La imagen internacional de Piñera: otra “víctima” de las protestas en Chile

Expertos consideran que la realización de la Apec y de la COP25 está en peligro por la situación en el país sudamericano.

Por sebastián foncea www.publimetro.cl

La estabilidad política y social de Chile era reconocida por la comunidad internacional, y la figura de Sebastián Piñera se había posicionado como la de un político respetado y exitoso, sobre todo después de su destacada participación en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en donde destacó por liderar la lucha contra el cambio climático.

Las violentas protestas y la reacción de La Moneda cambiaron la imagen del Presidente de Chile, o por lo menos eso es lo que opinan algunos analistas internacionales.

Robert Funk, investigador del Instituto de Asuntos Públicos,  considera que “claramente se ve afectada (la figura de Piñera). La noticia ha llegado a todo el mundo, y como Chile tiene fama de ser estable, claramente el impacto es mayor. Ha quedado en evidencia que Piñera ha tenido mal manejo político. Todo esto, en un momento en que claramente el Presidente estaba tratando de posicionarse como un líder internacional, o por lo menos regional”.

El historiador Máximo Quitral opina igual. “Sin duda alguna la imagen presidencial hoy está totalmente dañada, la imagen internacional que queda es la de un gobierno que no está dando respuesta a las demandas de fondo y que no ha tenido un manejo político que trate de solucionar por la vía del diálogo los temas de fondo”.

En tanto, el académico Cristóbal Bellolio manifestó que “la imagen internacional de Piñera queda dañada, todavía no de forma irreversible, pero dañada, prin­cipalmente porque él había hecho unas gárgaras, por así decirlo, con que Chile era un oasis en el contexto latinoamericano de estabilidad política, económica y social, y no es bueno escupir al cielo… Yo creo que el mundo está viendo cómo un gobierno de derecha, donde hay partidarios históricos de la dictadura, se comporta reprimiendo a las manifestaciones y a la movilización social…”.

Anfitriones

En cuanto a la factibilidad de realizar la próxima reunión de la Apec, que será el 16 y 17 de noviembre, y después el COP 25 (primera quincena de diciembre), Funk dijo que “veo difícil que se realicen en las condiciones actuales. Si está costando garantizar la seguridad del Metro y de los supermercados, no veo cómo podrían asegurar la seguridad de las visitas a Apec. Pero, falta mucho aún, han pasado sólo unos días.

Si no logran controlar la situación de aquí a un mes más, el gobierno claramente tendrá problemas más grandes que Apec”.

Sobre lo mismo, Quitral opinó que “si no hay una estabilidad democrática, como Chile mostró en un momento determinado, no están las condiciones sociales ni políticas para que se desarrollen las dos cumbres, las posibilidades de que se suspendan, junto a otras actividades, es muy posible”.

Bellolio también cree que los eventos están en riesgo “dependiendo de cuánto tiempo se demore Chile en volver a la normalidad, como los servicios básicos en la comunidad, el fin del toque de queda, que vuelvan las clases, que se acabe el desabastecimiento y el estado de incertidumbre, que demos vuelta la página. Sólo en ese escenario se podrían realizar”.


Piñera daña la imagen de Chile

Por: Raúl Sohr, analista internacional

Raúl Sohr, analista internacional Raúl Sohr, analista internacional

Hace algunos días, el Presidente Sebastián Piñera proclamaba: “Nuestro país es un verdadero oasis con una democracia estable, el país está creciendo… los salarios están mejorando”. El mandatario enumeró, en contraste, al grueso de los países de la región para concluir: “América Latina está convulsionada”, agregó que  algunas economías están en recesión, como la argentina y la paraguaya, otras estancadas como la brasileña y la mexicana. Otros experimentan crisis políticas como Perú y Bolivia (ninguna mención a Ecuador), mientras que Colombia vive el resurgimiento de las guerrillas de las Farc. Venezuela no figuró.

Este domingo, Piñera cambió su diagnóstico de Chile: “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite”. Aplica el dicho que una semana en política es una eternidad.

Los dichos presidenciales ocurren a las puertas de la reunión de los países del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, Apec, por su sigla en inglés, en Santiago el 16 y 17 de noviembre. Más tarde, a comienzos de diciembre, está programada la gran cita medioambiental de Naciones Unidas, la COP 25. Ambos foros son destacados como grandes éxitos de la diplomacia chilena. Ellos, se ha señalado, deben consolidar la imagen de Chile como un país sólido y confiable. Reforzando la imagen de “una buena casa en un mal barrio”, un decir de moda hace algunos años. En La Moneda esperan, que si todo marcha bien, el Presidente podría ceñirse los laureles de una figuración internacional.

El reto mayor es el encuentro de la Apec, al cual se aspira que concurran tres de los máximos líderes mundiales: los presidentes de China, Xi Jinping; de Estados Unidos, Donald Trump, y Rusia, Vladimir Putin. Existe la expectativa que, en Santiago,  Washington y Beijing firmen una tregua en la disputa comercial entre ambos países, que  tiene enorme impacto en la economía mundial.

El desplazamiento de los tres mandatarios citados es acompañado por las más severas medidas de seguridad. Para evitar sorpresas, los gobiernos respectivos despachan avanzadas, como se llama a las inspecciones en la jerga diplomática, que verifican las condiciones en el país. Los más estrictos son los estadounidenses que, de acuerdo a algunas versiones, ya habrían expresado dudas sobre Santiago como una sede adecuada dados los últimos acontecimientos. Las declaraciones de Piñera de que “estamos en guerra” choca, de manera frontal, con la imagen internacional que el país ha pretendido proyectar.

Las fotos y videos que recorren el mundo, de un país cuyas principales ciudades son patrulladas por militares con armas de guerra, refuerzan la  metáfora presidencial. Un mensaje poco auspicioso para convocar a la comunidad internacional.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo