipio de Roboré, sus autoridades plantearon la posibilidad de interponer una demanda internacional en contra del presidente, ya que permitió quemas agrícolas descontroladas para tener tierras disponibles para la generación de biocombustibles, y también habría demorado más de veinte días en activar un plan de emergencia

Morales se ha defendido y aseguró que muchos incendios han sido iniciados por sus opositores. “Algunos grupos están pagando a los jóvenes para que vayan a incendiar y echarnos la culpa. No se puede entender eso”, aseguró.

Encuesta

En medio de la emergencia el diario local Página Siete entregó los resultados de una encuesta, que encargó cuando los incendios ya habían comenzado, que indica que Morales ganaría en primera vuelta, pero en el balotaje sería superado por el ex presidente Carlos Meza.

El sistema boliviano da por ganador en primera vuelta al candidato que saque más del 50% de los votos, o al que saque más de 40% con una diferencia de más de 10% con su seguidor.

El estudio arrojó que nadie ganaría en primera vuelta, porque Morales sacaría un 34%, Meza un 27%, y Óscar Ortiz un 13%.

En segunda vuelta el ganador sería Meza con un 45% y Evo obtendría un 38%, pero también es necesario considerar que las últimas encuestas políticas realizadas tanto en Chile como en Argentina dieron pena y vergüenza por lo lejos que estuvieron de los resultados finales.

Loading...
Revisa el siguiente artículo