The offspring: “Será un álbum cargado de crítica social y política”

El guitarrista de la banda Kevin John Wasserman, más conocido como Noodles, habló con Metro sobre su tour y el próximo trabajo de la banda.

Por Lizeth cadena Metro World News

¿Recuerda cómo fue esa primera presentación siendo The Offspring?

Por supuesto, aunque en ese momento no nos llamábamos todavía The Offspring, por aquella época éramos Manic Subsidal. Nuestro primer concierto fue exactamente en 1985, en Santa Cruz, California. También recuerdo que nuestra siguiente presentación fue en San Francisco. Estábamos increíblemente asustados, pero al mismo tiempo fue muy divertido. Y empezamos como todas las bandas, siendo teloneros.

Han estado haciendo giras con Bad Religion, que también es una banda icónica del punk. ¿Cómo ha sido esa experiencia para ustedes?

Lo son, absolutamente. Ellos son una de las agrupaciones con los mejores en vivos, y nosotros tenemos la dicha de verlos cada noche haciendo de las suyas, así que no podríamos pedir más. Ellos son una banda icónica, y nadie lo puede negar porque tienen unas canciones tremendas y en los conciertos suenan impecable.

¿Cómo y cuándo empezaron a trabajar con Bad Religion? Entiendo que su relación con ellos se remonta mucho atrás, ¿es cierto?

Hemos tenido una estrecha relación con Brett Gurewitz desde 1992, cuando firmamos con su sello Epitaph Records y ese mismo año grabamos Ignition. Y claro, también tuvimos la oportunidad de tocar con ellos ya hace muchos años. Cuando comenzamos esta gira teníamos muy claro quién era Brett, y por supuesto, nos hemos dado la oportunidad de conocer más a los demás, con quienes la relación también ha sido muy calurosa, porque son excelentes personas y unos trabajadores incansables.

Lanzaron It Won’t Get Better recientemente. ¿Cuál es la historia detrás de esta canción?

En realidad, el ‘lanzamiento’ de esta canción se dio mientras la tocábamos en vivo, y bueno, ya sabes cómo es esto, de un momento a otro se hizo viral y ya estaba en YouTube y en internet. Así que su versión de estudio la sacamos tan pronto como se pudo. En cuanto a su letra, bueno, lo que intentamos hacer es una crítica a la crisis de los opioides, que tantas muertes está dejando en Estados Unidos y el mundo. Cada vez más gente muere y cada vez más las personas se están volviendo adictas. Y no solamente tiene que ver con lo ilegal, es que las compañías se están aprovechando de esta situación para hacer dependientes a las personas con analgésicos y otra clase de medicamentos, y lo único que quieren es ganar dinero.

Este es un sencillo de su siguiente álbum. Cuéntenos un poco más sobre el disco, ¿cuántas canciones tendrá, de qué manera It Won’t Get Better da un indicio de las otras canciones, y por supuesto, cuándo será la fecha de lanzamiento?

It Won’t Get Better es una muestra de lo que verán en el disco, empezando por el hecho de que será un álbum cargado de crítica social y política. En cuanto al sonido, ya saben que siempre intentamos explorar diferentes ritmos, así que un par de temas son el resultado de esa experimentación. Y hablando de números, serán aproximadamente 12 canciones.

Como bien lo dice, lanzar un nuevo álbum implica usar nuevos sonidos que no siempre hacen felices a los fanáticos de la vieja escuela. ¿Cómo hacen para crear nuevas canciones que los hagan felices, y que, de paso, hagan felices a sus fanáticos más antiguos y a los oyentes que disfrutan de esas nuevas fusiones y propuestas?

El principio siempre será hacer música que te guste y te haga sonreír como solista o como banda. Y claro, la presión de la crítica y de los comentarios siempre estará allí, pero los verdaderos fanáticos siempre se conectan con lo que sale de tu corazón, así esté fusionado con un reggae u otra clase de género.

¿Cuál es su parte favorita de crear un disco?

Es cuando estás trabajando en una canción y la escuchas, y suena increíble. Y es que conseguir esto no es tan fácil como muchos se imaginan, porque muchas veces trabajas, trabajas y trabajas, le agregas, le quitas, y al final, lo odias. Así que esa sensación que pasa por tu cuerpo cuando sabes que así tiene que quedar, ¡diablos, es increíble! No hay nada parecido en el mundo.

Days Go By, su último álbum, vio la luz en 2012. ¿Por qué decidieron hacer una larga pausa antes de lanzar un nuevo disco?

No fue algo que planeamos. La verdad es que cada uno estaba enfocado en diferentes proyectos. Por ejemplo, Dexter (Holland) estaba terminando su doctorado en Biología Molecular, y bueno, quienes se le han medido a trabajar y estudiar saben qué significa eso. Y aunque teníamos la intención de hacer un nuevo disco, empezamos muy lentamente y acá vamos, andando despacio, pero andando.

Este año es el aniversario número 21 de Americana, un álbum con canciones muy conocidas como Pretty Fly y Why Don’t You Get a Job. ¿Fueron estas sus canciones favoritas o para usted tiene otros tesoros escondidos?

Esas canciones son increíbles para nosotros, y por supuesto, son de mis favoritas. Todos las amamos y nos encanta tocarlas. Yo sumaría a estas dos The Kids Aren’t Alright, porque siempre me recuerda buenos momentos.

¿Cuál es el primer recuerdo que viene a su mente cuando le preguntan por ese tiempo construyendo el disco?

Me acuerdo que nos enfocamos más que nunca en el sonido de las guitarras y al comienzo no nos comimos el cuento de que Pretty Fly estaba siendo tan exitosa.

¿Cómo describiría a The Offspring de hace 21 años en comparación con el de ahora?

Creo que un par de cosas han cambiado, pero no muchas. En realidad, en esa época no teníamos ni idea de lo que venía por delante. Y es que nos hemos divertido, hemos visitado lugares que jamás imaginamos y hemos conseguido una gran audiencia, algo que solo se construye a través de los años.

Loading...
Revisa el siguiente artículo