Auditoría de la OEA en Bolivia podría alimentar las protestas

La Organización de Estados Americanos ha comenzado la auditoría de las elecciones de Bolivia, en medio de las crecientes demandas de renuncia del presidente Evo Morales.

Por Miguel Velazquez Metro World News

La tensión política en Bolivia continúa mientras la Organización de Estados Americanos (OEA) analiza la integridad electoral y revisa cómo se contaron los votos en las elecciones presidenciales que se celebraron el 20 de octubre, como resultado de lo cual el Tribunal Supremo Electoral anunció la victoria de Evo Morales para un cuarto término.

El equipo de la OEA está compuesto por 30 expertos internacionales, incluidos abogados electorales, estadísticos, especialistas en informática, documentos y caligrafía. Se espera que el análisis, que comenzó el 31 de octubre, se complete en 12 días.

“El informe de auditoría se comunicará al Gobierno boliviano y públicamente sus resultados, según lo acordado por ambas partes”, declaró la OEA.

Mientras tanto, las protestas continúan en el país. El lunes 4 de noviembre, se observaron fuertes manifestaciones frente a instituciones públicas en varias ciudades.

Para conocer más sobre la situación, Metro conversó con Marcelo Arequipa, doctor en ciencias políticas de la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Cuál es el objetivo de la auditoría que la OEA realiza en Bolivia tras las elecciones?

–El objetivo es hacer un balance. Primero entiendo que se va a revisar todo el cómputo oficial, si las actas oficiales que se han ido recogiendo desde el día de la elección, para ver si los datos y los números son correctos. Probablemente, a parte de hacer un informe de solamente los datos, probablemente lo que también haga la OEA es también hacer una serie de recomendaciones o sugerencias. Y ahí podría entrar la parte política y legal.

¿Cuál ha sido la postura del gobierno boliviano al respecto?

–Respecto a la auditoría, el Gobierno es el que la ha impulsado. Me imagino que como señal de un posible pacto político, solicitó la auditoría de las elecciones.

Los resultados de la auditoría son vinculantes, pero, ¿qué pasa si una de las partes decide no respetarlos?

–En nuestro marco legal, desde la Constitución hacia las otras leyes, no tenemos contemplada la figura de auditoría a las elecciones. De hecho, una vez que se realizan las elecciones y no hay en las siguientes 24 horas observaciones de parte de nadie, los resultados se consideran absolutos y válidos. Por tanto, no hay forma de hacer ningún reclamo. Al paso que vamos, las cosas están sucediendo muy rápidamente en Bolivia. Los resultados ahora no son resultados, ahora mismo no van a ser aceptados en una segunda vuelta. El gobierno sólo espera un informe técnico y legal, no político. Pero la población, paradójicamente no quiere una auditoría, si no quiere que se anulen las elecciones y se vayan a otras.

¿Para cuándo se estima que podamos conocer el informe de los resultados?  

–La auditoría comenzó el jueves 31 e informaron que las resultados se darán en dos semanas.

Hemos visto manifestaciones en las calles tras las elecciones, incluso exigiendo la renuncia del presidente Morales. ¿Qué mensaje le envía la OEA al pueblo boliviano? ¿Puede el informe contribuir a que se reduzca la tensión social?  

–Es cierto que hay una serie de manifestaciones pidiendo la anulación de las elecciones o también la renuncia del presidente Evo. La misión de la OEA, lo que ha intentado hacer en estos días, es decir que va a recibir en audiencia pública también a algunos actores políticos y sociales que quieran reclamar por la situación del país. Es decir, no va a ser solamente un informe de los datos y números, también va a recoger un poco las inquietudes de las personas.

Esto no ha contribuido a que se reduzca la tensión social. Ya llevamos 13 días y seguimos con la misma tensión social, o un poco más fuerte. Tengo la sospecha de que han habido dos hitos. El primero fue el día de la elección, los resultados rápidos y el cómputo final que arrojaron el resultado que arrojaron. La agente se molestó mucho porque, claro, el tema del Tribunal Superior Electoral es muy polémico por un mal manejo de todo el proceso. Y el segundo es cuando fallecen dos personas en el Departamento de Santa Cruz. Esos dos momentos, han hecho que se avive mucho más fuerte los conflictos. Tengo la sospecha de que cuando salga el informe de la OEA, el conflicto se avive y haya más problemas en todo caso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo