“Chilombia”: masivas protestas al son de “El baile de los que sobran”

A pesar de que en general se trató de una jornada pacífica, se registraron enfrentamientos y saqueos en Cali, que llevaron a decretar toque de queda en la ciudad

Por FRANCIAS HERRERA

Una intensa y masiva jornada de protestas se vivió en distintos puntos de Colombia. El paro nacional, convocado por sindicatos, estudiantes e indígenas, exige mejoras sociales como aumento en las pensiones, el rechazo a reformas para flexibilizar el mercado laboral del presidente Iván Duque, protección de dirigentes y mayores recursos para la educación pública, entre otras demandas.

Chilombia

A primera hora del jueves los manifestantes comenzaron a reunirse en alrededor de 400 puntos en todo el país. Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla fueron los escenarios principales donde multitudinarias marchas bloquearon el tránsito normal y algunas de las salidas de buses del sistema Transmilenio además del metro de Medellín. De acuerdo con el gobierno 132 mil personas participaron de las movilizaciones en todo el territorio nacional.

Las demandas de Colombia son tan similiarles a las de Chile que durante la jornada se escuchó como colombianos coreaban en distintas zonas “El baile de los que sobran”, la canción de Los Prisioneros que se ha transformado en un símbolo de la inequidad social que  afecta a varios países sudamericanos.

Enfrentamientos

A pesar de que la jornada se vivió con tranquilidad en la mayoría de ciudades del país, el ambiente se comenzó a tornar tenso en algunos puntos donde se registraron enfrentamientos aislados.

En el barrio Suba, al norte de Bogotá, manifestantes denunciaron que agentes de los Escuadrones Móviles Antidisturbios (Esmad) utilizaron gases lacrimógenos para dispersar una movilización pacífica, a pesar de que Duque había asegurado el miércoles el derecho a protesta.

Desde la Policía Metropolitana de Bogotá aseguraron a CNN que debió dispersar a los manifestantes porque estaban obstaculizando con barricadas la circulación de vehículos.

Sin embrago, lo peor se vivió en Cali, la tercera ciudad más grande de todo el país. Las cosas se salieron de control cuando un grupo de personas, aprovechando el conglomerado de población, atracaron y saquearon establecimientos comerciales.

Ante los enfrentamientos que dejaron siete policías heridos y un estudiante lesionado por una piedra, al cierre de esta edición, el alcalde de Cali, Maurice Armitag, decretó toque de queda para la ciudad a partir de las 19:00 horas.

Además, desde Publimetro Colombia se dio a conocer la existencia de cientos de denuncias sobre agentes de la policía infiltrados en las marchas que eran expulsados bajo la consigna “el encapuchado es el infiltrado”.

Antes de la jornada el gobierno había cerrado las fronteras y puso en marcha un dispositivo policial y militar para evitar disturbios.

Loading...
Revisa el siguiente artículo