ASMR: La tendencia web hecha para relajar los sentidos

Pasó de ser un término científico a un hashtag popular. ¿Su secreto? Apelar a recursos muy íntimos, pero muy comunes, para lograr relajación.

Por Luz LAncheros Metro World News

Gustan a muchos, por precisamente estimular esos pequeños placeres cotidianos para muchos inconfesables, quizás por su simpleza. Jabones siendo destruidos, cortados, cavados, destripados. Maquillaje siendo aplastado, comida siendo triturada, al igual que cualquier elemento o sustancia. Pero, sobre todo, cada ruido que esto produce. Así se podría definir, a primera vista el ASMR en la web, que tiene sus propias estrellas, sus propias variantes y es, al menos en Instagram, un hashtag muy popular con más de 7 millones de publicaciones. Pero, ¿de dónde proviene el término?

Viene del inglés Autonomous Sensory Meridian Response (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma) y se caracteriza por ser una experiencia sensorial placentera que recorre el cuero cabelludo, el cuello y la parte superior de la columna vertebral. Esta se desencadena por estímulos auditivos y visuales. Popularmente se le llama como un “orgasmo cerebral” (cosa que llegó a ser popularizada en la década pasada), aunque se ha hecho una clara diferenciación entre la ASMR y la excitación sexual (existen canales dedicados a ello).

Ahora bien, esta experiencia se puede generar en la cotidianidad, pero hay detonantes específicos que son los que ya tienen su propia estructura montada en Internet, aproximadamente desde hace más de 10 años. Voces suaves, sonidos repetitivos, tareas repetitivas, sonidos de deglución, golpes en superficies, etc., son algunos de ellos y de hecho, los ASMRrtists más populares son aquellos que se inclinan por los susurros, aunque hay quienes también generan actos creativos y de repetición que están en la lista, como el pintor Bob Ross.

¿Qué se ha estudiado al respecto? Desde 1925 se hablaba de esta experiencia y en 2007 ya se hablaba del término en foros de Internet. Se han hecho estudios en publicaciones como Perspectives in Biology, en el que se hablaba de su valor terapéutico a través de la novela Love Ruins y también, en 2015, Nick Davis y Emma Barratt descubrieron que el susurro era un detonante eficaz para el 75% de las 475 personas que participaron para estudiar la naturaleza del ASMR. Otros estudios posteriores, siendo el último publicado en BioImpacts el año pasado, incluso mostraban las imágenes cerebrales del ASMR y las regiones cerebrales activadas durante la experiencia, y se concluyó que eran similares a las activadas durante la vinculación social o el escalofrío musical. Y así, en la cultura popular, artistas como Claire Tolan, Julie Weitz  o Lucy Clout ya han usado esto para crear sus obras. Incluso en televisión, hay anuncios y series –siendo The Good Fight una de ellas– en las que presentan el fenómeno. Pero el reino de esto es Internet.

ASMRtists

Si bien Art Bears y Bob Ross estuvieron antes de Youtube, el fenómeno se acrecentó en la década pasada, a través de personas que comenzaron a crear ambientes (con grabación binaural muchas veces) en los que susurraban o generaban ruidos relajantes y repetitivos para ganar seguidores. De esta manera, gente como Olivia Kisper, Gibi ASMR o María Viktrovna, creadora del canal Gentle Whispering, entre otros, han llegado a miles de seguidores. Y si bien se ha tratado de erotizar el contenido de algunas de ellas (y para decir verdad, algunos contenidos sí hacen esto), hay especialidades en la plataforma y no solo las mujeres heteronormadas son estrellas: Paul, estrella de Ephemeral Rift, o Dennis Riley, cristiano de 17 años con 596 mil suscriptores ya, son algunos de los ASMRtists que crean ambientes que van desde “atención personalizada” (hablarle directamente al espectador y con sonidos simular que le acaricia, peina, entre otros) en distintos ambientes imaginarios, hasta juegos de rol y otros sonidos repetitivos.

Sin embargo, ya hay diversidad de nichos. El ASMR de comida, en el que uno de sus principales representantes es Zach Choi, con 4,94 millones de seguidores, que se graba comiendo y se enfoca en el sonido y quien también ha incursionado en la destrucción de maquillaje, donde cuidadosa y meticulosamente se destruyen paletas de sombras, o las mezcla con otras cosas. Otros canales se enfocan en cortar, cavar y rasgar jabones. Pero todo siempre se enfoca en el sonido, acompañado del placer visual. Ya hay para todos los idiomas, gustos y hay secciones en plataformas como Facebook y Reddit que están dedicadas a compartir personas creadoras de contenido y experiencias placenteras y de relajación. Quizás usted encuentre alguna que le guste.

Loading...
Revisa el siguiente artículo