Choque de poderes en Perú: Otro país con dos presidentes

Por Agencias

La puja entre el Ejecutivo y el Legislativo alcanzó un punto cumbre. El presidente disolvió el Congreso, este respondió con una suspensión contra el mandatario por 12 meses y la vicepresidenta fue nombrada por el Legislativo como presidenta interina.

“Este es un acto constitucional previsto en el artículo 134 de la Constitución”, dijo el presidente peruano, Martín Vizcarra, en medio de un mensaje televisado a todo el país. El mandatario también anunció que llamaría a elecciones anticipadas el 16 de enero de 2020 para resolver la crisis entre su Gobierno y el Legislativo, con mayorías de la oposición fujimorista.

Luego del anuncio de Vizcarra de disolver el Congreso, el Legislativo inició un proceso para suspender al mandatario peruano por “incapacidad temporal”. Con 86 votos a favor, ninguno en contra y sin abstenciones se aprobó la suspensión de Martín Vizcarra por 12 meses. Posteriormente, la vicepresidenta Mercedes Aráoz juramentó como presidenta en funciones. En las calles los partidarios de Vizcarra les pidieron a los congresistas que se retiraran del recinto y protagonizaron enfrentamientos con la policía antidisturbios.

Las Fuerzas Armadas también sumaron su apoyo a Martín Vizcarra y en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter manifestaron que lo reconocen como su “jefe sufremo”.

Vizcarra había amenazado con disolver el Congreso si este no votaba la cuestión de confianza en la que el Ejecutivo proponía un nuevo mecanismo para elegir los magistrados del Tribunal Constitucional. Sin embargo, en la mañana de este lunes 30 de septiembre, el Congreso decidió mantener el orden del día fijado previamente y en la tarde eligió a un magistrado antes de votar la cuestión de confianza.

En medio de la tensionante jornada, y al mismo tiempo del anuncio del presidente, los legisladores aprobaron la cuestión de confianza y las cabezas opositoras en el Congreso pusieron sobre la mesa un proceso de destitución en su contra.

La cuestión de confianza, la manzana de la discordia entre el Ejecutivo y el Legislativo

La elección del magistrado del Tribunal Constitucional se tomó en medio de una jornada caótica en el Congreso, dominado por el partido fujimorista Fuerza Popular. El primer ministro, Salvador del Solar, presentó el pedido de confianza en la mañana del lunes, justo después de que los congresistas oficialistas denunciaran que las puertas del hemiciclo estaban cerradas y se había intentado bloquear el ingreso del funcionario.

Sin embargo, a pesar de las protestas de los legisladores de izquierda y liberales, el presidente del Congreso, el empresario Pedro Olaechea, dio prioridad a la votación para elegir un magistrado para el Tribunal Constitucional. Los congresistas eligieron a Gonzalo Ortíz de Zevallos, primo hermano del presidente del Congreso.

Esta candidatura obtuvo el mínimo de 87 votos exigidos, aunque luego la legisladora izquierdista María Elena Foronda denunció que fue suplantada y su votación apareció como favorable, por lo que anunció que presentará una denuncia ante la Fiscalía.

Tras este proceso, Olaechea anunció que la votación para elegir a los otros magistrados del Tribunal Constitucional continuará durante la tarde del martes, y dedicaría la jornada vespertina de este lunes a discutir y votar la cuestión de confianza.

Precisamente los diputados se encontraban en pleno debate sobre este tema cuando se conoció la decisión del mandatario, lo que generó que la discusión culminara de forma abrupta.

El Congreso pone sobre la mesa la destitución de Vizcarra

Luego del anuncio presidencial, Jorge del Castillo, legislador del partido Aprista del expresidente Alan García, afirmó que “este es un golpe de Estado, es un daño enorme que le hace Vizcarra al Perú”. Del Castillo pidió a sus colegas legisladores a “que nos quedemos en este Congreso” y pidió a las Fuerzas Armadas “que no se preste en absoluto a este divorcio”. “El pueblo nos puso aquí y solo él nos puede sacar con los votos”, añadió el parlamentario.

Tras el anuncio del jefe de Estado, un grupo de legisladores de la alianza opositora Fuerza Popular, de la excandidata presidencial Keiko Fujimori, presentó una moción para declarar la destitución de Vizcarra por permanente incapacidad moral. El legislador Juan Sheput declaró a RPP Noticias que “indiscutiblemente el presidente y todos sus ministros han incurrido en una gravísima infracción constitucional”, al haber anunciado la disolución del Parlamento.

En opinión del congresista, la medida presidencial “no tiene ningún asidero” y pretende cubrir “su caída en las encuestas” de respaldo popular, con la disolución del Congreso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo