Caetano Veloso: ‘No vivo en las redes sociales y tengo nostalgia del LP’

De vuelta al escenario con la gira ‘Ofertório’ junto a sus hijos, el compositor bahiano habla con Metro sobre la modernidad, la importancia de Tropicália y su patrimonio musical.

Por Carlos J. Basora O.

Uno de los artistas más famosos e influyentes de la música brasileña, Caetano Veloso tiene un estatus poco común en la cultura brasileña. Comparado con Bob Dylan por su intensa, caleidoscópica y universal poética, fue arquitecto y personaje decisivo en momentos sublimes de la música popular brasileña, como en la construcción del movimiento tropicalista, en la década de los sesenta, un verdadero tsunami artístico que resuena hasta el día de hoy en el interior y en el exterior de Brasil.

Acostumbrado a liderar proyectos inusuales, el compositor vuelve a la escena con la elogiada gira “Ofertório”, en la que actúa junto a sus hijos Moreno, Zeca y Tom. Realizado con la intención de celebrar las relaciones familiares, el proyecto nació de una canción que Caetano escribió para la misa de los 90 años de su madre, Doña Canô. En una entrevista con Metro, el artista bahiano habla de su carrera, del arte y del legado de su música para las generaciones futuras.

A lo largo de tu carrera artística, te has reinventado sin cesar, sin miedo a explorar nuevos estilos y tendencias musicales. ¿Cómo ves el momento actual de la música en el mundo, cuando las plataformas digitales sirven como vehículo para nuevos artistas y expresiones?

–Estaba acostumbrado a escuchar canciones en la radio y luego a comprar discos. Cuando me hice profesional, grabé LPs y CDs. Hubo muchos cambios. Hasta la década de 1960, los que eran famosos en Brasil eran famosos para todos y el número de grandes celebridades era pequeño. La mayoría de la población brasileña vivía en zonas rurales. Esto empezó a cambiar y lo hizo muy rápidamente. El tropicalismo también respondió a este cambio. Preveía una diversificación de los públicos. Hoy, con Internet, todo se ha multiplicado. Hay géneros y artistas muy queridos por públicos específicos y a veces desconocidos para otros públicos. A lo largo de mi vida, me he acercado a diferentes estilos, caminando horizontalmente en el tiempo y en el espacio, faltando el respeto a muchos criterios verticales de la jerarquía del gusto. Todavía lo hago. Las plataformas digitales no son mi entorno natural. No vivo en las redes sociales y echo de menos el LP. Pero me excita mirar a simple vista las cosas que aparecen en este mundo virtual. Hay democratización de la producción y discriminación del consumo, con algoritmos que eligen para ti lo que supuestamente esperas.

El consenso general de la crítica especializada parece ser que la música como expresión artística se ha vuelto banal y pobre en contenido. ¿El artista popular sigue desempeñando un papel importante en los procesos de cambio social como en el pasado?

–No sé cómo juzgar eso. Un video musical puede influir mucho durante un corto periodo de tiempo. Pero también se forman y fijan figuras capaces de perdurar. Me resulta difícil decir que la música (popular) como expresión artística se ha vuelto banal y pobre en contenido si aparece alguien como Thiago Amud, fenómenos como el funk producen Ludmilas y Anittas, los sertanejos muestran voces afinadas y el axé resurge en Baiana System. Además de Tuzé Abreu lanzando un álbum riguroso e inspirado, Djavan y Gil siguen haciendo cosas bellas y el Baile da Gaiola acelera la escena.

Apuestas por un sonido directo, rico y crudo frente a la Banda Cê. Ahora, tienes este proyecto musical al lado de tus hijos. Estas propuestas se refieren a …de alguna manera un “pase de bastón” para una nueva generación musical?

–Para mí es sólo felicidad. Ojalá sea también un traspaso de algo bueno para el futuro de Pedro Sá, Ricardo Dias Gomes, Marcelo Callado, Moreno, Zeca y Tom, y para el futuro de Brasil y de la música.

Como uno de los arquitectos del tropicalismo -que sigue siendo una inspiración y fascinación para el mundo exterior-, ¿crees que el concepto original del movimiento fue y sigue siendo bien comprendido por el público?

–Se entiende bien y se malinterpreta. Todo sucede.

Gran parte de la historia reciente de Brasil ha sido explorada en sus letras, con mucha pertinencia, acidez y también dulzura. ¿La música puede seguir siendo un campo abierto para una reflexión integral sobre el mundo que nos rodea, la estética de la vida cotidiana, así como sobre los males humanos?

–Oh, es cierto. La música, la canción, es para esto todo lo que has enumerado y mucho más.

Loading...
Revisa el siguiente artículo