Indígenas ahora complican al gobierno ecuatoriano

Confederación que los agrupa decretó su propio estado de excepción en sus territorios y amenazan con avanzar hacia Quito

Por PABLO CONTRERAS

Hace cuatro días el gobierno ecuatoriano decretó el estado de excepción en todo el país, luego de las violentas protestas en respuesta al fin del subsidio a los combustibles, provocado una importante alza de su valor. Sin embargo el presidente Lenin Moreno recibió una respuesta similar de vuelta.

Mientras los transportistas que lideraron las protestas hasta el viernes pusieron fin al paro nacional, son los campesinos y comunidades indígenas quienes son los se muestran inflexibles ahora.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) decretó su propio estado de excepción en sus territorios ancestrales.

“Militares y policías que se acerquen a territorios indígenas serán retenidos y sometidos a justicia indígena”, afirmó la agrupación en un comunicado, acción que cumplieron, al retener a 47 efectivos el sábado, los que permancerían en ese estado hasta que se derogue el decreto que retiró el  mencionado subsidio.

Asimismo, ayer, el presidente de la Conaie, Jaime Vargas, cerraba cualquier posibilidad de conversar con el gobierno y advertía con llevar sus movilizaciones hasta la capital del país. “Hemos cerrado totalmente el diálogo con el Gobierno, no hay diálogo hasta llegar a la ciudad de Quito”, afirmó.

Normalidad relativa

Aunque grupos indígenas mantenían bloqueados carreteras en seis provincias del país el fin de semana,  el país volvía a una aparente normalidad, luego de tres días de violentas protestas que dejaron más de 350 detenidos y decenas de heridos.

El servicio de transporte ha vuelto a funcionar, aunque con alzas en las tarifas y el gobierno anunció que hoy se retomaban las clases.

En tanto, el presidente Moreno suspendió un viaje a Alemania.

Loading...
Revisa el siguiente artículo