Lapidario informe de HRW: contra la Policía de Chile

La ONG de Derechos Humanos se convirtió en el segundo organismo internacional que repudia el actuar de Carabineros de Chile durante el estallido social. Las imputaciones son tan graves que el Gobierno dio un giro y pidió correcciones y sanciones al propio General Director de la Policía. Tiene 7 días para presentar el informe

Por gabriel arce www.publimetro.cl

En un lapso de 5 días, fueron dos las organizaciones internacionales que emitieron informes contra el violento e indiscriminado actuar de Carabineros de Chile contra manifestantes en el estallido social. Y si el de Amnistía Internacional los hizo tambalear, el de ayer, del Human Rights Watch (HRW), terminó por destruir el respaldo irrestricto que el Gobierno tenía hacia la institución y quitarles todo piso posible.

Lapidario

Este martes se liberó el informe de la ONG que, tras la propia ONU, se alza como una de las instituciones de referencia en lo que a DD.HH se refiere en el mundo. Sus conclusiones, por lo bajo, fueron lapidarias.

José Miguel Vivanco, director ejecutivo para América del HRW, señaló que en Chile se dieron “graves violaciones a los derechos humanos, fundamentalmente por parte de Carabineros”. “Hay centenares de preocupantes denuncias sobre uso excesivo de la fuerza en las calles y abusos contra detenidos tales como golpizas brutales y abusos sexuales, que no pueden quedar impunes y deben ser pronta y rigurosamente investigadas y sancionadas”.

Entre líneas, el informe propone que la falta de control y poco profesionalismo de la institución es tal, que resulta urgente que el Gobierno de Sebastián Piñera realice una reforma urgente a las policías.

“Factores como el uso indiscriminado e indebido de armas y escopetas antidisturbios; los abusos contra personas detenidas mientras estaban a disposición de las autoridades y sistemas de control internos deficientes facilitaron que se produjeran graves violaciones de los derechos de muchos chilenos. Es justamente por ello que las autoridades deben impulsar una reforma policial urgente”, agregó.

Giro

El golpe es innegable. Carabineros sufrió ayer su día más oscuro frente al mundo luego de que HRW confirmara lo que Amnistía Internacional ya había dicho, aunque causando tanto resquemor en La Moneda.

Que dos organismos internacionales te condenen no es gratis. El Gobierno, que hace dos días profesaba un respaldo irrestricto a Carabineros, con Piñera y tres ministros visitando la Escuela de Suboficiales en Macul, ahora dio un giro en 180 grados y pidió correcciones y sanciones para la institución al propio general director Mario Rozas.

El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, aseguró que el gobierno del presidente Sebastián Piñera “valora el informe” emitido por la ONG, Human Right Watch, y que han emplazado a Carabineros a implementar sus recomendaciones en las acciones del restablecimiento del orden público.

Blumel reafirmó que el informe de HRW fue realizado a petición del Presidente Piñera y que en el mismo se establecen “situaciones graves” que podrían constituirse en violaciones a los Derechos Humanos”.
“El informe da cuenta de lo que será una reforma profunda a Carabineros, por lo que hemos pedido un informe a la institución y cómo se hace cargo de la implementación de las recomendaciones de HRW”, argumentó el alto funcionario.

Blumel hizo énfasis en que para el gobierno “la principal tarea es gestionar el orden público, de lo cual estamos muy lejos”.

Más temprano, en la primer reacción oficial del Gobierno, Lorena Recabarren, subsecretaria de DD.HH., la misma que trató de “irresponsable” la conclusión de Amnistía, agradecía “el informe de HRW y las recomendaciones que nos han realizado”. Por eso, prometió que La Moneda no permitiría la “impunidad”, y exigirán un informe al propio Rozas, que indique correcciones al actuar y sanciones para quienes cometan delitos y crímenes.

Verde oscuro

El informe de HRW consta de 18 páginas donde plasman las denuncias, realizan sus conclusiones y proponen una serie de medidas urgentes . Varios de sus pasajes son tétricos, y describen desde actuares violentos indiscriminados, agresiones sexuales a mujeres y niñas, y nulo profesionalismo.

Según Vivanco, tienen “pruebas consistentes que Carabineros utilizó la fuerza de manera excesiva en respuesta a las protestas e hirió a miles de personas, con independencia de si habían participado en hechos violentos o no”. En sus registros son más de 11.500 personas que terminaron en urgencias médicas luego de manifestantes, siendo al menos 1.100 heridas graves o moderadas.

Para el caso de los detenidos, HRW dice que hay un claro ensañamiento sexual contra las mujeres. “Los carabineros parecen ser más propensos a obligar a desnudarse a mujeres y niñas que a hombres, según estadísticas del INDH y entrevistas realizadas por nosotros”, continuó Vivanco.

El informe da cuenta de relatos donde el mecanismo de desnudamientos y sentadillas, pese a estar prohibidos, son habituales luego de las detenciones. Y lo que es peor, se practica discriminatoriamente a mujeres y niñas. A eso se suman tocaciones a genitales de mujeres tras quitarse la ropa, casos de amenazas de violación y una violación consumada de cuatro hombres.

Aunque no lo dice literalmente, HRW tilda a Carabineros como una institución casi amateur: carente de control interno, con insuficiente rendición de cuentas a nivel interno, sin apego a protocolos y con febles decisiones disciplinarias. Por todo eso, dice la ONG, el “llamado de urgencia es a reformar la policía”.


Dardos contra General Director

José Miguel Vivanco, hizo un emplazamiento directo al general de la Policía, Mario Rozas. “No es posible que el general, la máxima autoridad de Carabineros, no sepa cual es la composición material de los perdigones. Pero es que me parece que es elemental, de cualquier fuerza pública, de cualquier comandante o general en el mundo, que por lo menos conozca con la mayor precisión, no sólo las consecuencias que tiene el uso de esta escopeta  sino que también la composición y las reglas del juego para utilizar estos perdigones”, dijo.

Junto con eso, cuestionó la nula transparencia en la compra de los proyectiles, que ni siquiera pasaron por una licitación pública, además de que no hay fundamentos claros para los criterios de disparo.

“HRW entrevistó a tres carabineros que minimizaron el daño que podían provocar los perdigones. Un capitán expresó que es “muy difícil que un perdigón atraviese la ropa, incluso si se dispara de muy cerca”, y un cabo señaló que era “imposible -que los perdigones causen- daño ocular grave”, agregó

Carabineros de Chile, por intermedio de la coronel Karina Soza, Directora Nacional (S) del departamento de Derechos Humanos dijo que “asumimos con humildad las recomendaciones de Human Rights Watch. Se pueden haber cometido errores en el marco de un complejo marco de las manifestaciones ciudadanas.

Agregó que la institución “ha dado cuenta de todas las denuncias recibidas sobre el accionar policial. Toda vez que se toman esas denuncias, se inician investigaciones administrativas de carácter interno, además de colaborar para la investigación de Fiscalía. Incluso, algunos casos por propia iniciativa han sido denunciados”.


Loading...
Revisa el siguiente artículo