Experto: “Protestas en Irak son parte del creciente descontento y enojo en todo el mundo”

Metro investiga la situación actual en el país de Oriente Medio y qué esperar en el futuro.

Por Dmitry Belyaev Metro World News

Octubre ha sido llamado uno de los meses más sangrientos en la historia reciente de Irak. Desde que mayormente jóvenes y desempleados salieron a las calles de Bagdad el primer día del mes, docenas de civiles fueron asesinados y más de 5 mil resultaron heridos porque el régimen local sigue utilizando la fuerza letal contra sus ciudadanos.

Las protestas sin líderes y en gran medida espontáneas se alimentan de la ira por la corrupción, el estancamiento económico y los servicios públicos deficientes. A pesar de la riqueza petrolera, Iraq sufre de un alto nivel de desempleo y de una infraestructura que se desmorona, con frecuentes cortes de electricidad que obligan a muchas personas a depender de generadores privados.

A lo largo del mes, las manifestaciones han crecido y la población local está pidiendo cambios radicales, aparte de la dimisión del gobierno.

Para saber más, Metro habló con Richard Lachmann, un sociólogo político de la Universidad de Albany, Nueva York.


P&R

Octubre ha sido uno de los meses más sangrientos en Irak en la historia reciente. ¿Qué aprendimos de ello?

–Los conflictos internos entre sunitas, chiítas y kurdos se mantienen y pueden estallar en violencia en cualquier momento. Sin embargo, la causa principal de la lucha es la interferencia de fuerzas externas, sobre todo de Estados Unidos, pero también de ISIS, Turquía e Irán.

El régimen iraquí está usando fuerza letal contra los manifestantes. ¿Podría parar eso?

–El régimen debe temer que si dispara a sus propios ciudadanos pagará un precio en las próximas elecciones. Además, el ejército podría decidir no disparar a los iraquíes como lo han hecho los ejércitos en el pasado. El Sha tuvo que huir de Irán cuando el ejército se negó a disparar a los manifestantes.

La mayoría de los manifestantes son jóvenes. ¿Qué dice eso?

–Los jóvenes iraquíes ven cómo un gobierno corrupto e incompetente destruye su futuro y ven que los partidos existentes son incapaces o no están dispuestos a reformar el gobierno. Los jóvenes ven con razón la protesta no violenta como la mejor manera de presionar al gobierno en lugar de esperar a las próximas elecciones en las que múltiples partidos se dividen los cargos y el patrocinio.

¿Cuáles son las metas de los manifestantes?

–Quieren un gobierno honesto, el fin de la división de las oficinas y el territorio en líneas étnicas, y menos gastos en el ejército. Estos objetivos no sólo son los que atraen a los jóvenes. Muchos, quizás la mayoría de los iraquíes mayores también quieren estas reformas para que las protestas se extiendan más allá de los jóvenes y también para que finalmente transformen la política electoral al socavar los partidos existentes y crear nuevos partidos reformistas.

¿Cuándo podremos ver el “Nuevo Irak” por el que están luchando?

–Las protestas suelen terminar en fracaso, pero cuando tienen éxito, a menudo pasa de forma rápida e inesperada. Deberíamos saber dentro de unos meses si estas protestas hacen caer al gobierno, lo obligan a hacer concesiones significativas o si no tendrán ningún efecto importante. A veces las protestas cambian la política electoral de manera menos que transformadora pero aún significativa. Esos efectos no estarán claros por años.

¿Qué más se puede esperar?

–Lo más probable es que las manifestaciones fracasen y desaparezcan con el tiempo. Sin embargo, las quejas permanecen y nuevas protestas pueden estallar en cualquier momento. Estamos viendo un aumento del descontento y la ira en todo el mundo. En algunos lugares, como Estados Unidos, Brasil y Filipinas, eso se siente en la elección de reaccionarios. En otras, las protestas derriban gobiernos o ayudan a impulsar a los líderes de izquierda al poder.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo