La voladora, una serpiente dócil

Por Orlando Valenzuela Metro World News

Como sabanera, zopilota o voladora es conocida esta serpiente de la familia Coludridae, es una culebra no venenosa que habita principalmente en el bosque húmedo tropical, aunque también se le puede encontrar en zonas más secas, como sabanas, manglares y bosques cercanos a los lagos, ríos y arroyos. Puede estar entre las ramas de los árboles, arrastrarse encima de la hojarasca y nadar con agilidad sobre cuerpos de agua limpia.

“Esta serpiente puede llegar a medir cerca de los 3 metros de longitud y es capaz de devorar todo tipo de aves de corral, acuáticas, pequeños mamíferos, peces, tortugas pequeñas, sapos, ranas, lagartijas, hasta serpientes venenosas, como la terciopelo”, afirma Armando Gómez, guía turístico y conocedor de la fauna y flora del bosque  que comprende el Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, ubicado en Papaturro, municipio de Río San Juan, al suroeste del Gran Lago de Nicaragua.

Gómez acostumbrado a capturar con sus manos caimanes de los ríos que alimentan al lago más grande de Centroamérica, el Cocibolca con 8.264 kilómetros cuadrados de extensión, también suele atrapar otros animales, como serpientes, para conocerlas bien,  fotografiarlas y luego soltarlas a la naturaleza.

“Esta serpiente no es peligrosa, al contrario, es beneficiosa porque es depredadora de otras especies que sí son venenosas, como el coral y la barba amarilla o terciopelo, su hábitat es el bosque cerrado y de humedales. No tiene colmillos, lo que tiene son dientes para presionar a su presa hasta asfixiarla, porque son especies fuertes, robustas, pero no letales para el ser humano, para la agricultura son importantes porque controlan las plagas de ratas que atacan los cultivos”, asegura Gómez.

El guía turístico señaló que este ejemplar lo capturó por la mañana de forma casual. Apareció a la orilla del río, la seguí un poco y se metió en la raíz de un árbol y allí fue fácil agarrarla, cuenta sonriente.

Gómez explicó, que esta serpiente es una de las especies que más sufren por las quemas forestales, que en verano son muy frecuentes en esta zona, pues allí mueren tortugas, conejos, ardillas, armadillos, osos perezosos, pichones de aves en sus nidos, guatusas, iguanas y muchos otros animales.

Loading...
Revisa el siguiente artículo