Guía (realista) para dejar poco a poco la carne

Si quieres dejar de consumirla, sea cual sea la razón, estos pequeños cambios pueden hacer la diferencia.

Por Luz LAncheros Metro World News

El grave incendio del Amazonas brasileño que ocurrió hace algunas semanas dejó sobre la mesa varios problemas. El más grave: la deforestación producida por la agricultura y ganadería extensivas. De hecho, si se habla de esta última, toma al menos 20 veces menos tierra para alimentar a un vegano que a un carnívoro y se necesitan hasta 10 libras de grano para producir solo una libra de carne, según muestra PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales) en su página web. Además, más del 90% de la tierra de la Amazonía despejada desde 1970 se utiliza para la ganadería extensiva. Uno de los cultivos en la selva tropical es la soya, usada para la ganadería.

carne

Adicional a eso, el uso de agua tiene datos escandalosos: una sola vaca puede beber hasta 50 galones de agua por día y se necesitarían más de 2400 galones de agua para producir una libra de carne. Sin contar los efectos que producen los gases que generan estos animales, o la falta de procesamiento de aguas residuales de la ganadería.

Pero si para ustedes la Amazonía dejó de ser importante ya que solo bastó con el hashtag #PrayForTheAmazonas, piensen en lo que la carne roja puede hacerles a su cuerpo: el corazón, por ejemplo, se beneficia si dejan de comer carne. Un estudio de 2013 de la Universidad de Oxford mostraba que la alimentación vegetariana podría reducir el riesgo de enfermedad cardíaca en un 32%.  Y si se habla de cáncer, la OMS puso a las carnes procesadas en la misma categoría de generadores de riesgo que el asbesto y tabaco.  También influye como factor de riesgo para enfermedades como diabetes, derrame cerebral y obesidad, entre otros. Pero, ¿qué tanto se puede dejar la carne y cómo?

Pequeños pasos para hacer un gran cambio

Es bien sabido que si un alimento se elimina de la dieta radicalmente, la ansiedad por este se incrementa. Además, siempre hay que ver el estado de salud de la persona en particular. “Hay que hacer una evaluación previa, con exámenes de laboratorio, hemogramas. Ver si no hay anemia o deficiencias nutricionales antes de tomar esa decisión”, explica a Metro la nutricionista Susana Dávila Herrera, quien también explica que cuando se comienza a reemplazar la carne, se pueden consumir más carbohidratos para dar al cuerpo esa sensación de saciedad. Pero este cambio debe ser paulatino y sobre todo, es clave el reemplazo de proteínas.

“Hay que buscar reemplazos. Pollo, pescado y huevo, que es una  proteína de alto valor biológico. Es decir, es una proteína muy buena, casi 100% absorbible por el cuerpo y no aumenta el colesterol. También tiene vitaminas y minerales. También hay proteínas vegetales como tofu, lenteja y en las ensaladas se puede incluir queso, yogurt, maní, frutos secos. Y no se debe recurrir a embutidos. Eso no debería estar en la alimentación de nadie”, recalca.

Pero, ¿cómo dejarla si ante su olor más de uno se vuelve como el tiburón loco de “Buscando a Nemo”? Pues hay que sacrificarse.

“Es como cuando quieres adelgazar: tendrás que decir no al azúcar. Y es mejor hacerlo poco a poco, hasta que se vuelva una costumbre y el sabor no haga falta. Y hay que hacerlo bien, con ayuda de un profesional. Si dejas la carne y tienes una buena alimentación, ni siquiera necesitas suplementarte”, afirma.
Quizás todo es más cuestión de costumbres que de hashtags.


La tendencia de la “carne que no es carne”

Comida rápida de Impossible Foods

Ellos hacen todo basado en ciencia, pero sobre todo, recrean los platillos más populares y la “carne”, pero a base de plantas. Incluso recrean su sabor. Comenzaron con la hamburguesa en 2016 y para 2019 ya habían mejorado la receta con un 30% menos de sodio y 40% menos de grasa saturada. Ya han anunciado asociaciones con Burguer King, entre otros restaurantes. Por su parte, Beyond Meat, su competidora, hizo lo propio con KFC y las dos ya son compañías públicas. La primera tiene 300 millones de dólares en fondos de inversionistas y la otra más de 10 mil millones de dólares en fondos de mercado. Sus premisas se basan en que estos productos están hechos de plantas pero saben a carne. También hay estudios de productos hechos con células animales, que todavía están en el mercado.


P&R

Alicia Aguayo Alicia Aguayo, directora de PETA Latino

 

Si uno quiere dejar radicalmente la carne (todo tipo), ¿cómo hacerlo de manera no tan drástica?

–Las comidas más comunes ya son veganas. Piensen en sus platos favoritos y háganlos veganos, no hay que cambiar lo que están comiendo. Sigan comiendo lo que aman comer, pero en versión vegana. Ahora, también hay hoy en día muchas carnes veganas. No sé cuáles son los productos más comunes, pero hay muchas opciones para carnes, hamburguesas, pollo, hay hasta pescado vegano. Hay todo tipo de carne en una versión vegana. Tampoco hay que dejar la carne, sino buscar esos productos que son versiones veganas de sus distintos tipos.

¿Qué puede decirles a los que piensan que alimentarse así puede ser caro?

–Todo tipo de dieta puede ser muy cara o barata. El comer carne puede ser muy caro, depende de dónde haces tus compras. De cuáles productos escoges, pero las comidas más básicas que cambian son las que tienen más nutrición y son muy accesibles, como el arroz, los frijoles, las patatas, la avena, frutas y verduras. Estas comidas son la base de la dieta vegana. Así que sí existen productos más caros, pero si no quieres gastar mucho dinero, compra productos básicos que dan la mayor nutrición.

No todos pueden resistir la falta de carne…

–El cuerpo está diseñado para comer una dieta a base de plantas. Así que esta forma de comer es saludable para todos. Hay que recordar la carne no tiene nada de fibra, pero sí tiene mucho colesterol y grasa. Pero comer papa, frijoles aguacate, frutas y verduras es saludable. Ahora, la gente busca la vitamina B12, que es la única que falta en la dieta vegana. Y esa se produce en los intestinos de los animales, pero es fácil hallar en el mercado una vitamina vegana de B12. Realmente es el único consejo que tengo para proteger la salud.

*En la página web de PETA (www.petalatino.com y www.peta.com ) hay consejos y recetas veganas para la gente que quiere cambiar su dieta.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo