El apoyo al movimiento independentista en Cataluña parece mantenerse

El Aeropuerto de Barcelona fue sede de fuertes enfrentamientos tras sentencia a líderes separatistas, los cuales dejaron cientos de heridos. Metro investigó más tras dos días de movilizaciones.

Por Miguel Velázquez |Metro World News

Después de la sentencia que el Tribunal Supremo de España puso a líderes separatistas en Cataluña, este martes continuaron las movilizaciones de los independentistas con nuevos cortes de calles, autopistas y vías férreas.

El Tribunal Supremo español (TS) les impuso el lunes penas de entre 9 y 13 años de cárcel por el proceso independentista ilegal de 2017 en esa región española, que goza de una amplia autonomía.

Cientos de personas se manifestaron en la Gran Vía de Barcelona para dirigirse al centro de la ciudad, en la segunda jornada de protestas contra la sentencia condenatoria, lo que causó desvíos de tráfico, informó la policía local.

El aeropuerto de Barcelona, ha sido el punto principal de las protestas e incidentes desde el lunes. Este martes recuperó un poco la normalidad ya que solo se cancelaron 45 vuelos, cuando el lunes fueron 110.
Para obtener más información al respecto, Metro habló con Andrew Dowling, lector de español contemporáneo en la Universidad de Cardiff, Reino Unido.


Dr. Andrew Dowling Dr. Andrew Dowling Lector de español contemporáneo en la Universidad de Cardiff Universidad de Cardiff, Gales, Reino Unido.

¿Cuál es la situación actual en Cataluña después del veredicto de la Corte Suprema?

–Es una situación cargada de emociones donde vemos ira combinada, una sensación de dolor colectivo ante la opinión generalizada de que las sentencias judiciales que acaban de emitirse son injustas. El movimiento de independencia representa poco menos de la mitad de la población de Cataluña y esto solo puede profundizar la alienación de España. Muchos catalanes que no apoyan la independencia también consideran que las sentencias son extremadamente duras.

¿Qué pasa con el proceso de independencia en Cataluña? ¿Continuará?

–Aunque el movimiento no logró sus objetivos, particularmente en 2017, el apoyo se ha mantenido constante en alrededor del 45 al 48%. Hasta el momento, Madrid no ha intentado proporcionar una solución política a las quejas catalanas, por lo que no hay razón para creer que el movimiento retrocederá.

¿Cuál es el pronóstico para las próximas semanas?

–La tensión es alta y podemos intentar ver más intentos de interrupción de la infraestructura de transporte, así como mano dura de policías. Hay un creciente consenso emergente con la independencia catalana de que la desobediencia civil es necesaria. Esta creencia también es apoyada por sectores del gobierno regional independentista catalán.

¿Ha habido alguna vez una situación similar en España?

–Hubo una campaña vasca de violencia política de bombardeos y disparos desde la década de 1950 hasta la de 2000, pero la campaña catalana ha sido muy diferente. Ha sido pacífico, pero también ha habido una creciente radicalización en algunos sectores de la sociedad que se ha evidenciado en el bloqueo del aeropuerto de Barcelona, ​​por ejemplo.

En noviembre habrá elecciones, ¿cómo influye esta situación en la campaña electoral y la votación?

–Si la desobediencia civil continúa, se convertirá en parte de la narrativa de la campaña electoral general. Los conservadores españoles intentarán superarse mutuamente al pedir una acción policial firme y tratarán de socavar al primer ministro español en funciones, Pedro Sánchez. También podemos esperar una alta participación en Cataluña, lo que puede dificultar la formación de un gobierno estable.

¿Es el peor momento de la crisis en Cataluña?

–El problema catalán existe desde hace más de 7 años y se ha vuelto grave desde 2017. Esta semana representa un mayor deterioro y la situación no mejorará hasta que el gobierno de Madrid intente encontrar una solución política.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo