Jurgen Klaric: “La gente ama el dinero por lo que compra, por eso lo gasta en estupideces”

El autodenominado “El mejor vendedor del mundo” quiere cambiar el paradigma sobre las finanzas.

Por Luz LAncheros Metro World News

Es uno de los referentes de neuromarketing y ventas más importantes del mundo y es autor de varios libros que han cambiado las vidas de miles de personas sobre el manejo del dinero, las ventas y el mercadeo. Y lo ha hecho desafiando los paradigmas culturales que se tienen sobre el dinero alrededor del mundo. Metro habló con el autor sobre cómo romper estos mitos culturales y lo que significa el tema para él.

En países donde hay tanta desigualdad, es ofensivo decir que la pobreza es mental. Entonces, ¿cómo hablar de abundancia en estas condiciones?

–Pues hay una teoría que dice que si los seis billonarios de Estados Unidos regalaran toda su fortuna a los millonarios, el dinero regresaría a sus mismos bolsillos. Esto no es una cuestión de oportunidades, sino de capacidad y retención. De una relación emocional con el dinero. Cuando se trata del dinero y la gente, es igual que las relaciones humanas: si alguien te cae mal, despotricas de él y le pones mala vibra, pues se aleja de ti. El dinero es igual. Si a ti no te gusta, se va a alejar. Y una prueba es que el 51% de las personas que se han ganado la lotería en Estados Unidos y Canadá (hay estudios muy serios de esto) pierde el dinero antes del veinteavo año, sino es que antes. Y no solo pierden el dinero, sino que se les descontrola toda la vida. Se vuelven depresivos, drogadictos, criminales, etc. El dinero tiene tanta energía que la gente que no sabe manejarlo, pues esta se vuelve en contra de ellos. Entonces el problema no es el dinero, sino que tiene tanta energía, que si eres malo, te vuelve peor. Y si eres bueno, te potencia.

Pero ahí veo algo problemático. La frase “uno es pobre porque quiere” tiene una carga de privilegio tremenda. No es lo mismo alguien que nace pobre que el que nace rico.

–Pero también hay gente que nace rica y se vuelve pobre. Entonces, la pregunta es: por qué un tipo que nace con todo, lo pierde todo. Entonces esto también se extrapola a la gente que nace pobre y que con su mentalidad se vuelve rica. Técnicamente he podido probarlo con mi tesis (tesis antropológica hecha en 18 países). Entonces, hay un condicionamiento mental hacia el dinero. Así que estudié a 300 pobres y a 300 millonarios y de lo que me di cuenta es que entre los 300 pobres hay solamente uno feliz de cada diez y dos que tienen mente de millonario entre cada diez. En los millonarios solo hay dos infelices, ocho felices y tres que tienen mentalidad de pobre entre ese grupo.

Es muy complejo decirle a alguien que vive en una casucha “ten una mente de millonario”.

–Sí, es muy complejo, los cambios de hábitos y mentalidad, decirlo es complejo. Pero este es un tema netamente educativo. Lamentablemente, la religión ha hecho que los latinos católicos seamos los que tenemos mente de pobre, porque a los católicos son los que más nos han hecho asustarnos del dinero. Desde que nos dicen que es más fácil que entre un rico al reino de los cielos que un camello pase por el ojo de una aguja, nos están diciendo que están en contra de la conexión con el dinero. Sin embargo, qué curioso, el Vaticano es uno de los países más ricos del mundo.

Ahora, el presidente actual de Estados Unidos escribió muchos libros sobre cómo hacerse rico. ¿Cuál es su abordaje?

–Tenemos una institución con la mayor cantidad de estudiantes que hablan español, 7,9 millones de estudiantes y hemos descubierto que la gente que empieza a educarse en habilidades blandas no solo es más feliz, sino que empieza a tener prosperidad y riqueza en otros ámbitos. Entonces, la gente no sabe dónde invertir su dinero. Creen que lo más importante es tener casa propia, sabiendo que los millonarios no tenemos casa propia, la rentamos. Está todo al revés. No hay cultura financiera. La gente saca una tarjeta de crédito, sabiendo que es el mejor instrumento para emprendimiento, pero lo usan para cosas que no deben comprar. A la gente con mente pobre le gusta lo que compra el dinero. Pero no le gusta lo que significa y lo que tiene que hacer por él. Me gusta si compra autos o zapatos, pero no me gusta lo que significa un millonario en nuestra cultura. O lo que tienes que sacrificar para serlo. Por eso en nuestra cultura se dice que se prefiere ser “pobre, pero feliz”, “pero honesto”, eso significa que ningún millonario lo es. Y va en todos los aspectos de la cultura. O “el dinero no compra la felicidad”. Y yo le hago entender a la gente en mis talleres que si salva a un niño con cáncer, se dará cuenta del poder del dinero.

Jordan Belfort decía algo similar en “El lobo de Wall Street”: puedes incluso salvar a las lechuzas con dinero. Pero también hay una aversión cultural hacia personajes como él.

–Él es un pésimo ejemplo, es un millonario mente pobre. Y por lo que hizo lo metieron a la cárcel.

¿Qué es un “Mente rica” y un “mente pobre”?

–El mente pobre afirma que ama el dinero pero no hace nada para conectarse con él ni ganárselo. El mente millonaria descubre que el dinero no solo sirve para lujos sino para transformar su vida y la de otros.

Vamos a la vida cotidiana. ¿Cuáles serían entonces los consejos básicos para al menos comenzar a tener una relación sana con las finanzas personales?

–El primer gran error, por ejemplo, es que cuando tu tienes un círculo tóxico, es imposible cambiar de mentalidad hacia cualquier cosa. Lo que hemos descubierto nosotros es que si rompemos ese círculo tóxico en una persona y lo rodeamos de gente con otra mentalidad, este comienza a ganar más que toda la familia. Ahora bien, mucha gente dice: “¿Cómo puedo estar con un millonario si no existo para él ?”. Pues vas a su fundación, trabajas los fines de semana (los millonarios siempre lo hacemos) y te asocias con ellos. Muchas personas que han trabajado en mi fundación quieren trabajar con nosotros porque dicen: “Si este tipo es así sin ganar dinero, imagínatelo si sí lo hace”.

Pero así como no todas las niñas del mundo pueden ser bailarinas, no todos pueden ser emprendedores…

–No, pero sí se pueden vender mejor. Todo el mundo puede ganar más. Ser un poco más feliz. Todo el mundo puede ser un poco mejor si estudia, se prepara y se disciplina.

Pero volvamos a eso: ¿Cómo administrar los recursos?

–El gran problema es ese: que la gente mente pobre no tiene educación financiera y el primer día que gana algo de dinero, como no sabe invertirlo, decide gastárselo. Por ejemplo, el tipo que se gana 5 mil dólares extra este final de año. Dice que no hay nada para invertir ahí, porque necesitaría 50 mil. Entonces decide comprarse un carro o irse de viaje. O tiene mil dólares y se compra ropa en vez de invertirlo. Compran puros pasivos. La gente no sabe comprar activos ni residuales. Años estudiando y no saben qué es esto. Y en esa cultura tan pobre también les enseñan que lo más importante es comprarse la casa propia. Y luego un carro y se sienten exitosos por eso. Pero son pasivos, porque generan más gastos. Yo prefiero decirles que tengan apartamentos y Airbnbs de alta rentabilidad. Y enseño esto hasta a los más humildes y comienzan a salir adelante. Yo tengo una trampa en la calle: pregunto a la gente si dice que quiere ser millonaria. Si la gente dice que millonaria no, sino que tener su casa y su carro, esa es una declaración peligrosa. 9 de cada 10 lo responden. La respuesta sería: “me encantaría ser millonario para ayudar a cambiar el mundo”. Entonces, la gente ama el dinero por lo que compra, no por lo que significa y por eso lo gasta en estupideces.

¿Cómo invertir?

–Tengo un curso que enseña a la gente a convertir 100 dólares en 300. Es muy fácil. Es comprar por ejemplo cosas más baratas que puedas vender y que la gente quiera o necesite, puede hacerlo. A la gente no se le ocurre estas cosas.Y técnicamente también es invertir en redes sociales y márketing digital. Siempre les digo cómo hacerlo y dónde hacerlo. Entonces, primero cambio la mentalidad. Luego pongo una estrategia y luego pongo a hacer. La gente no hace, le cuesta mucho. La procrastinación es impresionante. Y es porque se ha descubierto que tu cerebro no quiere que cambies, quiere que seas la misma persona de toda la vida y gastes la menor cantidad de energía posible, porque solo quiere que la uses para cazar y reproducirte.

El problema es que también se hizo muy famosa la teoría de “El secreto”. Pensar en las cosas y aparecían de la nada.

–Uno tiene que saber qué hacer para que lleguen esas cosas. Y visualizarlas. Igual es el dinero. Primero piensas y crees que el dinero es bueno y te conectas con él y luego te enseño qué hacer para que no se vaya.

Loading...
Revisa el siguiente artículo